La ANSES de Pico sigue paralizada

Las oficinas de ANSES en General Pico volvieron a quedar despobladas de trabajadores, que en respuesta a los gremios a los que están afiliados continúan con medidas de fuerza por los despidos en todo el país. Un grupo de empleados que no adhirió colaboró en la atención de algunas personas que llegaban con turnos anticipados. Desde la jefatura de la dependencia desmienten que exista un plan de despidos masivo y aseguran que en toda la zona se desafectó a una sola empleada que no trabajaba hacía un año.

El titular de ANSES Pico, Gustavo Marrero, explicó que en la jornada de ayer “los afiliados de APOPS se adhirieron al paro sin concurrencia al lugar de trabajo, mientras que también prácticamente todos los trabajadores afiliados al SECASFPI, que es el otro gremio, adhirieron con concurrencia al lugar del trabajo. En definitiva, con o sin concurrencia, no tenemos gente para atender al público”, lamentó.
De todas formas, el funcionario explicó que “se está atendiendo a las personas que vienen con turnos acordados con la poca gente que quedó trabajando en el área Integral y con personal de otras áreas, que habitualmente no atiende al público y está colaborando”.

Aunque aclaró que “sí se ve afectada la atención de la gente que viene habitualmente sin turno, que es la mayoría, a quienes les tenemos que explicar la situación, que no hay capacidad operativa para atender a todos, y realmente lo entienden y si no son cosas muy importantes vuelven otro día. Lógicamente sí atendemos a las personas de edad avanzada, con problemas de incapacidad o de otros pueblos, para que no tengan que volver”.

Y valoró que “por suerte tenemos varios empleados que no adhirieron a la medida y colaboran para brindar una asistencia mínima a la gente que sacó turnos con mucho tiempo de anticipación”.

Marrero se refirió también a los despidos en ANSES, que motivan las medidas de fuerza que hace días llevan adelante los dos gremios mayoritarios de la dependencia nacional. En tal sentido remarcó que “nosotros pertenecemos a la Zona Sur I, que incluye a La Pampa, Río Negro, Neuquén, parte de provincial en Buenos Aires, y en toda esa zona hubo una sola desafectación y fue de una empleada que no concurría al trabajo hacía más de un año”.

Y agregó “más allá de la información que circula y considero equivocada, en el resto del país han sido 84 las personas desafectadas. En algunos casos no se renovaron contratos y otras que fueron despedidas, que por el conocimiento que tengo yo, fue con causa por demasiado ausentismo o razones similares”.

Y consideró que el paro “es injustificado porque entiendo que no fueron demasiados los despidos, muchos de ellos fueron aparentemente por causas justificadas y, en definitiva, creo que con esto es más el miedo que se les infunde a los trabajadores del organismo que lo que ocurre en la realidad. Hablan de cientos de despedidos, o que se van a despedir a mas de mil personas, pero en definitiva son elucubraciones que se hacen, no ocurrieron y nadie sabe que van a ocurrir”.

Marrero estimó que las medidas de fuerza van a continuar “hasta que no haya un acuerdo de las partes, que brinde cierta seguridad a los gremios que no van a ocurrir desafectaciones”. Por esta situación, se espera que en los próximos días vuelvan las asambleas en lugares de trabajo, que también afectarán la atención al público.

 

Temas en esta nota: