El popularísimo vecino santarroseño Beto Desuque, sarcástico y mordaz, en la charla dominical con su mozo predilecto en el restobar de la calle Pellegrini, hablando de profundidades y de asuntos cotidianos, como la acusación a una jueza santarroseña por inasistencia.

Beto Desuque: - Buenas, buenas, bueeenaasss… ¿Qué tal, qué tal, qué tal? ¿Cómo anda la cosa por acá? ¡Salú a la barra!

Mesero: - Hoooola, Betito de América. ¿Cómo te trata la actual actualidad?

Beto Desuque: - Ahí voy, más o menos como todo el mundo, entre la provisoriedad permanente, el julepe que causa la pandemia, en fin…

Mesero: - Y siguiendo la Copa Libertadores, imagino…

Beto Desuque: - Más bien. "Vamo' vamo' lo' pibe"…

Mesero: - Andan bien los chicos de Boca, eh.

Beto Desuque: - Ponele. Y cada vez más chicos. El otro día contra el Santos le metimos juventud por todos lados, inferiores en todas las líneas…

Mesero: - ¿Durará?

Beto Desuque: - Dios sabrá.

Mesero: - Apa. De golpe te me viniste con Dios.

Beto Desuque: - Je. Sabía que te iba a llamar la atención. Pero ponele que lo hice a propósito.

Mesero: - ¿Y para qué, con qué objetivo?

Beto Desuque: - Para seguir hablando de la pandemia, querido…

Mesero: - Ah, ¿vos decís que el coronavirus es un castigo divino?

Beto Desuque: - Je. Ponele. Y las vacunas son obra del demonio comunista que nos inocula Putin, dale.

Mesero: - Jajaja. ¿Pero cómo viene la mano con Dios, a ver?

Beto Desuque: - Una cosa es cómo viene la mano con Dios. Otra cosa es la mano de Dios. Pero el tema es que las celebraciones religiosas son ahora el nuevo "top" de los contagios.

Mesero: - ¿Me decís en serio?

Beto Desuque: - ¡Y sí! Yo no sé si son las misas "clande", como las fiestas, o qué… pero el asunto es que en muchos pueblos del interior los casos están creciendo por eso.

Mesero: - ¿Comprobado?

Beto Desuque: - Posta-posta. Ya lo dijeron las intendentas de Castex, en el norte, y de Arauz, en el sur. Identificaron dónde surgieron los contactos.

Mesero: - O sea que el tema, más que la presencialidad en las aulas, debería ser la presencialidad en las parroquias.

Beto Desuque: - Ponele. Parroquias, templos o como se llame, según la religión de la que se trate. Vos reíte, pero ahí tenemos ese problemita.

Mesero: - ¿Quién lo hubiera dicho?

Beto Desuque: - Pero bueno… nada que no se solucione rezando, supongo. Je. O vacunando.

Mesero: - U oxigenando, ahora que tenemos tanto de eso.

Beto Desuque: - Ponele. Somos los campeones nacionales y populares del oxígeno. Je.

Mesero: - Parece, ¿no?

Beto Desuque: - Ahora todo el país anda con problemas con eso. El precio y la relación oferta-demanda son todo un lío. Pero acá El Barba la vio venir en su primera gobernación.

Mesero: - Si vos lo decís…

Beto Desuque: - En ese momento me acuerdo que el tema se planteaba como cortarle el curro a Patucho. Y bueno, sí, terminaron el negocio con los privados y generaron oxígeno pampa, ponele.

Mesero: - ¿Qué será de Patucho, no?

Beto Desuque: - Andá a saber. No creo que la Corte Suprema, que mucho apuro no tiene ni con los asuntos del río Atuel, tenga en agenda decir algo sobre aquella causa de enriquecimiento ilícito.

Mesero: - Mirá que nunca se sabe, ¿eh? Ahí vi que se ocuparon del Toro Sánchez…

Beto Desuque: - Sí. Mamita. ¿Te acordás cuando se decía que "justicia lenta no es justicia"? Bueno… ¡Estamos hablando del Toro Sánchez! ¡Un casa de los años '90. Parece joda.

Mesero: - Y… se tomarán su tiempo para estudiar el expediente. Je.

Beto Desuque: - Ponele. El asunto es que al Toro ya no le quedan quejas que hacer. ¡Cómo se lo robaron al Club Santa Rosa, eh!

Mesero: - Sí, pero parece que no aprendemos… Si eso pasó en los '90, ahora estamos descubriendo la que se mandaron con San Martín.

Beto Desuque: - Asunto parecido, sí. Se afanan los capitales del pueblo. Y clubes "santos", los dos. El San Martín, la Santa Rosa. Seguimos en la misma historia: a Dios rogando… y con el mazo dando, como dice el refrán.

Mesero: - Che, ¿y en materia politiquera qué se dice?

Beto Desuque: - Ahora que arrancan las encuestas por las candidaturas, también podríamos decir que los partidos tradicionales no saben / no contestan.

Mesero: - ¿Cómo? ¿Por?

Beto Desuque: - Y… ahí tienen encajonados los planteos de sus disidencias. En el PJ ni bolilla les dieron a Aragonés y la Miyi Regazzoli con el pedido de suspender las elecciones. Y los machos radichetas también miran para otro lado con el pedido de nulidad de la Convención que les hicieron las Mujeres.

Mesero: - No va a estar fácil para las chicas, ¿no?

Beto Desuque: - Ponele que nunca fue fácil. Pero están decididas, eh.

Mesero: - Y sí. Las mujeres que están en política son decididas.

Beto Desuque: - Como la Pato Bullrich, ponele. Je.

Mesero: - Uy, qué malo sos, eh…

Beto Desuque: - Jajaja. Bueno… Se mandó el chistecito ese de negociar las Malvinas por las vacunas y quedó en el centro de la escena, ¿qué querés que te diga?

Mesero: - A veces pienso: ¿por qué la Pato Bullrich no hace la Gran Mauricio y se toma unas vacaciones?

Beto Desuque: - Ja. Ponele. Pero ahora no se le dice más "la Gran Mauricio" a eso de dejar el laburo y salir a "resposerear".

Mesero: - ¿Ah, no? ¿Y cómo se le dice?

Beto Desuque: - Ahora le dicen "La Gran Florencia Maza".