El Gallito Canta  Tapas de la edición de papel  ico_radio.png

Tapa de la Edición Impresa

Lentamente la provincia de La Pampa inicia las labores de recolección de la cosecha gruesa. En la columna de hoy vamos a delinear algunas recomendaciones respecto del almacenamiento de granos en silo bolsas, como así también haremos un breve comentario de la importancia de esta tecnología para el país, en la cual nuestra provincia aporta aproximadamente el 12 por ciento de los bolsones que se emplean cada año a lo largo y ancho del país.

La República Argentina embolsa aproximadamente el 70% de su cosecha, la cual ronda las 140/150 millones de toneladas. Sin esta tecnología sería imposible la agricultura tal cual hoy la concebimos, por la fuerte deficiencia de capacidad de almacenamiento de grano en silo fijo, la cual solo puede cubrir la mitad de nuestra actual producción. Es decir que tenemos un déficit de almacenaje de alrededor del 50/60 por ciento de la cosecha nacional, sumado a algunas carencias en cuanto a rutas e instalaciones portuarias.

El avance que hemos tenido en originación de grano ha sido impresionante. Sumado a esto, hemos experimentado un aumento en la capacidad de trabajo de la maquinaria de cosecha, que no ha sido acompañado por un progreso similar en el desempeño de las instalaciones fijas de almacenaje. Es por ello que en plena labor de trilla se genera un cuello de botella, en el cual se llegan a emplear los camiones como silos temporarios. Todo esto conlleva grandes costos por ineficiencia operativa. Así las cosas el almacenaje en el campo en los bolsones de plástico ha sido una revolución, la cual permitió el avance del negocio agrícola en la Argentina.

Yendo a aspectos técnicos, vamos a introducir y definir el concepto de postcosecha. Esta es una actividad que inicia una vez que el grano ha sido cosechado del campo, y continúa con el acondicionamiento y el almacenamiento del mismo hasta su destino final como alimento o uso industrial. El almacenamiento puede ser en:

1. Atmósfera normal: el aire que rodea a los granos tiene la misma composición de gases que el aire atmosférico (el aire que nosotros respiramos).

2. Atmósfera modificada: a través de las condiciones de hermeticidad a las que se someten los granos, se modifica la composición de gases del aire que rodea los mismos con un aumento considerable de la concentración de dióxido de carbono y una reducción de la concentración de oxígeno.

cuadro01cuadro02

El almacenaje en bolsones de plástico es un sistema de atmósfera modificada, donde la ausencia casi total de oxígeno disminuye el deterioro de los granos y mejora notablemente la conservación de estos, tanto es así que no es necesario el empleo de insecticidas para controlar insectos durante el tiempo de conservación.

El riesgo de desarrollo de micotoxinas es muy bajo si se mantiene la hermeticidad (la integridad física del bolsón). El incremento de la concentración de dióxido de carbono al 35% permite un control de insectos, si se expone a los mismos a esta atmósfera durante un mínimo de 14 días, a la vez que se obtiene un retraso muy considerable en el crecimiento de hongos, lo cual prolonga el período de latencia si se lo compara con una atmósfera normal. En el caso de los hongos, el tiempo de almacenaje con bajo riesgo está fuertemente influenciado por la actividad acuosa de la masa granaria, es decir la humedad con la que se almacenó (cuadro 1).

Los mecanismos de deterioro del grano almacenado en silo bolsa aumentan conforme se incrementa la humedad del grano o la temperatura del ambiente. Para evitar deterioro de la mercadería embolsada lo ideal es cosechar el grano con una humedad de 12 por ciento o menos, siempre que se pueda, con lo cual la duración del grano en un silo bolsa intacto (sin roturas) puede ser de hasta dos años (ver cuadros 1 y 2).

Eso no significa que no se pueda meter el grano en el bolsón con más humedad de la antes mencionada, pero debemos ser conscientes del riesgo que corremos, los cuales se incrementan durante la primavera y el verano, por el aumento de la temperatura ambiente.

En resumen, el silo bolsa es una tecnología segura, de bajo costo y fácil aplicación, con baja barrera de entradas y salidas del sistema, que permite obtener una solución logística rápida y eficiente para el almacenaje de granos, a la vez que mejora los costos de comercialización, sin mencionar otras externalidades a las que nos vamos a referir en otras publicaciones, como por ejemplo facilitar la segregación de productos especiales o con denominación de origen.