La tapa de EL DIARIO de hoy

Este viernes, encuentro en Chaco. El rol de las organizaciones que manejan los “planes” está en debate y en esa discusión los jefes provinciales buscan reivindicar el rol estatal y pedir una “federalización” de esos programas.

El gobernador pampeano Sergio Ziliotto participará el viernes de una nueva cumbre de la “Liga de las provincias” donde es probable que los jefes ejecutivos hagan un movimiento de acercamiento a alguna de las posiciones que sostuvo en los últimos días la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Esa es una de las interpretaciones generalizadas del encuentro y los alineamientos dentro del peronismo, a partir del planteo público que hizo la expresidenta respecto del manejo de los planes sociales y el rol de las organizaciones y del propio Estado.

Esa aparente alianza en determinados puntos se viene cocinando desde el propio lanzamiento formal de “la Liga”, hace unos días. Los posicionamientos por ahora están sometido a diversas miradas e interpretaciones, y también en La Pampa son parte de un tironeo interno que de algún modo mantiene en vilo al propio PJ pampeano.

Mientras se debate por abajo el futuro del peronismo pampeano y el modo en que se darán las alianzas a la hora de la oferta electoral, un tema central desde ya es el vínculo que Ziliotto elegirá en medio de los ruidos nacionales.

En Chaco

El encuentro de la “Liga” será este viernes en Chaco. Las gobernaciones, en general, tienen una mirada respecto de los “planes” que no dista mucho de lo que Cristina expuso en Avellaneda: suelen quejarse de que las organizaciones manifiestan y protestan frente a gobernaciones y municipios, y hacen pagar costos políticos a los oficialismos, pero después manejan esos recursos a su antojo.

No está mal vista entre los gobernadores la idea de que el Estado recupere en ese caso su fortaleza. El planteo es sobre la necesidad de “federalizar” la asistencia social. No se descarta un documento explicando la postura de las provincias en el debate que terminó de instalarse a partir del discurso de Cristina.

Algo de esa postura fue adelantada en el último documento de la Liga, en donde los gobernadores señalaron que “es tiempo de construir consensos estructurales respecto a políticas para el desarrollo productivo con el objetivo de generar nuevos empleos de calidad. En este sentido, estamos estudiando también alternativas para federalizar las políticas que permitan transformar los planes sociales en trabajo genuino y digno”.

El documento llevó la firma de Ziliotto, Axel Kicillof (Buenos Aires), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Ricardo Quintela (La Rioja), Raúl Jalil (Catamarca), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Sergio Uñac (San Juan), Osvaldo Jaldo (Tucumán), Oscar Herrera Ahuad (Misiones), Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Gustavo Sáenz (Salta), Gildo Insfrán (Formosa), Jorge Capitanich (Chaco), Mariano Arcioni (Chubut), Gustavo Melella (Tierra del Fuego) y Alicia Kirchner (Santa Cruz).

El control de los planes es uno de los puntos que el grupo discutirá en el encuentro del viernes. El temario incluye la distribución de los recursos coparticipables, la reforma de la Corte Suprema de Justicia y la necesidad de terminar con “la tercerización” de los programas sociales.

Cristina apoya todos esos planteos y los impulsa, describe el portal especializado “Letra P”. La vicepresidenta mira con buenos ojos que las autoridades provinciales hayan decidido generar un espacio formal de discusión, mientras acusa de “inacción” a la Casa Rosada.

La reacción de las provincias lleva varios capítulos. Comenzó con una reunión en el Consejo Federal de Inversiones (CFI), a fines de marzo, y siguió con una agenda que se hizo periódica y derivó en la presentación de un proyecto que planteó la ampliación de la Corte a 24 miembros y el anuncio del armado formal de la liga.

Aun así, creen que el proyecto tiene bajísimas chances de prosperar en el Congreso. Pero hay una preocupación que varios gobernadores expusieron ante senadores y senadoras: la percepción de que el Poder Judicial está “suplantando” al político y que hasta se animó a tomar decisiones legislativas, como lo que sucedió con el conflicto por el Consejo de la Magistratura.

Sobre los planes sociales también hay coincidencias: la transformación de los programas en “empleo formal”, el número de planes y el rol de las organizaciones sociales como “intermediarias” forman uno de los ejes principales de las conversaciones con el propio presidente Alberto Fernández.

En paralelo, se arma la agenda económica que incluye el pedido a la Casa Rosada para que implemente un urgente plan anti inflacionario que permita llegar con chances electorales a 2023 y, en una instancia final, la eventual coronación de un candidato presidencial propio.

Obviamente, entre las propias autoridades provinciales hay matices, dudas sobre el armado de la liga y a veces intereses encontrados. Participan todas, pero algunas miran con recelo la posibilidad de que Cristina aproveche ese armado.

Por algo la primera reunión fuera del CFI será en Chaco, donde gobierna Jorge Capitanich, uno de los preferidos de la vicepresidenta, mientras que el bonaerense Axel Kicillof y la santacruceña Alicia Kirchner son quienes muestran el mayor entusiasmo con la conformación del espacio.