La Pampa

Policía envenenado: afirman que Páez Albornoz no violó restricción 

El sistema antipánico que protege a Yanina Coronel -la diseñadora gráfica sospechada de envenenar a su pareja, a quien acusa de violencia de género- se activó este sábado, aunque no hubo una violación de la restricción ni un acercamiento del uniformado hacia la mujer.

Según revelaron fuentes policiales, el policía estaba realizando la actividad prevista en un gimnasio de Santa Rosa y fue Yanina Coronel -quien realiza actividades por su trabajo de diseñadora y que llevó a su hijo a una actividad deportiva- quien se dirigió a la capital pampeana.

Como se trata de sistema duales, tanto la víctima como el victimario poseen un dispositivo.

"Páez estaba en el gimnasio de González casi Alsina, como todos los sábados a la mañana, y por circunstancias personales Coronel venía de Toay en dirección al Club Alboys y al ingresar ella al perímetro restringido se le activa la alarma del botón", explicó una fuente consultada por El Diario.

También dijo que "el procedimiento indica controlar satelitalmente la dirección para donde va la víctima (en este caso la que se movía era ella). Al victimario se le pide que mantenga su lugar y cuando se retire del lugar lo haga para cardinales opuestos. Ya está informado el fiscal que tiene a cargo el seguimiento y no corrió peligro alguno la señora Coronel".

Explic  que "son encuentros casuales en el que las partes a veces ni se enteran dónde está uno y el otro, como así (tampoco) a qué distancia. Según la distancia, el Oficial Jefe de Servicio a cargo del Cecom toma y dispone distintos recaudos por protocolo".

La mujer denunció que Paez Albornoz habría violado la restricción en varias oportunidades. Una de ellas habría ocurrido el 18 de junio cuando ella estaba con su hijo en un parque de Villa Santillán en Santa Rosa.

Páez estaba cerca y Coronel dijo que cuando intentó cruzar la calle, el policía salió con su camioneta y pasó cerca, cuando estaba con su hijo.

Yanina Coronel está procesada por intento de homicidio agravado contra Gabriel Paéz Albornoz, su expareja. Tuvieron una relación de 14 años y tienen un hijo en común, de 5 años. 

El 7 de septiembre, Yanina Coronel le preparó un licuado de banana a su pareja, quien hacía una dieta. Después de consumir un sorbo -tomo un trago y lo dejó porque estaba amargo- quedó inconsciente. Un perro que consumió el licuado murió. Y el policía estuvo cuatro días en terapia intensiva. 

La mujer fue detenida. En la casa secuestraron una licuadora con restos de la sustancia con la que Páez fue envenenado: metomil. Además, en la casa vecina apareció un sobre de metomil durante el allanamiento a la vivienda de la pareja en Toay. Coronel reconoció que preparó el licuado, pero asegura que no puso el veneno.

El caso fue elevado a juicio a principios de año. Coronel enfrenta la acusación de intento de homicidio agravado por el vínculo, un delito con una pena de 15 a 20 años de prisión.

Yanina Coronel durante su detención denunció que era víctima de violencia de género. Además, que en la Policía no le recibían las denuncias. Tampoco en la Unidad Funcional de Género.

Un informe de la Oficina de la Mujer y Violencia Doméstica del Poder Judicial concluyó que Yanina Alexandra Coronel, la mujer que está acusada de intento de homicidio de su pareja, fue víctima de violencia de género durante los años de relación que mantuvo con Gabriel Páez Albornoz.

La pericia psicológica y psiquiátrica que realizaron profesionales del Poder Judicial dictaminó que Coronel "comprende la criminalidad de sus actos y puede dirigir sus acciones". "No presenta patología psiquiátrica" y los rasgos de su personalidad "no indican predisposición a la agresividad y/o a actos impulsivos".

El equipo interdisciplinario de la Oficina de la Mujer del Poder Judicial entrevistó a Coronel y emitió un informe en el que describe la relación que mantuvo con Páez Albornoz.

"Se trataría de una situación de Violencia de Género, en el tipo Psicológico-Emocional-Verbal, Sexual, Físico, Económico-Patrimonial, Ambiental y Simbólico, en un contexto de Violencia Familiar, en el marco de un vínculo de pareja de 13 años, con el agravante de la no aceptación por parte del Sr. de la ruptura del vínculo. Surge además como víctima de esta situación el hijo de la pareja, niño de 5 años", asegura la pericia.

Desde octubre de 2021, Páez Albornoz tiene una orden de restricción contra su expareja y contra su hijo.

También te puede interesar...