Piden que los establecimientos gastronómicos ofrezcan agua potable “gratuita”

El diputado provincial Martín Berhongaray presentó un proyecto de ley en la Legislatura provincial a través del cual pide que los establecimientos gastronómicos de expendio de bebidas y comidas deben poner a disposición de sus clientes agua potable para consumo personal en forma gratuita.

“Por tratarse de un derecho fundamental, varias jurisdicciones ya han avanzado con normativas que favorecen el libre acceso al agua potable. Tal es el caso de Provincia de Buenos Aires, Neuquén, CABA, ciudad de Córdoba y Rosario, entre otras”, recordó el legislador radical.

El artículo 1º de la iniciativa destaca: “Todos los establecimientos gastronómicos de expendio de comidas y bebidas, tales como restaurantes, cafés con servicio de mesa y mostrador, bares, pizzerías, lomiterías, parrillas, siendo la presente enumeración de carácter enunciativo, deberán contar con los elementos necesarios para poner a disposición de sus clientes agua potable para el consumo personal de forma gratuita, sin límite de consumo y sin que medie solicitud alguna”.

“Los establecimientos referidos en el artículo 1° deberán colocar, como mínimo, una (1) jarra o envase similar provista con agua potable por mesa”, señala el artículo 2º.
Mientras que el 3º determina que “el comercio que incumpla lo establecido en la presente ley, será pasible de las sanciones pecuniarias que determine el decreto reglamentario que al efecto se dicte”.

Fundamentos

En los fundamentos del proyecto, Berhongaray sostiene que “el presente proyecto de ley persigue como objetivo facilitar el acceso al agua potable de parte de los clientes de aquellos establecimientos comerciales vinculados al rubro de la gastronomía”.

“Cabe recordar que Naciones Unidas, a través de la Resolución 64/292, dispuso que el acceso al agua potable constituye un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida”, añade.

“Por otra parte -continúa- en noviembre de 2002 el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU adoptó su Observación General Nº 15 sobre el derecho al agua, prescribiendo que ‘El derecho humano al agua es el derecho de todos a disponer de agua suficiente, salubre, aceptable, accesible y asequible para el uso personal y doméstico’”.

El diputado radical también apunta que “corresponde mencionar que desde el año 2013 la Cátedra del Agua de la Universidad Nacional de Rosario viene impulsando, en conjunto con la Defensoría del Pueblo, la campaña denominada ‘Derecho de Jarras’ con el fin de que se garantice el acceso al agua sana, pública y gratuita en bares, restaurantes y distintos lugares públicos de la provincia de Santa Fe”.

“Aceptado universalmente que se trata de un derecho humano fundamental, no corresponde pagar por él sino que su ejercicio no debe encontrarse sujeto a contraprestación económica alguna. Así, pues, el objetivo perseguido consiste, en pocas palabras, en asegurar el acceso del fluido a toda persona que así lo desee a partir de la colocación de recipientes aptos para su suministro”, resalta.
También aclara que “va de suyo que el cliente podrá comprar la botella de agua si así lo desea, pero la ‘Jarra’ constituye una opción para proveerlo de agua de calidad. Así las cosas, la prerrogativa invocada representa una de las concretizaciones del derecho humano al agua en espacios por fuera del hogar”.

Temas en esta nota: