“Arrarás no nos escuchaba”

La exconcejala achense Adriana Benzecry -en la foto, junto a la intendenta Arrarás- habló tras su renuncia. Se defendió de los cuestionamientos en su contra por viajar a Europa sin solicitar licencia y acusó a la intendenta de General Acha de “avasallar” la autonomía del Concejo.

Adriana Benzecry, la exconcejala de General Acha a la que la intendenta María Julia Arrarás descontó los días que estuvo de viaje por Europa, salió ayer a responderle a la jefa comunal y la acusó de “avasallar” al Concejo Deliberante.

La edila por la Unión Vecinal renunció a su cargo a comienzos de este mes, en el medio de la feroz interna que se vive en el partido que gobierna la ciudad, y que provocó un cortocircuito entre el Ejecutivo y el Legislativo de la localidad.

Sobre el polémico viaje, que derivó en su alejamiento a la banca, sostuvo que “mi ausencia por un viaje nunca fue algo oculto, todo el mundo lo sabía. Era un viaje que había postergado desde 2015 porque estaba en el Jardín Maternal, luego por la campaña, luego por mi función como concejala”.

“Yo ya lo había comentado y no me fui sin avisar. Envié una nota donde informaba de mi ausencia y que el presidente del Concejo Deliberante dispusiera cómo debía ser mi licencia. Falté a una sola sesión, lo que está permitido por la Ley Orgánica de Municipalidad, y con aviso, ya que la ley permite dos sesiones y sin aviso. Cuando regreso me reincorporo, pregunto si había alguna novedad al Concejo Deliberante y me dijeron que no”, dijo en declaraciones al medio Noticias del Sur.

En ese sentido, aclaró que “cuando cobré y veo que tenía un descuento, nadie me dijo nada. Pregunté al presidente del Concejo Deliberante y se sintió ofendido porque la intendenta había pasado por encima del Concejo, por encima de la autonomía de un poder deliberativo y no puede hacerlo. No puede pasar por alto al Concejo. Es un avasallamiento hacia el Legislativo por parte del Ejecutivo. Luego renuncié”.

“Me ofende que diga que usé la plata del pueblo, porque sabe que no es así. Deseo aclarar que yo en ningún momento solicité el reintegro de los días descontados, sí reconozco que lo depositaron luego de que ‘advirtieron’ el error”, sostuvo en referencia a los cuestionamientos de Arrarás.

Diferencias

Sobre su renuncia, dijo que ”yo venía hace tiempo con la idea de renunciar porque no estaba satisfecha respecto de las expectativas que tenía inicialmente. No estaba en mi ánimo ninguna polémica, porque de ser así hubiera optado por formar un bloque unipersonal, cosa que bajo ningún punto de vista contemplé. Fue una decisión meditada. Pero con los dichos de ella no puedo seguir callada. No hice nada fuera de la ley, comuniqué que iba a estar ausente y que el Concejo Deliberante dispusiese lo que creía conveniente”.

“Yo me fui del cargo porque teníamos diferencias con el Ejecutivo, no le gustaba lo que yo expresaba, siempre de frente, eso sí. Seguramente eso no gustaba. Además, a ella le molestaba mi relación armónica con concejales de la oposición porque siempre tuve muy buen diálogo. Para ella el adversario es un enemigo, y para mí es solo un adversario político”, explicó Benzecry.

Asimismo, añadió que “las diferencias que tenía con ella (por Arrarás) en primer lugar son por el orden que le da a las prioridades en las necesidades del pueblo. Cosas que se postergaban o no se hacían. Insistentemente expresé la necesidad de cubrir áreas vacantes para el mejor funcionamiento de las mismas”.

“Ella no nos escuchaba. Por ejemplo, con la planta de asfalto, que no se ponía en funcionamiento. Las licitaciones se hicieron hace 30 días cuando se pudieron hacer hace cuatro meses”, cuestionó.

En referencia a las quejas de la intendenta por el desempeño del Concejo, dijo que “(ella) dice que no presentábamos proyectos. Presentamos y aprobamos ordenanzas como las de las cámaras de vigilancia, por citar solo un ejemplo, pero ella prefiere otras más costosas como el de la barredora. Hay prioridades. O el proyecto de darle mayor movilidad a la Dirección de Tránsito, y que no se han canalizado. Desde que asumió luego de (el fallecido intendente) Zamora que hay muchos proyectos aprobados de la Unión Vecinal y que no han sido puestos en funcionamiento”.

Sobre la polémica registrada esta semana, analizó que “surge nuevamente después de 25 días que pasaron (de la renuncia). Supongo que para derivar hacia otro lado las diferencias que tiene con el Concejo Deliberante. Usó mi tema para atacar al Concejo por las diferencias que tiene, para tapar que había avasallado la autonomía del Concejo”.

“A nosotros no nos escuchaba. El diálogo ha sido relativo. No hubo diálogo fluido, no porque no lo quisiéramos, seguramente ella pensaba que no podía ser útil”, reiteró.

Crisis

La decisión de la intendenta de descontar a Benzecry los días que estuvo de viaje por Europa, el pasado mes de septiembre, derivó en una crisis política que la enfrentó con la totalidad del Concejo Deliberante, incluyendo al bloque oficialista.

Arrarás arremetió la semana pasada contra los ediles por oponerse al descuento de haberes y los acusó de “falta de honestidad y transparencia”.

Tales declaraciones motivaron que los concejales se reunieran con la asesora letrada del cuerpo deliberativo para analizar la posibilidad de interpelarla.

Temas en esta nota: