El Gallito Canta  Tapas de la edición de papel  ico_radio.png

Tapa de la Edición Impresa

Aunque se utilice el sistema de manos libres para mantener una conversación en WhatsApp, se requiere un esfuerzo adicional cognitivo que aumenta las probabilidades de sufrir un accidente o cometer una infracción.

Con la llegada de los teléfonos móviles y los sistemas de manos libres, muchos son los conductores los que conducen mientras están manteniendo una conversación por WhatsApp, sea por voz o incluso escribiendo mensajes, y aunque el vehículo esté parado, puede ser todo un riesgo.

No obstante, según un informe llamado “teléfono móvil, cansancio, somnolencia y distracciones al volante” de Fundación Mapfre en colaboración con Adhara Research y el Instituto de Movilidad Sostenible (IMS), se llega a la conclusión que mantener una conversación a través de aplicaciones de mensajería instantáneas como WhatsApp reduce la atención sobre la conducción en hasta un 53%.

Para llegar a esta conclusión, recopilaron los resultados de 24 conductores, la mitad de ellos cansados y con sueño y la otra mitad descansados, que se pusieron al volante en un simulador de conducción mientras mantenían distintas conversaciones por aplicaciones de mensajería instantánea.

Afirman que hablar por el teléfono móvil con el sistema de manos libres y mandar mensajes por WhatsApp mientras se está conduciendo multiplica por dos la probabilidad de cometer errores graves en la conducción como salirse de la vía, colisionar con otro vehículo o atropellar a un peatón.

whatsappcond a

Y es que el conductor debe realizar un esfuerzo cognitivo adicional mientras conduce para poder mantener una conversación por WhatsApp, en una llamada relajada reduce su atención en un 36% y en una conversación más estresante reduce su atención en un 40%.

También se ha destacado en los resultados del informe que las mujeres ponen en práctica acciones de conducción más prudentes para minimizar el riesgo cuando están manteniendo una conversación por WhatsApp, por ejemplo reduciendo la velocidad y aprovechando las detenciones en los semáforos en rojo.

Por otra parte los conductores mayores cometen menos infracciones, pero más errores de conducción, mientras que los jóvenes incurren en más infracciones y gastan más combustible por su forma de conducir.

En el informe lanzan una recomendación señalando que todas las conversaciones por teléfono deben producirse con el vehículo parado y en una zona segura, y que el sistema de manos libres no es garantía de seguridad al volante.