El popularísimo vecino santarroseño, dialogando en la mañana de ayer con su mozo predilecto en el bar-restaurante de la calle Pellegrini, donde trata entre cafecitos y palabras asuntos de gruesa profundidad y banalidades al paso

Beto Desuque: - Buenas, buenas, bueeenaasss… ¿qué tal, qué tal, qué tal? ¿Cómo anda la cosa por acá, qué se cuenta? ¡Y salú a la barrita más leal de los bares de Santa Rosa!
Mesero: - Hoooola, Betito querido... salú para vos también, que sos de los más fieles que andan por esta zona. ¿Cómo va?

Beto Desuque: - Y… complicado viene julio, pero ya se sabe que es el peor mes. Je. Todo muy gris, habrás visto… amenaza de aguacero que se queda en las gotitas, muchas nubes en el camino…
Mesero: - Te miro fijo para ver si lo que decís es mera descripción del tiempo o algo metafórico.

Beto Desuque: - Ponele. Y acordate que, como siempre te digo, una cosa no quita la otra.
Mesero: - Eso es verdad. Pero bueno… también siempre me decís que estamos en La Pampa, que siempre hace frío en invierno, que el viento es parte del asunto, así que…

Beto Desuque: - De nada sirve quejarse. Y aunque parezca insistidor: hay que pasar el invierno. Je.
Mesero: - Si vos lo decís…

Beto Desuque: - Aparte hay gente que le pone una onda, che. ¿Quién iba a decir que de pronto íbamos a ser la capital nacional del autocine? Y sin embargo, ahí estamos…
Mesero: - Cierto. La pegaron con ese show.

Beto Desuque: - Ponele. Hasta los canales porteños se impresionaron por el asunto.
Mesero: - ¿Ah, sí?

Beto Desuque: - Sí, sí. Viste cómo son los porteños… miran para este lado, ponele que para el interior, cuando hay alguna noticia “llamativa”… tiene que haber mucha sangre o alguna “curiosidad”.
Mesero: - Sí, sí, entiendo.

Beto Desuque: - Bueno, lo del autocine les gustó. Pobres porteños. Están re encerrados, no saben qué hacer. Ni los “runners” han podido salir esta semana, y entonces sienten el atractivo por este tipo de cosas.
Mesero: - Y eso que no conocen nuestras calles, ¿no? Porque ahí… ¡otra que runners! Ahí se puede hacer un rally…

Beto Desuque: - Je. Ponele. Está complicado el tránsito. Para ir a algunos lugares es como si fuera un “tetrix”, je. Tenés que ir zigzagueando de acá para allá, eligiendo calles… no cualquiera. Lo bueno es que nos hacen pensar.
Mesero: - Y que se hacen obras, Betito. O sea: espero que todo el lío que hay ahora derive en soluciones.

Beto Desuque: - Ponele. Que no pase la Gran Larry, decís…
Mesero: - ¿Cómo?

Beto Desuque: - Je. Ya ni te acordás de Larry, eh…
Mesero: - ¡¿Cómo que no?! ¡¿Luisito Larrañaga?! ¡Inolvidable!

Beto Desuque: - Sobre todo para la gente que vive en el barrio Butaló…
Mesero: - Uy, sí… ahí sí que se la mandaron…

Beto Desuque: - Pero no, para nada. La Justicia ha dicho que él y Jubete no hicieron nada malo, así que los quejosos que vayan con su llanto a Luján.
Mesero: - Me estás jorobando, ¿no?

Beto Desuque: - No precisamente yo. Pero ponele que eso que llaman “Justicia” capaz que sí.
Mesero: - Pero si todo el mundo coincidió en que hicieron una chanchada…

Beto Desuque: - Y bueno… viste cómo son las cosas… de tanto hacer chanchadas, parece que la chanchada se vuelve legal… Je. Así lo decidieron: ni Larry ni Jubete, el empresario, cometieron algún delito. “Y asunto sellado”, como decía la publi de “Fastix”.
Mesero: - ¡Fastix! ¡Qué retro, Beto!

Beto Desuque: - Ponele. Pero es más o menos lo que les tuvieron que poner a las cloacas. Mirá que ha sufrido y sigue sufriendo esa gente, ¿eh? Se mandaron cualquier cosa. Arruinaron el barrio. Y no pasa nada.
Mesero: -Todo va a parar a la gran cloaca.

Beto Desuque: - Asquerosa, Santa Rosa. Espero por lo menos que ahora hagan bien las cosas. En el caso de Larry, lo único más o menos destacable fue que, con un Poder Judicial como el que tenemos, al menos se hizo justicia por mano propia.
Mesero: - Epa, Beto, ¿qué querés decir?

Beto Desuque: - Por voto propio, digo. A eso me refiero. No estoy sugiriendo otra cosa.
Mesero: - Ah, es bueno aclararlo. Pero como vos decís: espero que dentro de unos años no estemos lamentando que se hicieron mal las obras que se están haciendo en este momento…

Beto Desuque: - Y no. Porque lo único que nos quedó de Larry fue ese deseo, ¿no? “Quiero hermosa a Santa Rosa”. Se supone que eso sigue vigente, y que es más o menos consensuado, ponele. Y que no alcanza con el autocine. Je.
Mesero: - ¿Y vos no fuiste al autocine, Betito?

Beto Desuque: - No, no. Andaba a pata. Y aparte yo me quedé en el tiempo… si me pasan una películas de esas de ahora no entiendo nada.
Mesero: - Claaaro. Vos serás de la época de Alaian Delon…

Beto Desuque: - ¡¡Alain Delon!! Qué nombre tiraste… prefiero la época de Alain Delon y no la de Alan Ruiz, te aclaro…
Mesero: - Jejeje.

Beto Desuque: - Ahora todos se tiran con Alan Ruiz por la cabeza, ¿viste? Porque así como la muni salió en las pantallas de Crónica y Canal 9 por el autocine, el que te jedi tuvo unos minutos en C5N para decir que lo de Alan Ruiz no era idea suya, sino del Barba…
Mesero: - Supongo que estás hablando de…

Beto Desuque: - Sí, del marido de la diputada Fonseca.
Mesero: - Ah.

Beto Desuque: - Parece que él nada que ver con el espionaje. Jejeje. Eso también que se lo cuente a los canales porteños, ¿no? A nosotros no nos va a “sanatear”… ¿te acordás los días en el municipio, cuando lo hacía “espiar” hasta al pobre de Fassina?
Mesero: - ¡Fassina! ¡Ese es un nombre, otra que Alain Delon!

Beto Desuque: - Je. Sí, ponele. En ese caso el Poder Judicial le dio un poco la espalda. ¿Te acordás de cuando se manoteó diez pesos de una bicicleta, no?
Mesero: - Uy, sí. No me hagás acordar que me da un poco de vergüenza…

Beto Desuque: - Bueno, pero a él no... Además de mandarse esa después le inició juicio a la piba que lo escrachó en las redes. Le quiso sacar plata. O sea: más plata. Je. Lo mandaron a freir churros, porque más vale… “el hecho existió”, como le dijo la jueza.
Mesero: - Pero mirá qué cosa… mandarse eso y después hacer una demanda… ¿no es un poco mucho?

Beto Desuque: - Ponele. Pero se ve que quiso salvar su honor. Je. Todo por diez pesos.