Tapa de la Edición Impresa

  • Farmacias de turno del día 20 de mayo de 2022

    Los turnos son desde las 8:30 A.M. de la fecha indicada hasta las 8:30 A.M. del día siguiente.

    SANTA ROSA

    CALAMARI - Av. Luro Nº 56 - Te: 4-24382
    DON BOSCO - Coronel Gil Nº 15 - Te: 4-231O1
    FOLLMER – Argentino Valle Nº 672 – Tel. 417617
    VITALFARMA – Ameghino 713 – Tel 4-10500

    GENERAL PICO

    GUTIÉRREZ - Calle 18 N° 642 - Tel: 436353 Whatsapp: 2302-419687
    PLUS FARMA - Calle 9 N° 2515 - Tel: 334570 Whatsapp: 2302-582899
    TALLERES - Calle 12 N° 806 - Tel: 331665

    TOAY

    VIOTTI - Sáenz Peña 1229 - Tel: 38-1950

Por Mariano Fava (*)

Durante los últimos tiempos venimos escuchando desde algunas ONG de investigación agrícola los beneficios de los "cultivos de servicio", antiguamente conocidos como "abono verde". En efecto, si bien no se pueden desconocer las ventajas de incorporarle a un sistema edáfico un volumen importante de rastrojo de alta calidad, en el fondo la pregunta que nos debemos hacer es: ¿qué hemos hecho mal para tener que recurrir masivamente a una técnica normalmente circunscripta a la recuperación de lotes sobrepastoreados o dañados por la agricultura convencional altamente extractiva?

Las respuestas, si bien son diferentes dependiendo de la zona agrícola en la que nos encontremos, apuntan al mismo lugar. El hecho es que la producción agropecuaria se ha "veranizado" por el monocultivo de especies estivales (soja, girasol y maíz), en desmedro de los cereales de invierno como trigo o cebada. La otra posibilidad de diversificación viene de la mano de la ganadería, con los verdeos de invierno o las pasturas perennes polifíticas.

Esta simplificación extrema de los agroecosistemas en la que hemos caído producto de tratar de maximizar los márgenes brutos, con una mirada de faros cortos, ha generado con el paso del tiempo toda una serie de problemas que van desde la aparición de malezas resistentes hasta el cambio a nivel de cuenca de los niveles freáticos, entre otros fenómenos que podemos citar.

En la columna de hoy vamos a concentrarnos en la evaluación de los sistemas ganaderos, los cuales podríamos clasificar desde el punto de vista de los nutrientes como "abiertos", es decir, hay un intercambio constante, con ganancias y pérdidas de los mismos por parte del agroecosistema. 

La ganadería argentina se sustenta a la larga o a la corta sobre la base del pastoreo directo de pasturas, fundamentalmente de leguminosas y gramíneas, con la producción de un animal mayormente apuntado al mercado interno (liviano). En los sistemas mixtos donde el ciclo ganadero es seguido del agrícola, las pasturas sirven para la recuperación de fertilidad física y química. Este último concepto es el que desarrollaremos en el artículo de hoy.

El nitrógeno es el único elemento que posee una vía natural de reposición importante dentro de los sistemas productivos, y es a través de la fijación biológica del nitrógeno. La misma consiste en la capacidad que poseen las leguminosas (ejemplo alfalfa, vicia y tréboles) de asociarse a una bacteria, proceso conocido como simbiosis, donde ambos organismos, planta y bacteria, se benefician de tal asociación para fijar nitrógeno del aire con la energía que les provee la fotosíntesis. 

Resultados del proyecto PRONALFA de INTA muestran niveles anuales de fijación de nitrógeno en cultivos de alfalfa de hasta 450 kilogramos/hectárea, o sea el equivalente a 978 kilogramos de urea por hectárea en los 4 años de promedio que dura un potrero de alfalfa antes de pasarlo a otro destino de producción. También determinaron niveles de fijación proporcionales a la producción de materia seca, y llegaron a la conclusión de que por cada 100 kilogramos de materia seca que  produce la alfalfa, se fija alrededor de 2,3 kilogramos de nitrógeno. 

Es decir, a medida que la pastura es más productiva, no solo brinda más forraje para los animales, sino que incorpora más nitrógeno al sistema. Si lo expuesto lo relacionamos a la actual crisis de competitividad por el alto costo de los fertilizantes, fundamentalmente la urea, que ronda los mil dólares por tonelada, casi el triple de su precio histórico promedio, encontramos en las leguminosas un aliado tanto para la provisión de forraje  como de "nitrógeno barato".

La técnica del inoculado de semilla de las diferentes leguminosas con bacterias de probada capacidad de fijación es muy recomendable. Vale aclarar que luego de 4 años de estar en producción un potrero de pastura base alfalfa, decae mucho el aporte de nitrógeno que hace, incluso puede llegar a empezar a consumirlo, por ello a pesar de que todavía tengamos un buen número de ejemplares de alfalfa por metro cuadrado, es conveniente terminar con el ciclo productivo de esa pastura, prosiguiendo con la matriz de rotación que tengamos en mente. 

En general conviene salir a verdeos de invierno o cereales de invierno destino cosecha. En caso de pensar en cultivos de verano, escoger algún maíz o soja resistente a glifosato para controlar el alto grado de infección de malas hierbas que en general presentan las praderas perennes de alfalfa en fin de utilización.

Como mencionamos en párrafos anteriores, para tener buena fijación de nitrógeno por parte de las leguminosas debemos lograr altas producciones, y obviamente esto depende de varios factores, como son: humedad, control de malezas, manejo del pastoreo, etc. Pero hay uno en el cual nos vamos a detener, y es la interacción de nutrientes. 

Las leguminosas son muy exigentes en el consumo de fósforo. En una pastura polifítica, el equilibrio entre leguminosa y gramínea depende en gran medida de este elemento. El fósforo no posee vías biológicas de reposición importantes, la única opción es la fertilización. Las fertilizaciones fosfatadas tienen un importante efecto residual, manifestándose sobre la pastura durante 2 o 3 años. 

Algunos estudios determinan como umbral crítico de respuesta a la fertilización fosforada en alfalfa una concentración edáfica de 26 partes por millón de fósforo disponible (Bray), mientras que para las gramíneas se ubica en 15-20 partes por millón. En términos generales podríamos decir que la fertilización fosforada en una pastura mejora la producción de forraje (materia seca), la eficiencia del uso del agua y la radiación, la velocidad de rebrote, el crecimiento inicial, la calidad forrajera, la duración del período de utilización, la persistencia de las leguminosas y la recuperación de la fertilidad física, química y biológica del suelo.

Para finalizar, cabe mencionar que subyace en la mente del productor mixto (ganadero y agrícola) que luego de finalizar un cultivo de alfalfa el suelo está duro. Así es que muchos deciden labrar ese potrero, inclinándose la mayoría por un cincel, teniendo como idea que esta es una herramienta más conservadora del suelo. Nada más lejos de la realidad, pues un suelo que tuvo 4 años de alfalfa posee una gran cantidad de macroporos, que son los poros que quedan en el suelo luego que se secan las raíces viejas de las plantas, estos son fundamentales en la captación y la conservación de humedad. 

Luego de una pastura puede ser que el suelo esté compactado superficialmente, pero no es nada que una sembradora de directa no pueda solucionar. Como recomendación general no deberíamos labrar un lote que sale de alfalfa, y en caso de hacerlo, inclinarse por una doble acción liviana, superficial, con una profundidad de trabajo no mayor a unos 15 centímetros, pues el cincel termina por romper la estructura de suelo subsuperficial (más allá de los 20 centímetros respecto de la superficie del suelo), que es justamente la más difícil de lograr.

En próximos artículos vamos a relacionar el efecto que tiene el pastoreo en el ciclado de nutrientes, en la distribución de los mismos dentro del potrero y en la extracción fuera del sistema, de manera de poder llevar a cabo un pastoreo que maximice la eficiencia de uso del pool de nutrientes.

(*) Ingeniero Agrónomo (MP: 607 CIALP) - Posgrado en Agronegocios y Alimentos - @MARIANOFAVALP