Marino cruzó con dureza a otros dirigentes del radicalismo

Juan Carlos Marino, senador y hombre fuerte del radicalismo, se mostró verborrágico al hacer un diagnóstico del proceso electoral que concluyó el mes pasado.

El senador Juan Carlos Marino se lavó las manos tras la derrota electoral del mes pasado en la provincia y bajó un discurso en el que cruzó con dureza a los postulantes y al resto de la dirigencia partidaria.

“Algunos se llevaron la pared por delante en febrero, otros en mayo”, ironizó respecto de Carlos Javier Mac Allister y Daniel Kroneberger, los candidatos perdidosos, primero en la interna y luego en la general. El senador destacó que esta vez, frente a la legislativa, “aprendimos la lección” y se logró una fórmula de unidad y consenso, con la postulación de Martín Berhongaray.

Marino quedó fuera de carrera por la candidatura a la Gobernación cuando no logró ser el postulante del consenso, y en las mismas horas en que se lo denunciaba por un acoso sexual. La situación le quedó doliendo y ahora hizo una lectura de la elección con mucho de diagnóstico y mirándola de afuera. Aunque no hizo nombres sonó durísimo contra los dirigentes de la UCR que sí fueron protagonistas del proceso electoral.

En su aparición mediática, en la que anunció que presentará un libro con la que “era” su propuesta para gobernar la provincia, incluso soltó una frase sugestiva: “Prefiero ser indio, nunca fui cacique”, dijo.

“No teníamos propuestas”

Marino analizó: “(el gobernador Carlos) Verna dos años atrás dijo ‘La Pampa o La Cámpora’. Y sin embargo, fijate lo que hizo ahora: ‘muchachos acá estamos todos, somos todos iguales’. ¿Por qué no podemos hacer nosotros lo mismo? Fuimos a un parto por fórceps y bueno... algunos se llevaron la pared por delante en febrero, otros en mayo. Pero el problema es que seguimos perdiendo, en la realidad. No podemos darnos ese lujo porque tenemos mucho para aportarle a La Pampa”.

“Yo en poco tiempo más voy a presentar un libro con Coco Vieta (su asesor) sobre qué es lo que estaba pensando para la provincia, es un proyecto amplio. No se puede grabar un spot diciendo que fuiste a ver a Pepito al kiosco para decirle que vamos a estar cada día mejor, o vas a ver al empresario y difundís que estuviste con Josesito de la empresa láctea tal y le prometimos que nos vamos a ocupar de las pymes. El tema es cómo. ¡No teníamos propuestas, muchachos!”, se quejó.

Tuvo que aclarar enseguida que “respeto mucho a Daniel”, en referencia a Kroneberger, pero arremetió: “No se dijo qué íbamos a hacer con el Banco de La Pampa, con nuestros recursos hídricos, no dijimos para nada qué pensábamos del Ente del Río Colorado, qué pensábamos de la juventud, del valor agregado a la materia prima, no les hablamos a los comerciantes porque no se puede bajar Ingresos Brutos y después tener un déficit, hay que ver cómo se gravan diferentes cosas para tener un equilibrio”.

Marino se jactó: “yo tenía una propuesta de gobierno innovadora... esta es una provincia que... salgan por las rutas, todas destruídas, los jóvenes no se quedan... pero no le dijimos a la gente qué íbamos a hacer para que se quedaran. No es agarrar un micrófono y decir cosas bonitas sin sustento ni político, ni técnico, ni financiero”.

Al hablar del último proceso interno en la alianza y en la UCR dijo que “aprendimos. Recordarán lo que dije en diciembre: vayamos a parto natural, no con fórceps. Aquella vez encargamos una encuesta, tuvo un resultado claro y en ese momento había una sola posibilidad: pensar en cómo nos repartimos los ministerios, porque si pensamos en el diputado 10 u 11 y nos sacamos los ojos para eso, no va a funcionar, la gente no nos cree más. Yo dije: si era candidato a gobernador quería un solo candidato a diputado, y nos quedaba para hacer un frente electoral, lo que hizo el peronismo, que fue muy inteligente en La Pampa”.

“Aprendimos la lección y llevamos el mejor candidato. Estaba claro que el mejor candidato era Martín”, redondeó.

“Nunca fui gorila”

Marino estuvo particularmente verborrágico tras el encuentro del que participó con otros legisladores nacionales y el vicegobernador. Destacó ese gesto y pidió que se reitere.

“Tengo grandes amigos en el peronismo, no soy anti nada, nunca fui gorila, demasiado mal nos hicieron los anti en la Argentina... peronistas y anti-peronistas, radicales y anti-radicales, unitarios y federales, demócratas y golpistas. Tenemos para todos los gustos y cuando no encontramos buscamos una excusa para agrietarnos. No estoy en ningún lado de la grieta, yo me paro al medio. Tenemos que buscar cosas que nos unan, como la Ley Justina. Logramos con eso aportar un granito de arena, porque si creemos que peleando entre nosotros vamos a construir la gran Argentina estamos jodidos. En el caso nuestro ya estamos, pero el tema son los que quedan...”

Respecto de la relación del gobierno nacional con La Pampa, señaló que “depende de cómo se mire se invirtió o no se invirtió. Yo hago como oficialismo lo mismo que hice como oposición. No me quedo callado. Lo que ocurrió en el despacho del vicegobernador, la predisposición, es un paso interesante hacia adelante. Lo importante es trabajar juntos. Los procesos electorales pasan. Y una vez que pasa, hay que ponerse la camiseta de la provincia”.

Temas en esta nota: