Los dos heridos tras un vuelco en el camino a La Arocena siguen internados

Dos de los cuatro integrantes de la familia accidentada el domingo por la tarde en el camino a la laguna La Arocena continúan internados. El padre y una de sus hijas permanecen en observación, por los múltiples traumatismos sufridos.

Un nuevo siniestro vial de gravedad se sumó el domingo a la larga lista que acredita el camino al Parque Recreativo “Benicio Delfín Pérez”. Esta vez fue el turno de una familia boliviana, radicada en Pico, que retornaba a la ciudad luego de compartir un domingo en instalaciones de la laguna.

El camino de tierra trazado en zona medanosa, con tramos de “serrucho”, conjugado por la alta velocidad y conductores quizás no acostumbrados a conducir en este tipo de terrenos, parecen formar el combo perfecto para lamentar un siniestro tras otro, sobre todo en época de verano cuando gran cantidad de gente se dirige a la laguna a disfrutar del parque.

El siniestro tuvo lugar cerca de las 20 horas en la Diagonal Sur cuando el conductor, de apellido Mamani, perdió el control del Renault Logan y se fue sobre la banquina. Allí golpeó contra uno de los montículos de tierra y luego chocó violentamente contra un árbol, al que quebró, para luego dar al menos un tumbo.

Como prueba del violento impacto y quizás la velocidad elevada a la que se desplazaba el vehículo, el Renault Logan, quedó destrozado y perdió varias autopartes en los distintos golpes hasta detener la macha, apoyado sobre su lateral izquierdo.

Ambulancias del Servicio de Emergencias Médicas auxiliaron a la familia accidentada y trasladaron a todos sus integrantes al Hospital Gobernador Centeno. También trabajaron en el lugar una dotación de bomberos voluntarios y efectivos policiales de Comisaría Segunda.

El matrimonio y sus dos hijos fueron atendidos en la Guardia del Centeno. La mujer y uno de sus hijos recibieron el alta médica horas después de su ingreso. Ayer, desde el nosocomio local confirmaron que continúan internados en observación el padre y su hija, a quienes los profesionales a cargo decidieron hacer un seguimiento de los diversos traumatismos sufridos, para descartar eventuales complicaciones.

Quienes viven en inmediaciones de la Diagonal Sur son testigos directos de las altas velocidades a la que transitan muchos conductores por la zona. En reiteradas ocasiones las redes sociales se hacen eco de los pedidos de una solución a la problemática, desde presencia policial o de inspectores durante los fines de semana, hasta la construcción de badenes o asfaltar la arteria, alternativa que muchos advierten que podría transformarla en una “autopista”.

Temas en esta nota: