Organizaciones sociales del medio se manifestaron este miércoles por la mañana frente al Palacio Municipal, en apoyo a dos mujeres que acampan en el lugar en reclamo de viviendas.

Una de las mujeres cumplirá este jueves una semana instalada con una carpa y algunos muebles, mientras que la segunda se sumó ayer luego de meses de pedidos sin respuesta tras el incendio de la casa donde vivía. 

Un grupo de militantes de izquierda se sumó ayer por la mañana al pedido de una casa de barrio o alquileres, de mujeres que se instalaron frente al Palacio Municipal. 

Celeste Córdoba es madre de cuatro hijos y este jueves cumplirá una semana de protesta. Inició el reclamo junto a otra joven madre, que días atrás accedió a la oferta de autoridades municipales y abandonó el reclamo. 

 “Sigo acá porque me toman el pelo, yo venía para que me den una garantía o me ayudaran con el alquiler porque el padre de los nenes me ayuda a pagar, el lunes arreglaron con la otra chica y a mí me dejaron tirada como un perro”, comentó Celeste. Y recordó que “hace tres meses que estoy en la calle y buscando un alquiler”. 

Explicó que “yo tengo dos nenas y dos nenes, que no los tengo acá porque si no cae la Unidad Local a amenazar con que me sacan a los nenes”. Y dijo que desde Desarrollo Social le ofrecieron “que me meta al Hogar de Madres, pero no les voy a dar el gusto, ya estuve ahí tres veces y salí con una mano adelante y otra atrás”. 

 “Me quieren arreglar de palabra, pero yo de palabra no me voy a ir de acá, que me firmen un papel y, si no, no me muevo”, reiteró la joven mujer. 

Incendio y reclamo 

Bárbara Otero se sumó ayer al reclamo, luego de varios pedidos sin respuestas por parte de la Municipalidad, según comentó a los medios presentes. 

 “A mí se me incendió la casa hace casi dos meses en la calle 30 y perdí todo, de ahí me dijeron que me iban a pagar el alquiler y que yo me buscara la garantía, y desde que se me incendió la casa que estoy viviendo en la casa de un amigo, que tiene discapacidad, y de ahí nos corrieron a la calle, sin previa denuncia ni nada vino la policía y nos sacó todo a la calle. Desde ese momento mis nenas están en la casa de mi mamá, duermen en el piso porque mi mamá no tiene lugar y son muchos”, relató la joven madre. 

Y comentó que “cuando me enteré que iban hacer esta movida, decidí venir también para reclamar porque tengo un bebé de 8 meses y las dos nenas de 7 y 10 años, y no consigo una alquiler porque te piden una locura. Necesitamos un techo”. 

Otero explicó sobre el siniestro que sufrió que “el lugar que se incendió era de mi ex padrastro, que me la prestaba y no estaba en condiciones y por eso hace años que le venía pidiendo a la Municipalidad que me la arreglaran y me pusieran el gas, yo viví nueva años en esa casa, y pasó una desgracia que estaba sabido que iba a pasar con una estufita que me agarró un acolchado, porque no había lugar y estaba todo junto. Ahora ni arreglar se puede la casa, porque mi padrastro la derrumbó para que nadie la tomara”.