La Pampa

Santa Rosa en el centro: se posiciona una alianza frente a La Cámpora

El marinismo, el Nuevo Espacio de Participación, Compromiso Peronista y el Movimiento Evita confluyen en un sector que pretende acceder a espacios de poder. La gestión local tiene reconocimiento interno en el PJ, pero también suenan cuestionamientos y se reclama apertura.

Un espacio integrado por distintos espacios que tienen en común su enfrentamiento con La Cámpora decidió posicionarse en conjunto frente a la pelea que se viene por los cargos electorales. Distintos sectores internos del PJ santarroseño marcan diferencias con el gobierno municipal y construyen vínculos con la idea de ser tenidos en cuenta a la hora de la repartija de espacios de poder.

Si bien la movida no es nueva en los últimos días se gestaron encuentros y fotos que significan un paso en esa escalada donde la capital provincial aparece en el centro de la escena porque en general el peronismo sabe que de ella depende una victoria en las elecciones provinciales del año que viene.

Solo el tiempo dirá si "la sangre llega al río" y se arma una interna. Por ahora parece complejo y lejano. Pero en todo caso lo que hay es una especie de "piquete" para que La Cámpora abra sus puertas a una discusión con sectores a los que en ocasiones directamente ningunea.

El marinismo activa

El marinismo es el espacio que más se viene moviendo mirando de reojo la gestión de Luciano di Nápoli, con quien hay enfrentamientos históricos y dichos recientes del exgobernador, quejoso porque -dijo- cada vez que quiso hablar con el jefe comunal ni siquiera lo atendió. 

El diputado provincial Espartaco Marín y la diputada nacional Varinia Marín son referencias de algunos encuentros y conversaciones sugestivas, mientras en algunos barrios de la ciudad se tiró para que suene el nombre del vicegobernador Mariano Fernández como hipotético pretendiente de la Intendencia.

Aunque en general la administración local tiene banca del peronismo en general -sin que falten algunas protestas por las formas y metodologías que están en el ADN camporista- otros espacios se han nucleado para reforzar ese posicionamiento aun cuando el resultado final de todo este proceso pueda ser incluso la reelección de "Copete".

Una de las más visibles es Liliana Robledo, secretaria de la Mujer, integrante del Nuevo Espacio de Participación (NEP) y alguna vez presidenta del Concejo en la capital provincial. Las especulaciones que se hacen en estos sectores que actualmente no integran el frente que gobierna Santa Rosa también ponen en el centro de la escena la postulación a la viceintendencia, actualmente en manos de Paula Grotto

Una misma característica representa para Grotto su fortaleza y su debilidad: no pertenece a ninguno de esos sectores y entonces queda "suelta", pero a la vez tampoco tiene resistencia de nadie en especial. Si el oficialismo local quisiera "naturalizar" su reelección, es probable que elija repetir la fórmula ganadora como prueba y constancia de que el segundo mandato se cae de maduro.

"Tapera", como en 2019

Desde ya que uno de los más movilizados en la coalición en formación versus La Cámpora es el diputado Leonardo "Tapera" Avendaño, que ya en 2019 se convirtió en un obstáculo para la llegada de di Nápoli al gobierno: ahora "Tapera" tiene menos banca que entonces, ya que representa al Movimiento Evita y quedó alejado del Frente Peronista Barrial, que le reprocha su lejanía con las bases y de alguna manera armó rancho aparte con el otro "Tapera", Néstor Fabián Avendaño, que tiene representación a partir del triunfo electoral en el barrio Santa María de La Pampa.

El otro espacio que supo formar parte de un mismo núcleo es ahora Kausa Popular, que con Mariela López como referencia también pretende incidir en el reparto. Kausa Popular no forma parte de esta alianza interna que se está gestando, y de hecho en las últimas horas advirtió que ninguno de esos espacios formuló alguna crítica cuando tuvo la posibilidad en el cara a cara del encuentro del Consejo Local de Unidades Básicas.

Compromiso Peronista no falta en esa mesa. El sector que alguna vez lideró el exintendente y exgobernador Oscar Mario Jorge viene renovando sus movimientos. El subsecretario de Cooperativas Fabián Bruna ha sido el más activo en ciertos planteos y demandas: se enojó en las redes sociales, hace algunas semanas, cuando di Nápoli pareció jactarse de que el año pasado él ganó en Santa Rosa aun cuando el peronismo perdió en la provincia. "Creí que la victoria era de todos", posteó descontento porque el intendente aprovechó ese dato para postular a María Luz "Luchy" Alonso como vice.

El sindicalista del Comercio Rodrigo Genoni, quien en su momento también era referencia central de Compromiso Peronista -un espacio que perdió visibilidad y se desintegró, pero que busca rearmarse- no desmiente entre sus dirigentes cercanos que trame alguna postulación en la capital.

Antecedentes, pactos y mediano plazo

Las legislativas del año pasado instalaron en el oficialismo el fantasma de una posible derrota: el fin del "invicto" desde el regreso de la democracia activó algunas certezas, pero eso no implica que cada espacio no dispare sus ambiciones. En muchos casos hay negociaciones cruzadas, que mezclan en una misma mesa de conversaciones el escenario nacional y el local. Y además esa coyuntura aparece atada a las líneas que bajen desde el nivel nacional.

Una de las curiosidades de toda esa movida es que el espacio que menos interesado luce en enfrentar a di Nápoli (aunque las apariencias pueden engañar) es el vernismo: la Plural viene gestando con La Cámpora importantes pactos de convivencia. Jorge Lezcano, que con el padrinazgo del propio Carlos Verna enfrentó a di Nápoli en la interna de 2019 ya dijo que no piensa en una candidatura de ningún tipo (ya perdió varias veces en internas la chance de la intendencia de Santa Rosa).

Marcelo Pedehontaá, que se proyecta con la idea de ser jefe comunal, es probable que haya postergado esas ambiciones para sostener la unidad del peronismo, y en todo caso estaría evaluando proponerse como diputado provincial.

Di Nápoli y los suyos tienen dos cosas claras: 1) Santa Rosa es la niña mimada del peronismo, porque de ella depende en gran parte la victoria electoral del año que viene, ante las pocas garantías victoriosas que ofrecen por ejemplo General Pico o General Acha. Eso fortalece al espacio y es razón para que la mentada unidad se haga concreta en la capital; 2) el armado del año 2019, confrontando contra el vernismo y en alianza con sectores de centroizquierda, es irrepetible en las actuales condiciones, y es probable que La Cámpora tenga que pensar en abrir sus puertas a sectores más tradicionales del PJ.

Todo eso porque -nadie lo menciona públicamente pero aparece en cualquier conversación que llegue al fondo- la dirigencia política también mira el mediano plazo. Aunque ahora parezca que falta un siglo, si Sergio Ziliotto es reelecto el peronismo volverá a poner en discusión quién tiene plafón para ser su sucesor. Y hay quienes ya se están probando, de a poco, ese traje.

También te puede interesar...