Tapa de la Edición Impresa

  • Farmacias de turno del día 18 de Octubre de 2021

    SANTA ROSA
    BUTALÓ - Unanue 366/372 - Tel. 410555
    INTEGRAL - Juan Schmidt 1058 - Tel. 410809
    PAMPA S.R.L. - España 490 - Tel./Fax 430862/411000 - Cel. 2954-592296
    POLYFARMA NORTE - 1º de Mayo y R.B. Díaz - Tel. 417400
    QUINTANA - Gral. Pico 258 - Tel. 413757
    GENERAL PICO
    CENTENARIO - Calle 24 Nº 1504 - Tel. 426998
    MARÍA AUXILIADORA - Calle 1 e/106 y 108 - Tel. 430150
    PAMPA - Calle 10 Nº 436 - Tel. 425583
    SANCHEZ - Calle 20 Nº 843 - Tel. 331787/323443
    GENERAL ACHA
    ESCALA - España 1263 - Tel. 436923
    EDUARDO CASTEX
    COMETTO - Av. Del Trabajo 986 .- Tel. 442314

La convocatoria partió de la Iglesia católica y los evangélicos. Piden que los legisladores rechacen el proyecto que impulsa el Poder Ejecutivo.

Este sábado se movilizó en todo el país el lado “celeste” del debate por el aborto, los sectores contrarios a su legalización. En la ciudad de Buenos Aires, la convocatoria era a las 15 frente al Congreso Nacional, donde la semana próxima comenzará el tratamiento del proyecto en la Cámara de Diputados. Pero también hubo marchas en 250 ciudades del interior, según informaron los organizadores. En Córdoba, Rosario y Mendoza se dieron algunas de las más masivas.

Para las 14.30, ya se escuchaban los bombos y empezaban a llegar los primeros pañuelos celestes. A las 15.40 parecería que habían llegado todos los que realmente querían estar. Lo indudable es que esta marcha se da con la pandemia del coronavirus activa, y los organizadores argumentaron que el debate por el aborto es “inoportuno” porque “reúne marchas masivas del lado verde y celeste en medio de la emergencia epidemiológica”.

Natalia Bianchini (50) es ama de casa. Llegó desde Quilmes con su marido y una amiga. “Vine porque estoy a favor de la vida. Todavía vale. Vine a todas las marchas celestes y también a esta, aunque esté en pandemia. Mantengo la distancia pero estoy. También voy a todas las marchas contra el Gobierno”, dice.

María Mercedes Alvarez es de Burzaco y tiene 53 años. Cuidadora de personas mayores, dudo mucho en venir, por miedo a contagiarse y contagiar en su trabajo. “Estoy totalmente alejada de la gente acá. Voy a tener los recaudos que tenga que tener para no contagiar a quienes cuido. El tema es que esto del aborto hay que frenarlo y creo que el Congreso va a rechazar la muerte”, dice.

Mayra Vargas (26) y Franco Scigliano (24) son una pareja de novios que vinieron desde Quilmes. Están casi solos a su alrededor. “Nos cuidamos de la pandemia pero tenemos que cuidarnos del aborto también”, dice ella. Para él, “la ley no se va a aprobar”. Justo atrás de ellos, dos hombres sostienen una pancarta que parece una advertencia: “El aborto no se debate, el aborto se combate”.

Oscar Zoia (58) es empleado industrial y vino con la congregación de la Iglesia Bautista del Centro. “La pandemia mató la convocatoria, además de la lluvia, que paró antes de las 15 pero desanimó a los que vienen desde otros barrios más alejados”. Oscar tiene un gran parecido físico con el ex presidente Mauricio Macri: mismos ojos, mismo pelo y facciones muy similares. Se hace notar. Alto y flaco, tiene una larga bandera argentina a modo de capa y no deja en paz el cuadrado celeste que repartieron los organizadores para formar un damero blanco y celeste con el hashtag #lamayoriaceleste. Él lo sube y baja constantemente mientras él mismo asciende y desciende del farol frente al Congreso. Está llamando la atención de uno de los drones que levantaron los organizadores.

Una manifestante famosa es la conductora Viviana Canosa, quien también había tenido una participación activa en contra de la legalización durante el debate de 2018. “Estoy tomando todos los recaudos y me pareció muy bien venir a la marcha después del papelón que hizo el gobierno con el velorio de Maradona. Pero no quiero entrar en polémica. No quiero me me corran por ahí”, dijo a Clarín. Javier Milei y Oscar Gómez Centurión eran otros de los conocidos que se vieron en la movilización.

La marcha se marcó por “pequeñas multitudes”. La distancia social era imposible de cumplir frente al Congreso. La multitud ahí estaba amuchada. Cruzando, en el comienzo de la plaza, había otra multitud: la de los grupitos que sí estaban muy juntos, pero separados entre sí. Después, estaban quienes llegaron de a dos o solos. Ahí la distancia era de 1,5 metros. El total de la gente completaba apenas el comienzo de la calle Solís y la misma intersección del otro lado de la plaza de los Dos Congresos.

La convocatoria partió de la Unidad Provida y el Consejo Directivo de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA) en rechazo, aseguraron, “al creciente interés del Gobierno en legalizar el aborto”. Esta entidad nuclea al 80% de las iglesias evangélicas del país.

La Iglesia católica también convocó a sus fieles y a “todos los hombres y mujeres de buena voluntad”, a participar de la manifestaciones de este sábado. “Como pastores los alentamos fervientemente a participar de dichas expresiones públicas en favor del derecho humano a la vida de toda persona garantizado en la misma Constitución Nacional”, señaló la comisión para la Vida, los Laicos y la Familia de la Conferencia Episcopal en un comunicado.

“Sacar una ley en contra de la mayoría de la sociedad no parece sensato y legítimo. Una gran mayoría de los argentinos va a manifestarse en defensa de la vida. La mayoría es celeste y eso es cada vez más evidente. La gente ve inoportuno que busca ser tratado de manera apresurada, incluso muchos diputados y senadores ya lo han manifestado. Es un proyecto que ya fue rechazado hace dos años por un Congreso similar al actual”, dijo Osvaldo Carnival, vocero de ACIERA.

Lo mismo señaló la ex diputada Cynthia Hotton: “Es importante esta marcha a pesar de la pandemia porque el Congreso no debe obviar a la mayoría. Hace dos años hicimos historia los celestes cuando le dijeron 'no' al aborto. Estas marchas de hoy, que son más de 500 en el país, también van a hacer historia”.

Poco antes de las 18, los manifestantes elevaron cuadrados celestes que habían llevado los organizadores --sobraron varios, porque por el clima la convocatoria no fue la esperada-- para simbolizar su reclamo y luego entonaron el Himno Argentino, antes de empezar a dispersarse.

Las marchas en el Interior

Al igual que había ocurrido el 8A, cuando sectores celestes también convocaron para celebrar los dos años de que no se aprobara en el Senado el proyecto de legalización del aborto, Córdoba fue una de las ciudades del Interior donde se dio la mayor convocatoria este sábado.

Allí, los manifestantes se reunieron a las 16 y marcharon desde distintos puntos al Paseo del Buen Pastor, epicentro de la marcha. De la concentración participó el obispo Carlos Ñáñez.

En Rosario, el epicentro fue el Monumento a la Bandera. Si bien llovió durante toda la mañana, hacia la tarde el tiempo mejoró y caravanas de automóviles desfilaron por la zona, mientras los manifestantes se reunían frente a la Avenida Belgrano con pancartas, carteles, globos y pañuelos celestes.

“Argentina de pie por la vida”, rezaba sobre un fondo blanco en letras rojas uno de los estandartes más grandes que se colocaron a partir de las 17 en la costanera central de la ciudad. Al menos dos columnas importantes llegaron hasta allí en procesión para expresar su rechazo hacia el proyecto. Al frente de una de ellas se lo pudo ver al diputado y vicepresidente del PRO, Federico Angelini.

Familias con sus hijos pequeños, curas, monjas y pastores evangélicos se contaban entre los que concurrieron a la marcha a favor de la vida en la ciudad de Mendoza, que tuvo su punto de encuentro en el parque General San Martín. También hubo representantes de los municipios del sur mendocino, como religiosos de Malargüe, entre los sectores más conservadores y férreos opositores al aborto que tiene la provincia cuyana.

En los carteles que se veían en la caravana, había escarpines, imágenes de fetos y bebés, y leyendas que proclamaban el "derecho del niño por nacer".

En Posadas, cientos de vehículos y cerca de un millar de personas se sumaron a la marcha contra la ley de aborto. Los manifestantes, que contaron con el apoyo de la Subsecretaría de Culto de Misiones, iglesias evangélicas y el Obispado de Posadas, partieron desde la avenida Costanera para luego pasar por los hospitales Materno Neonatal y el Pediátrico haciendo sonar las bocinas.

La caravana finalmente confluyó en la intersección de la avenida Mitre y calle Buenos Aires, donde existe una plazoleta que evoca al “niño por nacer”. A diferencia de las marchas realizadas en 2018, en esta oportunidad se notó una mayor concurrencia de personas vinculadas a diversas creencias religiosas. La caravana fue coordinada por la Mesa Provincial Sí a la Vida.