El Gallito Canta  Tapas de la edición de papel  ico_radio.png

Tapa de la Edición Impresa

El ingeniero Mariano Fava, habitual columnista de este diario, analizó el impacto de las últimas lluvias en la  provincia. "Es difícil explicar lo bueno de esto, el momento exacto, la cantidad de agua ideal...es increíble", destacó.

"Afortunadamente septiembre inicio con abundantes y oportunas lluvias en La Pampa. Si bien los mayores registros estuvieron en la porción centro y Noreste, donde tuvimos entre 100 a 130 milímetros en tres lluvias, se puede decir que toda la provincia ha sido bendecida por el agua", sostuvo el ingeniero Fava tras el paso de la denominada "Tormenta de Santa Rosa".

Y puntualizó: "para quienes no estén familiarizados con el sector agropecuario quizás no dimensionen la real magnitud de lo que acaba de ocurrir, y sinceramente es difícil de trasmitirlo".

"Esta lluvia que acabamos de recibir tiene 2 características fundamentales de haber sido: oportunas y abundantes", describió el ingeniero agrónomo en diálogo con este diario.

trigo cosecha

Además, hizo las siguientes consideraciones:

- "Oportuna quiere significar que llegó en un momento clave para el desarrollo de los cereales de invierno, que les va a permitir desarrollarse sin baches de crecimiento, aumentando su producción. Es decir que si esta misma precipitación hubiese ocurrido a fines de septiembre, el impacto hubiese sido otro, porque los trigos ya habrían 'envejecido', perdiendo un tiempo que no pueden recuperar y que les resentiría el rinde. Afortunadamente esto no pasó y llovió temprano, incluso estamos a tiempo aún de corregir nutrición (fertilizarlos), para elevar los rindes".

- El milimetraje fue abundante, pero recibido en 'tres cuotas' de entre 30 y 50 milímetros cada vez. Volumen de agua que además tardó casi un día en acumularse en cada una de esas tres jornadas de lluvia. Eso permitió que el agua infiltre en el suelo casi al mismo tiempo que lo tocaba, mejorando la eficiencia de captación y almacenaje de humedad, proceso fundamental durante la época de barbecho, que permite acumular humedad para hacer frente a la demanda hídrica del próximo cultivo en la rotación.

- Como veníamos de un periodo de casi tres meses sin lluvia, las reservas de humedad en el suelo eran escasas, por lo que había capacidad para absorber toda el agua que cayó. A tal punto que recorriendo los lotes no se ven terrenos bajos con grandes problemas de encharcamiento, y la sensación que se tiene es que hubiese llovido mucho menos, digamos unos 40 milímetros, cuando en realidad fue tres veces más. Esto nos da la pauta de la 'sed' que tenían los campos,

- El efecto de esta lluvia va mucho más allá de los cereales de invierno, pues significa un excelente arranque para la próxima cosecha gruesa, augurando un muy buen año sobre todo para el cultivo que más temprano se planta: 'el girasol'.

- La ganadería también se ve más que favorecida, con esto va a haber una muy buena recuperación de los verdeos de invierno para un último pastoreo, como así también está garantizado el rebrote temprano y vigoroso de las pasturas perennes, lo que a su vez también debería permitir la confección de reservas forrajeas de cara al próximo invierno. Sin mencionar la posibilidad de establecer de manera adelantada verdeos de verano.

- Quizás para el sector pecuario deberíamos mencionar dos alertas amarillas: una, el probable peligro de incendio que puede haber en la zona de montes la próxima primavera y verano, ya que si sobra el pasto porque no se puede comer por exceso de producción, serás material combustible que estará a disposición del fuego si lamentablemente llega. Dos, el síndrome de la vaca caída, que ocurre sobre todo en la categoría de vacas más viejas cuando las mismas pastorean rebrotes tiernos de forraje verde. Esto genera un desbalance de minerales a nivel muscular que hace que el animal se caiga y muera a los pocos días casi irremediablemente. La clave aquí es consultar al veterinario para trabajar en prevenir que ocurra, pues una vez que la vaca cae mueren en un altísimo porcentaje.

- Volviendo a la cuestión agrícola, de no mediar ningún problema grave en lo que queda del año, La Pampa se encamina a una de las mejores cosecha de trigo de los últimos 20 años. Ahora bien cuáles son los 'cisnes negros' que podrían complicar esta coyuntura inmejorable por la que hoy atravesamos: por un lado, una helada tardía. Es el temor más grande de todos los productores y de las autoridades, ya que si se da, es un fenómeno generalmente regional, que afecta un área muy extensa, que incluso podría abarcar perfectamente toda la provincia. Por el otro laod, una secuencia de días nublados que pueda desarrollar una 'epifitia de hongos', fundamentalmente roya amarilla en esta época, y naranja en octubre. Sin mencionar el peligro de fusarium durante floración. Y por último, el granizo. Este es quizás el menor de los problemas porque normalmente es un fenómeno muy peligroso para quien le toca, pero lo normal es que afecte muy poca superficie. Incluso es probable que no afecte toda la cosecha aún de un solo productor.

- Hay que resaltar un aspecto de mercado. Tanto el trigo como la cebada tienen cotizaciones disponibles y futuro (diciembre 21/enero 22), que podríamos definir como excelentes, con valores de entre 230 a 250 u$s/tonelada. Con esta lluvia el productor tiene la posibilidad de vender a futuro al menos un 20 % de su producción proyectada, para garantizarse este excelente valor, sobre todo si va a requerir del flujo de fondo de ese grano que coseche para pagar gastos de trilla, o algún insumo que haya financiado a cosecha. Pues lo normal es que en plena cosecha el valor del grano que está siendo recolectado tienda a bajar, al menos coyunturalmente por el aumento repentino de su oferta en un corto período de tiempo.

- En resumen hemos sido bendecidos con una lluvia mansa, abundante, oportuna y generalizada que pone al sector agropecuario pampeano en una coyuntura inmejorable para los cereales de invierno y la ganadería en el mediano plazo. Además de plantear un excelente arranque para la zafra de cosecha gruesa".