Cultura denuncia “vaciamiento” macrista en el área de Cine

La secretaria Adriana Maggio reveló que en lo que va del año no se envió a La Pampa “ni un centavo” del Instituto del Cine (INCAA) y que quedó en la nada la promesa de que se instale una escuela ENERC en la Patagonia.

La secretaria de Cultura de la provincia, Adriana Maggio, denunció políticas de “vaciamiento” en el área de Cine nacional. Apuntó a las autoridades del gobierno macrista y aseveró que hay una ofensiva “dañina”, que incluye la subejecución presupuestaria.

La funcionaria provincial insistió, al referirse al Festival de Cine de Mar del Plata, que se trata de una “cáscara”. Y recordó promesas incumplidas por parte de las autoridades nacionales.

Maggio comentó que “hace unas semanas que nos llaman a las autoridades de Cultura para invitarnos -pasaje y gastos incluídos- a la inauguración del 32ª Festival de Cine, en Mar del Plata. Nada me gusta más que acompañar esa fiesta, a los directores locales e invitados del mundo, ver pelis que no se podrían ver en otro lugar, la movida de estudiantes... pero lamentablemente esta vez, es ‘cáscara’ de un vaciamiento dañino y efectivo de acciones vinculadas al fomento de esta actividad, en todo el país”, aseveró.

La secretaria de Cultura recordó que en lo que va de este año “las provincias no recibimos -pese a las promesas escritas- ni un centavo del INCAA; ni capacitaciones, ni apoyo técnico para los cinemóviles y varios más”.

“La Patagonia tenía promesa y expediente firmado para la apertura de una sede de escuela ENERC que no se abrirá, dejando una cohorte (que inició en Neuquén) sin continuidad, con el perjuicio que significa para alumnos e inversión provincial”, añadió al trazar un sombrío panorama del área.

Comentó además, en su muro de Facebook, que “el cine es maravilloso. El cine es un arte y una industria. El cine argentino produce películas que nos enorgullecen en el mundo pero todo no vale lo mismo”.
“Antes, las pantallas de cine tenían cortinas: se abrían -como en el teatro- y se daba paso simbólico a un mundo de ficción, mágico y/o de representación. Ahora y como metáfora triste, esos mundos se confunden y pareciera que nos proponen creernos una realidad fundida con esa ilusión”.

“En las películas puede haber cosas hermosas y terribles: niños que son abandonados en el bosque, criaturas feroces que devoran carne humana, amores inocentes, seres del futuro... todo lo más extremo puede caber en ellas. Y son películas. El arte (en este caso ‘el séptimo’) está para mostrar/crear/ iluminar/ generar todo esto... y más, pero la realidad hoy en la Argentina, es otra”, completó.

Temas en esta nota: