River siguió de fiesta en el Monumental

Le ganó 3-1 a Belgrano después de la victoria en la final de la Supercopa Argentina ante Boca.

Después de la fiesta, más fiesta. Así se vive River por estas horas. Y en la noche del domingo celebró la obtención de la Supercopa Argentina frente a Boca en la previa del partido con Belgrano de Córdoba. Antes del arranque hubo fuegos artificiales y todo el plantel campeón salió al campo de juego con el trofeo en sus manos. Después, se impuso 3 a 1 y alcanzó los 26 puntos en la Superliga. Los visitantes tienen 30.

River, entonado, pasó al frente a los dos minutos. Fueron a presionarlo a Erik Godoy, que despejó mal y se la dejó al Pity Martínez. El ex Huracán enganchó y castigó con un zurdazo ante la pobre reacción de Lucas Acosta.

Con Enzo Pérez como conductor, el Pity encendido y Marcelo Saracchi picante, entre otras virtudes del conjunto de Gallardo, River fue mucho más que su rival pero no logró plasmar ese dominio en un segundo gol que le de tranquilidad. Belgrano quedó supeditado a defender por la producción superior de su rival y cuando intentó atacar se encontró con limitaciones propias y un buen trabajo de la defensa local.

Dentro de esa superioridad se rescatan dos jugadas clarísimas para sacar más ventaja. A los treinta y cuatro la pelota le quedó de frente al arco a Lucas Pratto, que disparó con su pierna derecha y Acosta sacó al córner de manera espectacular. Seis minutos después, Mora aguantó a su marca, llegó hasta el fondo y cedió con un centro atrás para la llegada frontal de Nacho Fernández. El ex Gimnasia alcanzó a pegarle con su pierna menos hábil y la mandó afuera.

Cuando no habían hecho mucho para conseguir el empate, los cordobeses se encontraron con este a los nueve minutos del complemento. Marcelo Benítez remató de zurda desde afuera, Armani dio un rebote corto y apareció Epifanio García -en soledad- para empujar al empate. Agrandado, Belgrano aprovechó el shock para tener su mejor pasaje en el choque, con chances para desnivelar que no llegaron al gol.

A pesar de eso, el local tuvo posteriormente una una inmejorable a los 24'. Nacho Fernández desbordó por la derecha y centró para la aparición de Scocco. El goleador alcanzó a anticipar a su marca, pero Acosta se lució con la atajada del partido.

Pero Scocco, como suele hacer últimamente, fue decisivo, tuvo su revancha y apareció en el marcador una vez más. Quintero mandó un pelotazo largo que el ex Newell's peleó con Benítez. Pareció que el delantero hizo falta sobre el defensor, pero el árbitro Diego Abal no lo cobró. La pelota le quedó a Mayada que abrió a la derecha para Nacho y este definió con un derechazo letal.

Y por si ese aporte hubiese sido poco, Nacho volvió a comandar una contra en la que definió. El delantero aprovechó los movimientos de sus compañeros Pratto y Quintero que arrastraron marca, sumó metros y definió esquinado con la pierna izquierda para el 3 a 1 final.

Temas en esta nota: