Rainone volvió a su nido

El artista piquense presentó Ríos de Neón y dio un concierto de alto vuelo.

Nicolás Rainone pasó por su provincia para presentar “Ríos de Neón”. Y no pasó invisible. Decía Tita Merello que a la vida hay que atravesarla dejando huella. Y huella es precisamente lo que dejó este artista tan grande que solo busca habitar un espacio en el corazón de cada pampeano con su auténtica propuesta. Así cante en el Colón en el homenaje a Cerati o pulse el contrabajo en la Santaband con Gustavo Santaolalla. 

NicoConchicos

“Vivo en Buenos Aires, pero nunca me olvido de dónde soy. La música que hago es música que tiene que ver con mi provincia”, dice Rainone en un auditorio MEDASUR que poco a poco se retroalimenta de buena energía, como si los duendes mágicos custodiasen en los rincones un concierto moldeado para el recuerdo. Catalinatom rompe todos los esquemas posibles en cada concierto. En trío Chelo Porcel, Mauricio Flores y Juanito de Pian bajan esos sonidos celestiales y se suman a la celebración como los mejores partenaires posibles junto a Javier Villalba. Ya nadie puede discutir el espacio que ocupa esta banda que revolucionó la manera de hacer canciones en La Pampa.

capos

En el adiós dejan una vara alta y ceden la posta a Rainone que se encuentra con una orquesta de sinfonías reducidas en una persona: Hernán Burset. “Un pulpo” cuenta el contrabajista que supo acompañar a Cecilia Todd y que para su sorpresa encontró en Japón su primer disco “Grito Pampeano en el patio de la luna”. La música viaja hasta lugares impensados. Incluso hasta oriente.

NicoJuanito

“Este es un hermoso espacio que debe tener más vida, hay que llenarlo de música”, lanza mientras pasa “De Guatraché”, una hermosa versión de la poesía de Bustriazo que respeta los tiempos de una zamba pero con guitarras y sintetizadores.  El espacio está tan cuidado desde lo sonoro (Darío Zorzi) hasta lo lumínico (Corcho Giménez) que la música de “Ríos de Neón” es especial. Hay un compromiso muy fuerte desde la estética sonora propuesta por el artista que, como cuenta, siempre mira a su pecho interior, a lo que su alma le dicta.

Posado en otra dimensión, Rainone vuelve a su nido donde siente que, desde ahí, es capaz de surcar el cielo más grande del mundo. Hermoso encuentro con el Coro municipal de niños dirigido por Guillermina Gavazza que deja a Nico en silencio sin comprender el efecto de la magia musical. Enormes luego la propia Guillermina y el mismo De Pian, convertidos en Cecilia Todd y Gustavo Santaolalla en El Planicero y Hojas. La música se comparte y cuando esa simbiosis aflora, el resultado se tiñe de belleza. 

Nicolosdos

El coro Médanos y Luna de Alberto Carpio se une a la celebración y el bailarín Juan Ayala se luce en un solo sobre el escenario en la “Rendición de Manuel”. Otro punto altísimo de un concierto que crece en emotividad cuando el final se avecina. Justo en ese último acorde la guitarra eléctrica Epiphone de Rainone queda con cinco cuerdas afinadas y una cortada.

Es una imagen de la entrega, como aquel atleta que en un maratón deja hasta la última gota de sudor por cruzar la meta. Pero el público -y los niños- se suman al pedido de una más y el cantautor decide desafiar las leyes. En una pierna y con la guitarra española de Mauricio Flores, cuenta que a La Pampa volarán el alma y la voz. Es el imaginario de su libro íntimo que espera llenarse en algún momento.

Fotos: Maia Alcire

Temas en esta nota:

El Diario de La Pampa

Fundado el 3 de Mayo de 1992
por el Doctor Antonio Nemesio

Oficina Comercial:
José Ingenieros 855, Santa Rosa, La Pampa
Tel: (02954) 411117/18/19/20