Ciencia

Nuevo virus Langya hallado en China: lo que los científicos saben hasta ahora

Es un henipavirus que puede causar síntomas respiratorios y está relacionado con los virus Nipah y Hendra. Científicos confirmaron que hasta ahora no se propaga entre las personas.

Otra amenaza viral se cierne en China nuevamente. A casi tres años de la aparición del coronavirus SARS-CoV-2, el mismo país encendió las alertas esta semana luego de la identificación de decenas de contagios de un nuevo patógeno.

Se trata del henipavirus Langya, conocido como "Langya" o "LayV", que si bien no parece ser tan mortal ni propagarse tan rápidamente como el COVID-19, ya se ha detectado en 35 personas, según datos de los CDC (Centros de Control de Enfermedades) de Taiwán. De las 35 personas identificadas con el virus, 9 fueron asintomáticas y el resto tuvo síntomas leves. Según los informes preliminares, hasta el momento no hay evidencia de transmisión de persona a persona.

El nuevo henipavirus Langya (LayV) se detectó por primera vez en las provincias nororientales de Shandong y Henan a finales de 2018, pero los científicos no lo identificaron formalmente hasta la semana pasada. El virus probablemente se transmitió de animales a humanos, dijeron los científicos, y la autoridad de salud de Taiwán ahora está monitoreando la propagación.

Los hallazgos de la investigación sugirieron que las musarañas pueden ser un reservorio natural del patógeno. "No hubo contacto cercano o historial de exposición común entre los pacientes, lo que sugiere que la infección en la población humana puede ser esporádica", según el informe. Pero también advirtió que el tamaño de su muestra "era demasiado pequeño para determinar el estado de la transmisión de persona a persona para LayV".

Los pacientes eran en su mayoría granjeros y los casos se encontraron con la ayuda de un sistema de detección para personas con fiebre aguda y antecedentes de exposición a animales. "Se necesita más investigación para comprender mejor las enfermedades asociadas con el virus", según los investigadores de China, Singapur y Australia que participaron en el artículo. Hasta ahora, los casos de henipavirus de Langya no han sido fatales ni muy graves, afirmó Linfa Wang, de la Escuela de Medicina Duke-NUS en Singapur y autor del estudio.

Las zoonosis son enfermedades animales que se transmiten a los humanos y comprenden un gran porcentaje de enfermedades nuevas y existentes en las personas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Algunos se pueden prevenir mediante la vacunación, mientras que otros mutan en cepas exclusivas para humanos o causan brotes recurrentes.

¿Qué se sabe del virus Langya?

El virus, llamado Langya henipavirus (LayV), puede causar síntomas respiratorios como fiebre, tos y fatiga, y está estrechamente relacionado con otros dos henipavirus que se sabe que infectan a las personas: el virus Hendra y el virus Nipah. Estos también causan infecciones respiratorias y pueden ser fatales. Los investigadores creen que LayV es transportado por musarañas, que podrían haber infectado a las personas directamente o a través de un animal intermediario. El virus se describió en el New England Journal of Medicine el 4 de agosto.

Los investigadores dicen que LayV ha infectado solo a 35 personas desde 2018, y ninguno de los casos parece estar relacionado. "No hay una necesidad particular de preocuparse por esto, pero la vigilancia continua es fundamental", indicó Edward Holmes, virólogo evolutivo de la Universidad de Sydney en Australia. Es importante realizar pruebas periódicas a personas y animales en busca de virus emergentes para comprender el riesgo de enfermedades zoonóticas, aquellas que pueden transmitirse de otros animales a los humanos, dice.

Los grandes brotes de enfermedades infecciosas generalmente surgen después de muchos comienzos en falso. Si estamos buscando activamente esas chispas, entonces estamos en una posición mucho mejor para detenernos o encontrar algo temprano", agregó Emily Gurley, epidemióloga de enfermedades infecciosas de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Maryland.

El genoma de LayV muestra que el virus está más estrechamente relacionado con el henipavirus Mojiang, que se aisló por primera vez en ratas en una mina abandonada en la provincia de Yunnan, en el sur de China, en 2012. Los henipavirus pertenecen a la familia de virus Paramyxoviridae , que incluye sarampión, paperas y muchos virus respiratorios que infectan a las personas. Se han descubierto varios otros henipavirus en murciélagos, ratas y musarañas, desde Australia hasta Corea del Sur y China, pero solo se sabe que Hendra, Nipah y ahora LayV infectan a las personas.

Los investigadores no encontraron pruebas sólidas de la propagación de LayV entre las personas: no hubo grupos de casos en la misma familia, en un período de tiempo corto o en una proximidad geográfica cercana. "De los 35 casos, ni uno solo está relacionado", indicó Wang. Gurley agregó que esta es una buena noticia, pero el estudio realizó un rastreo retrospectivo de contactos en solo 15 miembros de la familia de 9 personas infectadas, lo que dificulta determinar cómo estuvieron expuestas exactamente las personas. Aun así, señala que no vio nada en los datos que "causara alarma desde una perspectiva de amenaza de pandemia".

Origen animal

Para determinar el posible origen animal del virus, los investigadores analizaron cabras, perros, cerdos y ganado que vivían en las aldeas de los pacientes infectados en busca de anticuerpos contra LayV, y tomaron muestras de tejido y orina de 25 especies de pequeños animales salvajes para buscar la presencia de ARN LayV. Encontraron anticuerpos LayV en un puñado de cabras y perros, e identificaron el ARN viral de LayV en el 27% de las 262 musarañas muestreadas. Esto sugirió que las musarañas son un reservorio del virus, que transmiten LayV entre ellas, "y de alguna manera infectan a las personas aquí y allá por casualidad", dice Gurley.

Pero no está claro cómo se infectaron las personas en primer lugar, ya sea directamente de las musarañas o de un animal intermedio, dice Gurley. Aún queda mucho por investigar para determinar cómo se propaga el virus en las musarañas y cómo se infectan las personas, dice. Holmes dice que existe una necesidad urgente de un sistema de vigilancia global para detectar los contagios de virus y comunicar rápidamente esos resultados para evitar más pandemias, como la provocada por COVID-19. "Este tipo de eventos secundarios zoonóticos ocurren todo el tiempo", dice. "El mundo necesita despertar".

También te puede interesar...