La Pampa

Fueron a reclamar accesibilidad en el transporte y el ascensor del municipio no funciona

Desde la Escuela de Irregulares Motores, familias de personas con discapacidad y taxistas de la ciudad, reclamaron una alternativa para garantizar la accesibilidad al transporte público. "No hay independencia, necesitan a sus padres al lado las 24 horas del día", dijo una madre, desde la Banca del Vecino del Concejo Deliberante de Santa Rosa.

La directora de la Escuela de Irregulares Motores Frida Khalo,  Alejandra Cueto, junto con padres y representantes de taxistas de la ciudad, utilizaron este jueves la banca del vecino en el Concejo Deliberante, para reclamar que les den "una mano" para mejorar la accesibilidad a los servicios de transporte de pasajeros, en combis, taxis y remises. 

Una sola persona pudo asistir a la sesión con sillas de ruedas: otras dos se quedaron en el primer piso porque el ascensor el municipio no funciona. "Estas cosas nos producen mucho dolor", confesó la docente, delante de los y las concejalas.

El grupo que hizo uso de la banca del vecino planteo que el servicio de transporte público es de difícil accesibilidad y que los taxis adaptados no están realizando el servicio desde hace un año porque no hay seguro que acepte prestar cobertura a los concesionarios. Pidieron a los concejales que colaboren en elaborar una propuesta para una alternativa desde el municipio: hay dos combis del Ente Municipal de Transporte (EMTU) que podrían usarse para un servicio adecuado.

Un pedido de auxilio

Cueto, desde la banca del vecino, explicó que están preparando una propuesta para pensar "una Santa Rosa accesible" y pidió el apoyo a los bloques de concejales y concejalas. Los taxistas apoyan la iniciativa porque desde hace un año dejaron de prestar sel servicio de kangoos para discapacitados, ya que no hay ningún seguro que los cubra.

"Estamos abiertos a preparar una propuesta conjunta", interpeló a los concejales la docente.

"Vinimos con tres personas con discapacidad, con sillas de ruedas. Dos tuvieron que quedar abajo porque no funciona el ascensor. Estas cosas nos provocan mucho dolor", confió Cueto.

"Tenemos que pensar en todos, tenemos que pensar en los detalles  y son detalles importantes. Este es un lugar al que todos deberíamos poder acceder", reclamó.

"Falta de accesibilidad en el transporte público y privado. Las rampas de los micros a veces no andan, las paradas están sucias con falta de mantenimiento, los taxis a veces se rehúsan a llevarnos, estas son cosas que queremos plantear y trabajar con el municipio", agregó.

"Estamos trabajando la autonomía de las personas con discapacidad. Y esto es la principal traba que encontramos en Santa Rosa", afirmó.

"No tienen independencia"

Una madre de una persona con discapacidad también habló desde la banca del vecino. "Si bien los colectivos tienen rampas, muchas veces están rotas, no funcionan. Y para llegar a la parada las veredas están rotas, tampoco hay rampas", comentó.

"La idea es que nuestros hijos, algunos adolescentes, logren independencia, no que tengan que estar con los padres al lado las 24 horas", dijo.

La mujer pidió a los concejales "trabajar en conjunto" para lograr una solución. "Queremos que nos den una mano para poder lograrlo", suplicó.

Taxis sin seguro

 Por otra parte, Nicolás Di Santo, de una asociación de taxistas, explicó que en la ciudad hay 6 vehículos utilitarios con licencia para transportar a personas con discapacidad, pero desde hace un año dejaron de prestar el servicio porque no hay seguro que los cubra. "El seguro no los autoriza, ya que no entran con las sillas de ruedas", coincidió Cueto.

 Di Santo explicó que hubo reuniones con Cueto para explicarle que ellos no son "los malos de la película". "No hay ningún seguro en el país que nos cubra. Mañana hay un choque y el titular pierde la licencia y va en cana", graficó.

Di Santo contó que desde 2016 enviaron cartas documento al municipio para intentar solucionar la situación, pero al no encontrar eco, desde hace meses dejaron de prestar el servicio directamente. También hicieron presentaciones en el INADI.

Di Santo contó que el servicio que se implementó durante la gestión del exintendente Luis Larrañaaga no tiene antecedentes en el país. El municipio lo presentó como un parche porque en ese momento el servicio de colectivos no tenía unidades con piso bajo, accesibles.

La propuesta que tienen es que el municipio compre una combi más y se haga cargo de un servicio regular. Actualmente, tiene dos combis que heredó de Autobuses Santa Fe, pero para cubrir un viaje las personas discapacitadas deben llamar con 24 horas de anticipación, no es un servicio a demanda.

Di Santo asegura que tienen monitoreada la demanda y se trata de un promedio de 60 movimientos o viajes diarios. Estimo que sumando una combi al EMTU y con dos operadores para atendere los llamados, se podría prestar un servicio diferenciado con eficiencia.

También te puede interesar...