La motociclista que atropelló a la nena estaba alcoholizada y no tenía carné

Jésica Romina Farías fue formalizada este lunes. El hecho ocurrió el viernes pasado en General Pico. La nene de 3 años atropellada continúa internada en el Hospital Molas en grave estado.

General Pico (Agencia) – Jésica Romina Farías, la joven que el viernes por la noche atropelló en moto a una nena de 3 años que se encuentra internada, fue sometida este lunes a audiencia de formalización, donde la Fiscalía reveló que conducía “alcoholizada” y “sin carné de conducir”, aunque aclaró que la conductora no se fugó del lugar del accidente, sino que se presentó minutos después en sede policial.

Farías concurrió a Tribunales en silla de ruedas y con lesiones en una pierna y una mano. Fue indagada por el fiscal de Delitos Culposos, Hernán Cecotti, y luego sometida a formalización de investigación ante el juez, Heber Pregno.

Minutos antes de dichos procedimientos, el fiscal Cecotti adelantó que aguarda detalles de la investigación tales como “el lugar del impacto, a qué velocidad iba, en qué condiciones, por dónde cruzó la menor y si estaba o no acompañada de un progenitor. Son todas cuestiones que por el momento no las tenemos confirmadas de manera concreta y son materia de investigación”.

Y confirmó que la figura se imputaría a Farías es “lesiones graves culposas, agravadas por haber sido ocasionadas por una conducción imprudente, negligente y antirreglamentaria de un vehículo con motor”, la que tiene una pena en expectativa de 2 a 4 años de prisión.

Fuga

Sobre la fuga de la conductora de la moto, Cecotti aclaró que “por los dichos de personal que interviene, tengo entendido que es cierto que la chica deja la moto y se va a buscar al padre que vive a la vuelta. A la media hora aproximadamente se hizo presente con su progenitor en la Comisaría Primera”.

Y reafirmó en tal sentido que “sé que en el lugar del accidente había familiares de la menor que sufrió lesiones graves, y quizás por esa cuestión se retiró para ir a buscar a su padre. En realidad nunca hubo fuga, eso es lo que vemos analizando el tema porque, si bien es reprochable haberse retirado a lugar, siempre estuvo a derecho al concurrir a la Comisaría a los pocos minutos del accidente y venir a Tribunales luego de ser citada”.

El fiscal de Delitos Culposos se refirió también al estado de salud de la menor y señaló que “por mensajes de texto que me escribió la madre de Maia, Eliana, con quien estamos en contacto desde el día sábado cuando la Fiscalía se puso a disposición de ellos, me dijo que hubo más de 20 personas que se acercaron a donar sangre, por lo que las trasfusiones le permiten ir controlando el tema de la presión craneal para que, una vez que esté controlada y estabilizada, se le puedan ir retirando los medicamentos y sedantes para que comience a reaccionar”.

Audiencia

Durante la audiencia de formalización, desarrollada en horas del mediodía, el fiscal recordó que el siniestro tuvo lugar el pasado 2 de marzo alrededor de las 20:30 horas, cuando la motociclista se desplazaba por calle 13 en una moto Honda Wave, y giró al llegar a la calle 48, donde atropelló a la menor de 3 años que iría acompañada de su madre.

El fiscal destacó que en sede policial se realizó el test de alcoholemia, donde se confirmó que Jésica Farías conducía con “1,01 gramos de alcohol en sangre”. Y, además, lo hacía sin licencia de conducir ya que nunca la tramitó.

La Fiscalía consideró que no había necesidad de dictar prisión preventiva porque la joven “siempre estuvo a derecho”, aunque sí requirió que se la inhabilite para conducir rodados mientras dure la investigación.

A través de la defensora oficial, María José Gianineto, la imputada pidió perdón a los padres de Maia por el gravísimo siniestro y las lesiones que provocó y se puso a su disposición. Según indicó la abogada, Farías “entiende” el dolor que atraviesan los padres de Maia, porque la conductora también es madre de una niña de la misma edad y con el mismo nombre que la víctima.

Temas en esta nota: