La Pampa

Kroneberger mete presión para ser "candidato del consenso"

El senador radical habla con los distintos sectores, ya está lanzado y con el calendario electoral definido aprieta el acelerador. Intenta terminar de unificar a la UCR para negociar con el PRO desde una posición fortalecida.

Después de lanzar formalmente su precandidatura a la Gobernación, y con el cronograma electoral ya definido, ahora el senador radical Daniel Kroneberger lanzó su Operativo Consenso, que consiste en cerrar filas dentro de la UCR para ser propiciado como un "candidato de la unidad" con el macrismo.

Kroneberger salió muy fortalecido de la elección legislativa del año pasado, que además le permitió una alianza con el diputado nacional Martín Maquieyra, teóricamente uno de sus rivales internos, porque el PRO a nivel nacional le insiste para que también se pruebe el traje de postulación a la Gobernación.

Dentro del radicalismo circularon otros probables candidatos para pelear por la Provincia, pero perdieron fuerzas ante algunas evidencias y circunstancias: el exsenador Juan Carlos Marino se lanzó prontamente pero no cosechó los respaldos que ansiaba, el diputado provincial Francisco Torroba nunca terminó de definir el territorio de su pelea y últimamente volcó sus energías en Santa Rosa y el diputado nacional Martín Berhongaray espera su tiempo y busca balancear los espacios que ocupan sus dirigentes de confianza.

En el radicalismo interpretan que si hay una interna en la que se enfrenten directamente los dos partidos, la UCR tiene todas las de ganar, a partir de la estructura que conserva en buena parte de la provincia, de las intendencias que sostiene y de lo que ha quedado demostrado con ejemplos concretos en los últimos años.

El gran obstáculo para un aparente "consenso" es la presión que mete la dirigencia nacional del PRO, y más puntualmente Horacio Rodríguez Larreta, que en su pelea interna con Patricia Bullrich (la batalla entre "halcones" y "palomas") está necesitado de apadrinar líderes provinciales y propiciarlos como candidatos a la Gobernación para que contengan al espacio.

Kroneberger viene hablando con los distintos espacios de Juntos por el Cambio: sus dirigentes más cercanos apuestan a que se analice como coherente, lógico y racional que sea el candidato a la Gobernación, después de haber logrado el histórico mérito de vencer al justicialismo el año pasado.

También analizan que es una elección muy diferente, con una impronta ejecutiva y provincial, y justamente por eso remarcan la obligación opositora de evitar en este caso las internas, que así como en su momento pudieron servir para potenciar la participación y el entusiasmo (en circunstancia nacional y legislativa) esta vez podrían dejar grietas para el aprovechamiento del oficialismo.

Tal como ha señalado El Diario, Kroneberger tendió puentes incluso con el sector local del PRO que reconoce que hay que evitar las internas: Carlos Javier Mac Allister está parado en esa vereda y por eso su hermana María Alejandra Mac Allister atendió la propuesta de integrar una fórmula con el senador radical. No dijo que no, incluso públicamente explicó que no cierra ninguna puerta, pero tampoco parece muy convencida de salirse del cargo de presidenta del Tribunal de Cuentas que actualmente ocupa.

Independientemente de las pertenencias a líneas internas y partidos, en la alianza opositora se interpreta que una fórmula de ese tipo, con el espaldarazo de candidaturas locales de Maquieyra en Pico y Torroba en Santa Rosa resultaría una fórmula muy competitiva por parte de Juntos por el Cambio, en un contexto en el que desde ya la elección contra el PJ pampeano no asoma sencilla, pero frente a la cual nunca antes pareció tan posible una victoria.

También te puede interesar...