Preso con quemaduras: la madre dice que fue “una protesta”

Un preso de la Colonia Penal 4, Miqueas Reier, permanece en terapita intensvia del Molas con grave estado. El fuego que se generó en el interior de una celda le provocó serias quemadura en las vías aéreas por inhalación de humo.

La madre de Miqueas Reier, el preso de 21 años que permanece internado en grave estado en el Hospital Lucio Molas por las quemaduras que sufrió en la Colonia Penal 4, aseguró que su hijo se lesionó en el marco de “una protesta” por la mala atención del sistema penitenciario. El Juzgado Federal de Santa Rosa investiga si Reier sufrió un ataque de otro interno o si sus lesiones se produjeron, justamente, porque él mismo prendió fuego en la celda donde estaba.

“Lo que hizo lo hizo en protesta del mal sistema carcelario”, aseguró la madre, que se comunicó con El Diario. “Los presos están viviendo en muy mal estado”, dijo la mujer. También aseguró que en la celda había un colchón de polietileno y no un colchón antimotín, como lo exige la reglamentación. Esa situación habrían provocado las serias quemaduras de las vías respiratorias que tiene Reier y que pusieron en peligro su vida.

La mujer cuestionó la comida de mala calidad de la cárcel y las demoras en el pago de los peculios de los presos que trabajan. Eso, afirmó, habían generado protestas y huelgas de hambre en los últimos días. Según  su versión, el grave episodio con su hijo fue consecuencia de una protesta y no de una pelea con otro preso.

Desde la justicia confirmaron a El Diario que se investigan toda las hipótesis, sin descarta ninguna por ahora, y también que Reier había tenido ua disputa con otro interno el día anterior.

El viernes por la noche las autoridades de la Colonia Penal emitieron un comunicado que contiene poca información sobre lo sucedido. Apenas se ocupa en aclarar que Reier “no presenta quemaduras en el cuerpo” y que se encuentra en el hospital “por inhalación de humo”. Además señalaron que no hay internos en huelga de hambre en la actualidad.

La directora del hospital, Laura Vigliotta, había confirmado el viernes al mediodía que Reier permanece en coma inducido en terapia intensiva, con serias quemaduras en las vías respiratorias por inhalación del humo, y que su estado de salud es grave, aunque desde el momento de su ingreso -en la madrugada del jueves- la evolución ha sido favorable. La madre de Reier aseguró que otros internos también habían quemado colchones en sus celdas el miércoles por la noche en forma de protesta. Pero conto que los demás pudieron apagarlo, mientras que su hijo no habría podido controlar las llamas.

Reier tiene 21 años y cumple desde agosto una condena de tres años por un robo. Hace tres meses fue trasladado desde la cárcel de General Pico a la Colonia Penal U4, donde quedó alojado en una celda individual del Pabellón 1 Alto.

El Servicio Penitenciario Federal tiene un plazo de cinco días para realizar el sumario y elevar el expediente al Juzgado Federal de Santa Rosa, que actualmente subroga el juez Pablo Esteban Larriera. El magistrado puede hacerse cargo de la investigación o delegarla en el fiscal Leonel Gómez Barbella.

Según el informe preliminar, Reier se vio afectado por el fuego a las 22.50 horas del miércoles pasado en el interior de la celda 15 del pabellón 1 planta alta, asignada a otro preso, Sebastián Alexis Gallardo. Los penitenciarios lo evacuaron rápidamente del lugar y lo trasladaron al hospital, donde fue atendido de urgencia y quedó internado en terapia.

Las autoridades informaron que “se observó un resplandor desde el interior de la celda que asemejaba a un foco ígneo y a raíz de eso se procedió a ingresar”. Dejaron asentado que “debido a la poca combustión no fue necesario evacuar a los otros internos” del pabellón.

Desde el Juzgado pidieron que el sumario contenga la filmación de las cámaras de seguridad que posee el pabellón. Se solicitó las grabaciones del día anterior también. Y pidieron que se tome declaración testimonial a los presos de un pabellón que alberga alrededor de 30 personas. La investigación buscará probar la mecánica de los hechos.

Según confiaron fuentes tribunalicias, por ahora no se puede descartar que haya habido un ataque, la intervención de otra persona. Algunas primeras versiones desde la cárcel mencionaban una autoagresión. Sin embargo, Reier había protagonizado una pelea el día anterior, justamente con el preso de la celda dónde se prendió fuego.

Cuando tenía 16 años Reier fue detenido por la policía junto a otros menores en el marco de la investigación por la muerte del matrimonio de Héctor Epifanio y Graciela Torrent, dos jubilados que fueron asesinados a hachazos el 11 de julio de 2013. La justicia no encontró pruebas en su contra y Reier y los otros chicos fueron liberados, no fueron acusados. Ese crimen -que conmocionó a la sociedad santarorseña- permanece impune.

Temas en esta nota: