El Gallito Canta  Tapas de la edición de papel  ico_radio.png

Tapa de la Edición Impresa

Además de evaluar su estado emocional y psicológico,  determinarán si la mujer, acusada de intento de homicidio, comprende la criminalidad de sus actos.

Médicos del Poder Judicial de La Pampa realizaron el examen mental que exige el Código Procesal Penal a Yanina Coronel (31), la mujer que está detenida acusada de intento de homicidio de su pareja, Gabriel Páez Albornoz (37), a partir de colocarle veneno en un licuado de banana.

La psicóloga Virginia Carretero y el psiquiatra Camilo Muñoz se entrevistaron ayer a la mañana con Coronel para realizar la evaluación. En los próximos días tendrán el informe que será puesto a disposición del Ministerio Público Fiscal y la defensa.

Coronel está desde la semana pasada con prisión domiciliaria después de que se encontrara metomil, un insecticida, en el vaso del que tomó la víctima y en la licuadora donde la mujer preparó el licuado. Además, se halló un sobre usado de la sustancia tirado en un patio vecino. Páez Albornoz se encuentra en terapia intensiva en el Hospital Dr. Lucio Molas.

El examen que se le realizó a Coronel buscará "determinar rasgos de la personalidad y si puede indicar predisposición a la agresividad y/o actos impulsivos; si presenta trastornos psiquiátricos al momento del examen y todo dato que se considere de interés respecto al perfil de la personalidad de la examinada en relación al hecho investigado".

De acuerdo a lo que dejó trascender la defensa, se determinará si la mujer deberá iniciar un "tratamiento psiquiátrico o psicológico; si padece patología psicológica o psiquiátrica que sea advertible y sobre todo si la misma pondría en peligro a la imputada o a terceras personas".

También los profesionales deberán "informar aspectos emocionales y subjetivos de la personalidad que puedan referir a desafectivizaciones emocionales".

Páez Albornoz se había descompensado mientras estaba trabajando tras consumir un licuado de banana que había llevado desde su casa. La bebida, según les dijo el policía a sus compañeros, tenía "gusto feo" y la arrojó al piso. Un perro chupó el líquido y a los pocos minutos murió. El agente comenzó a sentirse mal rápidamente y fue llevado al Hospital Segundo Taladriz de Toay, pero fue derivado al Molas por su complejo cuadro de salud.

Tras las dudas iniciales sobre lo ocurrido, el jueves de la semana pasada los peritos judiciales confirmaron que había consumido un tóxico llamado metomil. Su pareja reconoció que fue ella la que le había preparado la bebida.

En una inspección en la vivienda que ambos compartían en Toay, se comprobó que en una batidora había restos abundantes de ese tóxico y además se halló un sobre usado de esa sustancia tirado en un patio vecino. Con esos datos, el fiscal Oscar Cazenave dispuso la detención de la mujer durante la tarde del viernes.

Coronel fue formalmente acusada de tentativa de homicidio agravado por el vínculo y por usar veneno. La jueza Florencia Maza dispuso una prisión domiciliaria por al menos 30 días.

Por testimonios de personas allegadas a la pareja, hay indicios de que Coronel era víctima de violencia de género: había intentado terminar la relación hace algunos meses y tenía la intención de denunciar a Páez, pero -siempre según esas mismas fuentes- "nadie le daba bola".

Por estos trascendidos, la Justicia pidió informes a la Unidad Funcional de Género y también al área que se ocupa de la temática en la Municipalidad de Toay. En principio, el fiscal Cazenave le dijo a El Diario que no hay denuncias formales presentadas por la acusada.