Preguntó una dirección a dos menores y terminó detenido por la policía

El hecho ocurrió en General Pico. Los chicos pensaron que era un secuestrador y pidieron ayuda. La policía igual secuestró el vehículo en el que viajaba el vecino, ya que éste tenía una cantidad de alcohol en sangre superior al límite permitido.

General Pico (Agencia) - Tras las reiteradas denuncias por presuntos intentos de secuestro que tuvieron lugar en los últimos días en General Pico, la ciudad quedó inmersa en un clima de tensión e histeria que terminó con la detención de dos personas que rápidamente fueron liberadas al comprobarse que no eran secuestradores.

El último caso se dio el pasado sábado, cuando un automovilista les preguntó una dirección a dos menores, que pensaron que quería capturarlos por lo que buscaron refugio en un comercio y desde allí llamaron a la Policía que capturó al vecino. También otro ciudadano realizó una denuncia y salió públicamente a aclarar que nada tenía que ver, después de que la patente de su auto fuera distribuida en redes sociales y grupos de WhatsApp indicando que era un “roba chicos”.

Después de que el viernes, en pleno microcentro, fuera detenida una persona con problemas psiquiátricos, acusada de intentar secuestrar a una niña, el sábado se dio en las
afueras de la ciudad otra detención de un vecino acusado por lo mismo.

El nuevo hecho comenzó en el barrio Indios Ranqueles, cerca de las 18:30 horas. Un automovilista se detuvo en la esquina de las calles 40 y 33, abrió levemente la puerta del acompañante y les consultó a dos chicos que pasaban por el lugar por dónde debía agarrar para dirigirse hacia la ciudad de Santa Rosa.

Los menores, de 12 años de edad, se asustaron ya que sus padres les advirtieron previamente de la presencia de secuestradores en las calles, por lo que huyeron y buscaron refugio dentro de una verdulería.

Posteriormente, el conductor siguió su marcha y se detuvo a una cuadra, ya que la esquina está semaforizada. Mientras esperaba la luz verde fue observado por el dueño del comercio donde los niños buscaron resguardo. El comerciante anotó la patente y llamó a la Policía, difundiendo esa información y las características del vehículo.

En escasos minutos la zona sur de la ciudad se llenó de móviles de diferentes dependencias realizando rastrillajes en busca del presunto secuestrador. Finalmente, casi a las 19
horas, el sospechoso fue interceptado en la Ruta Provincial Nº 101, en la rotonda que está frente al ingreso a la Zona Franca. Sin oponer ningún tipo de resistencia, el hombre se entregó y fue llevado a la Comisaría Segunda sin siquiera ser esposado. Después de aclarar la situación, fue dejado en libertad.

La Policía sí secuestró el vehículo en el que viajaba el vecino, ya que éste tenía una cantidad de alcohol en sangre superior al límite máximo establecido por ley.

Por otro lado, otro ciudadano se vio en la obligación de salir a hablar públicamente en medios locales y aclarar que no es un secuestrador, ya que desconocidos hicieron circular mensajes en las redes sociales y en grupos de WhatsApp, donde difundían la patente de su automóvil y sostenían que se trataba del coche de uno de los “roba chicos” que anda por la ciudad norteña.

Temas en esta nota: