Entre Pocillos

Entre Pocillos: la primavera viene malherida

El popularísimo vecino santarroseño, dialogando en la dominical mañana de ayer con su mozo predilecto, en el restobar de la Pellegrini, por donde pasa siempre para cultivarse, nutrir el estómago y el intelecto, y desgranar temas de conversación que pueden ser profundamente profundos o banalmente banales.

Beto Desuque: - Buenas, buenas, buenas, bueeeenassss… ¿qué tal, qué tal, qué tal? ¿Cómo anda la barra por acá? ¡Salú a quienes creen que la Primavera es la mejor de las estaciones y que les garúe finito!

Mesero: - Hoooola, Betito querido… ¡qué modo de entrar! Con todo, cuánta alegría, cuánto despliegue, cuánto buen humor.

Beto Desuque: - Está en mi naturaleza, Fabio. Mi estado de ánimo es una eterna Primavera, ¿qué querés que te diga?

Mesero: - Buá. Tampoco te me hagás tan el "Floripondio", querido…

Beto Desuque: - Ponele. Aparte, como dice la canción, la Primavera viene malherida.

Mesero: - ¿Qué canción dice eso?

Beto Desuque: - "La Primavera viene malherida / y hay que salvar su vida". No tenés cultura musical, hermano. Es medio ochentoso. Tengo en la memoria alguna versión del grupo "Melipal", pero creo que el tema es de Enrique Llopis y alguien más.

Mesero: - Vos siempre sacando esas cosas de los rincones del archivo…

Beto Desuque: - Ponele. Bueno… si publican esta charla en El Diario, como hacen todos los lunes, va a haber algún lector o alguna lectora que me corrija o aporte algo…

Mesero: - ¡Qué jugador sos, Betito! ¿Pero por qué decís que viene malherida la Primavera?

Beto Desuque: - Uf… tengo múltiples argumentos… ponele, en primer término, que la muerte de Carlitos Balá -que a mi ni fú ni fá- le pega mal a unas cuantas personas… 

Mesero: - Uy, sí… era un personaje querido, me parece.

Beto Desuque: - Ponele. A mí nunca me copó tanto, qué se yo… pero la popularidad es innegable, cruzó varias generaciones… también en su momento le dio alguna manito a la dictadura, en fin…

Mesero: - Bueno, no te vas a poner tan puntilloso, che…

Beto Desuque: - Ponele que no. Pero además del chupetómetro, el gestito de idea y el gusto de la sal hacía algunas peliculitas que a la milicada de la época le venían bien.

Mesero: - No tenés paz con nadie, Beto.

Beto Desuque: - Ponele. Y esta semana también nos dejó Don Garay, ese sí que fue un héroe…

Mesero: - Uy, sí… el puestero que primero pegó el grito por el Atuel.

Beto Desuque: - Tal cual. El que le escribió la carta a Perón. Ahora todos lo recuerdan y lo tratan como a un ídolo, ¿viste? Lástima que durante tantos años, décadas, no le dieron ni bolilla.

Mesero: - Y bué…

Beto Desuque: - La historia de la patria, en fin… pero te aclaro: hay más razones para una primavera malherida…

Mesero: - A ver, decime…

Beto Desuque: - Y… yo no puedo salir de mi asombro de lo que pasó en el Jockey, en medio de todos estos discursos de odio, negacionismo. ¡Qué de fachos que salen de abajo de las piedras!

Mesero: - Ah, el tipo ese que apareció con la remera… Un pavo.

Beto Desuque: - Se fue con esa remera que decía "No fueron 30 mil ni fueron inocentes". Pero encima lo hizo en una "noche ricotera". O sea: mínimo, no entendés nada… Pero al margen del tipo, porque como vos decís puede ser un estúpido solo, por su cuenta… pero me llamó la atención que así como hubo repudios y rechazos también aparecieron en las redes algunas defensas fanáticas.

Mesero: - Sí. Es un momento un poco así de raro.

Beto Desuque: - Más que raro, un momento doloroso. Una porquería, te diría. No está nada bueno que pasen estas cosas y no sabemos cómo puede terminar semejante clima.

Mesero: - Esperemos que haya paz.

Beto Desuque: - Si en vez de paz se arma la guerra me parece que va a ser por el álbum y las figuritas…

Mesero: - Je, ¡ése es un tema, Betito!

Beto Desuque: - El gobierno consideró que sí. Los juntó a los kiosqueros con Panini para ver si pueden habilitar las figus… y le abrieron las puertas a las cargadas…

Mesero: - Capaz que los cargan a los funcionarios, pero… ¡qué furor con ese álbum, che!

Beto Desuque: - ¡Fuá! Que fiebre consumista, hermano. Esto nunca pasó.

Mesero: - ¿Y vos tenés figus?

Beto Desuque: - No digas nada… pero un puntero macrista me consiguió algunas por abajo de la mesa…

Mesero: - ¿Me estás hablando en serio?

Beto Desuque: - Y sí. Hay un mercado negro de las figus. Torroba salió a pegarle al gobierno porque dice que darle prioridad al asunto es un "papelón atómico", pero bien que algunos de sus socios políticos aprovechan la volada para hacerse un pequeño negocio…

Mesero: - Buá. ¿Es una denuncia?

Beto Desuque: - Jajaja, no creo. Es un comentario, nomás.

Mesero: - Igual yo creo que Torroba tiene razón, ¿eh? El gobierno que se ocupe de los temas "polenta" y deje de preocuparse por esas pavadas, che… 

Beto Desuque: - Sí, claro, Torroba se pone a hablar del gobierno nacional y de Panini para no tener que dedicarse a su figurita preferida…

Mesero: - ¿Cuál es su figurita preferida?

Beto Desuque: - Ponele que Ricardo Consiglio. Je.

Mesero: - ¿Qué pasó con el "Yiyi"?

Beto Desuque: - Nada especial. Que lo metieron en el directorio de la Fiduciaria que armó el gobierno provincial. Garpa a veces ser amigo de Pancho, como Hugo Pérez en Pampetrol. Pero bueno… más allá de eso, la que saltó enojada es otra vez Sandra Fonseca.

Mesero: - Uy, le pasa seguido…

Beto Desuque: - Y sí. El tiernismo no tiene muchos cargos públicos a mano y extrañan eso. Toda la vida han vivido de los cargos, y ahora que los apartaron como tarro de veneno lo están sufriendo.

Mesero: - Se les terminó el "veranito" del que gozaron en su momento…

Beto Desuque: - Ponele. Pero viste cómo son las estaciones, que van y vienen, periódicamente… el tiernismo también ha tenido su primavera malherida. Y bué: patalean.

También te puede interesar...