La Pampa

Se renueva el reclamo por el edificio del colegio secundario de la UNLPam

Ante la falta de respuesta de las autoridades, la comunidad educativa metió presión: por fin se convocó a una cumbre de la comisión que trata el tema y piden avanzar en alguna de las 4 alternativas que se evalúan.

La comunidad educativa del Colegio Secundario de la Universidad Nacional de La Pampa renovó los reclamos para que se concreten mejoras en la situación edilicia del establecimiento, un pedido de vieja data, pero ante el cual va pasando el tiempo sin soluciones concretas.

El próximo lunes 22 volverá a ponerse el tema en el centro de la escena, puesto que ese día está convocada la comisión especial que se formó para abordar el tema (ver aparte).

Pese a la falta de avances, ese llamado a la comisión es consecuencia de la presión que ejercen desde el propio colegio, donde ya se sabe -aunque no de manera totalmente formal- que se analizan cuatro alternativas concretas, que se describen en este artículo.

El Colegio depende de la Facultad de Ciencias Humanas y sobre todo el año pasado se visibilizaron las demandas para un nuevo edificio, con mayores comodidades y una matrícula más amplia.

Tras algunos compromisos públicos de las autoridades para la búsqueda de soluciones, la problemática pareció quedar adormecida u olvidada.

Un grupo de estudiantes renovó los planteos, por medio de una carta pública que enviaron a El Diario (ver aparte) en la que refrescan los inconvenientes que afrontan de manera cotidiana en un edificio (ubicado en la calle 9 de Julio, casi Pico) que a todas luces queda chico y está lejos del ideal para sus funciones, tanto desde lo pedagógico como desde lo sanitario y desde la seguridad.

Las cuatro alternativas

Ante la ausencia institucional del tema del edificio, desde el mes de marzo, docentes del colegio de la UNLPam elevaron una nota formal a principios de este mes. 

Refrescan los reclamos ya sabidos, historizan la problemática y aluden puntualmente a las 4 alternativas que estarían bajo análisis, pero que no terminan de concretarse.

1) En principio se presentó una propuesta que prevé refacciones al edificio actual. Esta construcción implicaría elevar el actual edificio a tres pisos más (más aulas, oficinas, otros espacios). No obstante, "hay condiciones que necesita un colegio secundario que no podrían resolverse", advierte docentes. Además de las limitaciones por ser un edificio histórico que debe respetar no sólo la fachada, sino también desde dónde se eleva. "La posibilidad de contar con espacio para hacer actividades físicas, es inviable, como así también la limitación de espacios verdes", observan.

2) Otra posibilidad es la Ex Escuela Hogar. En este momento recién se abrió el expediente de traspaso del Ministerio de Defensa Nacional a la UNLPam. "Nos comentan que estos trámites pueden durar hasta 2 años. Esto significa que debemos considerar que hay tiempos que no dependen de nosotros", apuntó la nota dirigida por docentes a la rectora.

3) A la vez, profesores y profesoras consultaron sobre la posibilidad de que el Colegio pueda funcionar en el Campus donde actualmente funciona la Facultad de Agronomía (recuperando los anuncios de otros tiempos políticos, en los cuales se decía que, en el Proyecto del Campus Universitario, el Colegio estaba incluido). Esta posibilidad, dicen, tiene ventajas y desventajas. "La ventaja es que se dispone de lugar físico (el terreno está), que se podría formar parte de todo un ámbito universitario -con todo lo que ello implica-; pero existen -a la fecha- dificultades de accesibilidad y transporte (no sólo como ir, sino porque no está hecha la dársena para permitir un ingreso más seguro)".

4) Por último, se presentó una propuesta que no se conocía: un terreno disponible enfrente del Megaestadio del que se pidió realizar un presupuesto respecto de su factibilidad técnica y disponibilidad porque es un terreno bajo. El terreno es municipal y cuenta con una superficie de 4000 metros cuadrados. 

Consecuencias y promesas

Ya en los últimos años docentes del mismo espacio señalaron con insistencia los obstáculos con que se topan periódicamente y la necesidad de recurrir a otros establecimientos para algunas actividades. En noviembre del año pasado las docentes Mónica Molina y Soledad Contrera, entre otras, hicieron de voceras de "un reclamo histórico que no ha tenido respuestas".

Un pedido formal por ese estado de cosas se hizo por medio de una nota hace ya largo tiempo: el 3 de diciembre del año 2019. En ese momento se elevó la nota a la rectora del colegio Stella Maris Leduc.

Entre otras razones por la situación edilicia, cada año hay entre 150 y 200 aspirantes a ingresar al colegio, pero la matrícula se acota a 40 o 50 ingresos.

En su momento, las máximas autoridades habían hecho público que existiría financiamiento para mejorar la situación. 

Beatriz Cossio, decana de la Facultad, explicó que le encomendaron "la misión de solicitar para el futuro considerar como una obra prioritaria conseguir un nuevo edificio para el colegio, que hay que discutir con las otras unidades académicas".

En ese contexto Oscar Alpa, rector y a su vez secretario nacional de Políticas Universitarias, dijo: "Me comprometí con los estudiantes a buscar la financiación para el nuevo edificio del Colegio de la UNLPam. No es posible modificar la actual fachada porque es patrimonio cultural, pero estamos evaluando la posibilidad de ampliar la parte posterior con una planta baja y dos pisos".

A noviembre del año pasado, la inversión necesaria para un nuevo edificio rondaba los $500 millones. La idea de un nuevo edificio se empezó a gestar en el año '97. Pero quedó en la nada.

En su última referencia al tema, Alpa dijo que "nuestra idea es gestionar financiación internacional a través de la Comisión Adina de Fomento (CAF), la misma que aportó recursos para las obras que se desarrollan en las facultades de Agronomía y Veterinarias".

"La cuestión más problemática -dijo el rector- es el espacio físico, pero entendemos que el sector posterior del edificio permite proyectar una ampliación para planta baja y dos pisos". 

La promesa de Alpa a fines del año pasado fue: "Haré todo lo que esté a mi alcance para que puedan graduarse en el edificio nuevo. Es una cuestión que venía evaluando como rector. Ahora me enteré del reclamo por los diarios y eso me llevó a consultar esta posibilidad".

También te puede interesar...