La tapa de EL DIARIO de hoy

  • Farmacias de turno del día 25 de mayo de 2022

    Los turnos son desde las 8:30 A.M. de la fecha indicada hasta las 8:30 A.M. del día siguiente.

    SANTA ROSA

    ALSINA – Av. Alsina 351 - Te: 4-14546
    DAVIT - Telén y San Luis - Te: 4-18833
    FARMATOP – Av. A. Palacios 1213 – Te: 4-14141
    NORTE S.C.S. – Escalante 52 - Te: 3-86860
    VAZQUEZ – Schmidt 1501 esq. Andrada - Te: 4-17138

    GENERAL PICO

    DEL MAR II - Calle 17 N° 1277 - Tel: 320303
    FRONTINI - Calle 1 N° 936 - Tel: 421457
    MODERNA - Calle 9 esq. 112 - Tel: 422828
    N. SRA. DE LUJÁN - Av. San Martín esq. 21 - Tel: 426765

    TOAY

    SOCIAL - Av. 13 De Cab 1055 - Tel: 38-1728

El abogado de la familia paterna del niño asesinado en Santa Rosa pidió  que las detenidas Magui Espósito (madre de Lucio) y Abigal Páez (la pareja) no hablen entre ellas. El juez Néstor Ralli no accedió a ese pedido.  

La decisión del juez de Control Ralli se tomó durante la audiencia que terminó unos minutos después de las 13 horas.

"El pedido concreto fue que se impidiera la comunicación entre ellas", detalló el abogado de la familia Dupuy, José Mario Aguerrido.  "Pero el juez no accedió", remarcó.

El pedido de Aguerrido tuvo el respaldo de la fiscal Verónica Ferrero y de la asesora de menores.  Tuvo el rechazo de la defensora Silvina Blanco (que patrocina a Páez) y del defensor Pablo de Biasi  (Espósito Valenti).  

La decisión de Ralli se sostuvo en las condiciones del edificio carcelario en la que están alojadas Espósito y  Paéz, que impide adoptar otra medida restrictiva o de aislamiento, más allá de que ocupen celdas diferentes.

La audiencia comenzó a las 12.30 horas. Apuntó a las medidas de coerción (es la figura legal) de las detenidas y acusadas por el homicidio de Lucio Dupuy, el nene de 5 años.

coloflia

El juez de Control Daniel Ralli llevará adelante este lunes 13 de diciembre, a pedido de la querella de la familia paterna, a cargo de José Mario Aguerrido, una audiencia para revisar las condiciones de detención de las imputadas del crimen del niño Lucio Dupuy.

El abogado prefirió no adelantar los planteos que realizará en esa audiencia. De todos modos, estarían orientados a condiciones más rigurosas y a evitar la comunicación entre ambas imputadas.

Se conoció que Magdalena Espósito, la madre del niño, y su novia, Abigaíl Páez -detenidas con prisión preventiva hasta la fecha del juicio oral, acusadas por el crimen del 26 de noviembre último-, están en celdas separadas, pero en un pabellón en el que solo hay una tercera detenida. Según trascendió, tienen posibilidades de hablar entre ellas.

Las dos mujeres fueron trasladadas al Complejo Penitenciario Nº 1 de San Luis a las pocas horas del hecho, luego de incidentes que se generaron en una movilización por el caso en la Seccional Sexta de Policía, donde permanecieron las primeras horas de encierro luego de la detención.

La semana pasada las dos recibieron visitas, se anotaron para terminar el secundario en la cárcel y comenzaron a convivir con otra interna, la cual fue elegida por las autoridades penitenciarias para que las ayude a introducirse en el nuevo mundo que les toca.

La presa que comparte espacio con la madre de Lucio Dupuy y su pareja habría cometido el mismo delito que ellas: matar a su propio hijo.

Según el protocolo del penal, las internas que ingresan tienen siete días de aislamiento donde se les explica cómo es la vida dentro de la cárcel y se las mantiene sin contacto con el resto de la población para que no haya problemas internos.

La defensora de Abigaíl Páez, la abogada Silvina Blanco Gómez, explicó algunas de las condiciones de detención de su defendida y de Magui Espósito.

"Tienen una hora de esparcimiento para tener contacto con la luz del día. Por lo que me ha sido informado, allí también están alejadas del resto. En el espacio común permanecen con la celda abierta y luego, en los horarios que el Servicio Penitenciario dispone, las puertas se cierran y están solas", precisó Blanco Gómez.

El horario de visitas es de 9 a 13 y cuentan con el mismo régimen que el resto de las reclusas. "La mamá de Abigaíl (Érica Frydlender) pudo viajar y verla. La notó bien. Todavía no he tenido un contacto profundo con ella, solo un contacto personal cuando fui notificada por la detención de ambas", dijo la abogada.

"Pueden comunicarse con sus familias, más teniendo en cuenta que están lejos. También poseen una hora para esparcirse. Pueden estudiar, trabajar. Es decir, en principio si el Servicio Penitenciario lo permite no hay ningún problema", remarcó.