Ciencia

Misión DART a fondo: la NASA y la ESA están listas para impactar contra un asteroide

DART es la primera prueba de defensa planetaria que evitará los posibles impactos de asteroides contra la Tierra. La NASA y la ESA quieren comprobar en qué medida afecta el golpe a la trayectoria del cuerpo celeste rocoso.

La misión DART (Double Asteroid Redirection Test, por sus siglas en inglés) es la primera prueba de defensa planetaria que evitará los posibles impactos de asteroides contra la Tierra, además, tiene la intención de evitar consecuencias catastróficas de un evento de esta magnitud.

DART se lanzó al espacio el año pasado y cada vez está más cerca de alcanzar su objetivo. La Agencia Espacial Europea (ESA) estima que colisione el próximo 27 de septiembre contra Dimorphos (una 'luna menor' de 160 metros de diámetro de un asteroide llamado Didymos) con el fin de modificar su órbita.

La colisión, que supone la primera prueba de defensa planetaria de la historia, se verá respaldada por una nave espacial de la ESA llamada 'Hera', aunque actualmente sigue en construcción.

Hera enviará datos sobre la masa y composición del asteroide, asimismo, medirá el cráter que DART ocasione para convertir a este experimento en un método de defensa planetaria de 'impacto cinético' controlado y repetible.

Por otro lado, se trata de la primera misión de defensa planetaria diseñada por John Hopkins APL y la NASA.

"Viviremos un momento histórico"

La Agencia Espacial Europea ha organizado una conferencia de prensa online para contar los últimos detalles de DART. 

El impacto está previsto el 26 de septiembre y el objetivo consiste en comprobar en qué medida afecta el impacto a la trayectoria del asteroide.

Simone Pirrotta (responsable de proyecto de LICIACube) ha señalado que el desafío radica "en el hecho de que DART se aproximará a Dimorphos a una velocidad muy alta para desviarlo a más de 24.000 kilómetros por hora". LICIACube obtendrá la mayor información posible tras el impacto y será clave para el análisis geológico y morfológico del asteroide.

Nancy Chabot (responsable de coordinación de la misión) también ha querido aclarar que "la nave no podrá distinguir un asteroide hasta última hora y tendrá que hacerlo de manera autónoma" gracias a las imágenes que proporcione LICIACube.

DART y LICIACube analizarán por primera vez las propiedades físicas de un asteroide cercano a la Tierra, aunque es importante destacar que no está en riesgo de colisión con nuestro planeta. 

Asimismo, la misión DART probará la capacidad de desviar posibles amenazas en un futuro, investigará la naturaleza de los asteroides y obtendrá datos sobre su formación y evolución.

¿Qué pasará después del 26 de septiembre?

Tras la colisión vendrá la nave espacial Hera de la ESA, que volará a Didymos para realizar un estudio detallado de las secuelas del impacto, recopilando información del cráter de DART y la masa de Dimorphos junto a su composición y estructura interna.

Los datos adicionales de Hera ayudarán a convertir el experimento de DART en una técnica repetible que algún día podría ser de utilidad.

Karim Mellab (gerente de pruebas, integración y ensamblaje de Hera) afirma que "el equipo de Hera se encuentra en medio de nuestra revisión crítica de diseño. Al mismo tiempo, están trabajando con un cronograma tan comprimido, con el lanzamiento previsto para octubre de 2024, que ya están avanzando en la construcción e integración".

El objetivo principal es confirmar la preparación del diseño, sus instrumentos e interfaces, como su lanzador, la infraestructura terrestre y los dos "CubeSats" en miniatura que Hera desplegará al llegar a Didymos.

Respecto a los mencionados CubeSats, 'Milani CubeSat' llevará a cabo mediciones espectrales del polvo de asteroides, mientras que "Juventas CubeSat" realizará la primera sonda de radar de un cuerpo celeste rocoso.

Karim Mellab concluye que "el equipo de Hera observará de cerca cómo DART se acerca a Dimorphos. Su impacto es un momento que hemos estado esperando durante muchos años".

También te puede interesar...