Estación espacial China cae más lentamente de lo previsto

El laboratorio espacial chino que se dirige actualmente hacia la Tierra cae más lentamente de lo previsto en un primer momento y podría entrar en la atmósfera terrestre el lunes por la mañana en hora universal.

La agencia, que vigila el desplazamiento del Tiangong-1 ("Palacio Celeste 1"), había estimado anteriormente una ventana de caída comprendida entre el sábado a las 12H00 GMT y el domingo por la tarde.

La caída en la Tierra de este módulo espacial fuera de control no debería provocar daños y ofrecerá un espectáculo "espléndido" similar a una lluvia de meteoritos, afirmaron las autoridades espaciales chinas.

En un comunicado publicado el sábado, la ESA dio una nueva ventana comprendida entre el domingo por la tarde y la mañana del lunes en tiempo universal, explicando que la caída del Tiangong-1 se ralentizó debido a una meteorología espacial más tranquila.

El Ministerio de Seguridad de Argentina había advertido más temprano que había un "riesgo ínfimo" de que caigan restos de la estación y que "es probable que los fragmento caigan en el mar", aunque todavía no se contaba con la información en torno al retraso de la previsión del episodio, que tiene grandes posibilidades de producirse en el Hemisferio Sur.

Un torrente de partículas solares debería haber incrementado la densidad en las altas capas de la atmósfera y precipitar la caída del laboratorio espacial. Pero no tuvo el efecto previsto, según la ESA.
Sin embargo, su ventana de entrada en la atmósfera sigue siendo "altamente variable", subrayó. También persiste la incertidumbre sobre el lugar donde podrían caer los eventuales restos.

"La gente no tiene que preocuparse", afirmó el jueves la Oficina de Ingeniería Espacial Tripulada de China (CMSEO) en su cuenta en la red social WeChat. Estas naves espaciales "no se estrellan en la Tierra violentamente como en las películas de ciencia ficción".

Este laboratorio fue puesto en órbita en septiembre de 2011 y estaba programado para hacer una entrada controlada en la atmósfera, pero dejó de funcionar en marzo de 2016 lo que generó preocupación por su "caída".

La probabilidad de que un humano sea golpeado por un objeto espacial de más de 200 gramos es de una entre 700 millones, según la CMSEO.

Según el detalle difundido por la CONAE, en La Pampa hay dos zonas que podrían caer fragmentos. Una zona ubicada en línea recta en proximidades de Telén, Santa Rosa, Toay, Riglos y Anchorena. 

mapa b

Sino podría ser en la zona de Casa de Piedra, Macachín, Riglos y Anchorena, entre otras localidades.

Medidas de autoprotección

El comunicado del Ministerio de Seguridad establece que eventos de este tipo y casos reales de impacto en tierra firme, son bastante raros y que por lo tanto, no existen comportamientos de autoprotección codificados internacionalmente para ser adoptados frente a este tipo de eventos.

Sin embargo, basándose en la información actualmente provista por la comunidad científica, es posible proporcionar algunos principios guía a la población con el fin de que adopte comportamientos responsables de autoprotección, cuando se encuentre en territorios potencialmente expuestos a impactos:

- Es poco probable que los fragmentos causen daños de edificios, por lo que se consideran más seguros que los lugares abiertos. Sin embargo, es recomendable mantenerse alejado de ventanas y puertas de vidrio.

mapa a

- Dentro de los edificios, los lugares estructuralmente más seguros para posicionarse durante el eventual impacto son, para los edificios de ladrillo, debajo de las bóvedas de los pisos inferiores y de las puertas insertadas en los muros de carga (los más gruesos), para los edificios de hormigón armado, cerca de las columnas o cerca de las paredes.

- Es poco probable que los fragmentos más pequeños sean visibles antes del impacto y algunos fragmentos grandes podrían sobrevivir al impacto y contener sustancias químicas corrosivas. Por lo tanto:

- Se recomienda a cualquier persona que vea un fragmento, que no lo toque y se mantenga a una distancia mínima de 20 metros, informando de inmediato a la autoridad policial local o a la Fuerza Federal (Gendarmería Nacional, Prefectura Naval, Policía Federal o Policía de Seguridad Aeroportuaria) más próxima.

Temas en esta nota: