Familia Tartaglia: corrientes de amor y de odio en redes sociales

Un twit en el que la sobrina de Lucía Tartaglia refirió a la nieta recuperada número 125 generó una fenomenal reacción. Más de 30.000 personas la abrazaron virtualmente. Pero no faltaron agresiones, extendidas a los organismos de Derechos Humanos.

Entre los numerosos mensajes de felicidad y alegría que la familia Tartaglia recibió desde el momento en que se recuperó la identidad de la hija de Lucía, se colaron ataques que fueron más allá y agredieron también a los organismos de Derechos Humanos.

En las últimas horas, fue especialmente notable cómo algunas de esas ofensivas se hicieron con la utilización del hashtag “YoNoVoy”, que usaron los trolls que pretendieron el miércoles desautorizar la movilización para pedir justicia por el caso Santiago Maldonado.

Las reacciones frente al tema en las redes sociales se produjeron especialmente en la cuenta de Twitter de Lucía Tartaglia, la joven hija de Aldo Tartaglia, y por lo tanto sobrina de la desaparecida pampeana Lucía Tartaglia.

El pasado 27 de octubre, cuando las Abuelas de Plaza de Mayo anunciaron la recuperación de la nieta 125º, ella twitteó: “Abuelas de Plaza de Mayo encontraron un nieto y un golpe de suerte quiso que sea el de mi tía. Soy muy feliz”.

Ese twit se convirtió en un fenómeno en la red social: hubo más de 30.000 personas que le pusieron “Me Gusta” y cientos de comentarios mostraron, en general, su alegría con la novedad.

También hubo referencias enriquecedoras, recuerdos, abrazos virtuales. Alguien recordó, por ejemplo, que el artista estadounidense Brian Carlson se propuso pintar a color a los desaparecidos, y que sean entonces “Aparecidos”. Entre esos retratos está el de Lucía Tartaglia.

lucia9b

En medio de esa corriente de emociones y de amor, la familia Tartaglia también tuvo que soportar la aparición de trolls o personas dispuestas a atacar la pelea de los organismos de Derechos Humanos.

El día en que se hizo la marcha pidiendo justicia por Santiago Maldonado, víctima de una desaparición forzada seguida de muerte, se reforzó la aparición de esa tendencia, bajo la utilización del hashtag “YoNoFui” que los sectores cercanos al Gobierno macrista usaron para desprestigiar la movilización popular reclamando justicia.

Frente a uno de esos mensajes, la joven Lucía Tartaglia decidió reaccionar. Es que, por ejemplo, Malena Gainza escribió en la cuenta de la muchacha que “El pueblo que paga indemnizaciones comparte tu felicidad pero, harto del curro d DDHH SA, reclama adn independiente” (sic).

Frente al planteo de la mujer, Lucía Tartaglia le respondió: “Ojalá que nunca te desaparezca un familiar, ni te torturen, tampoco que te maten vivo. Ojalá”.

Malena Gainza no es una más: es pintora y escritora, tiene algo menos de 5.000 seguidores y suele encontrar espacio para sus posturas incluso en el diario “La Nación”.

Según el mismo periódico, es la nieta de Alberto Gainza Paz, que fue director y propietario del diario La Prensa. El diario reflejó ese dato al reflejar “un encuentro muy particular” en la Galería Tejería Loppacher, en plena postemporada de Punta del Este, donde Gainza colgó sus obras: “Los invitados, incluidos el presidente del Jockey Club, Bruno Quintana; el coleccionista Carlos Pedro Blaquier, y el cineasta Pino Solanas, compraron hasta la última de las quince obras expuestas, con precios de 250 a 800 dólares”, cuenta La Nación.

En varias de las cartas de lectores de La Nación, Malena Gainza ha fijado en los últimos años posicionamiento frente a diversos temas, casi siempre en defensa de las Fuerzas Armadas o cuestionando las cadenas nacionales de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Temas en esta nota: