En el interior de los locales podrán atender a 6 personas por mesa y en el exterior, a 10 por mesa.

La medida fue consensuada con la cámara empresarial del sector y rige desde el próximo lunes y contempla las modificaciones de Santa Rosa y General Pico para permitir el uso de veredas y parte de la calle para instalar mesas y sillas.

La nueva normativa comprende a los locales gastronómicos habilitados por los municipios para la “atención y permanencia de público en el local” de toda la provincia.

Establece para el interior de los locales la permanencia de un máximo de 6 personas por mesa y 60 por turno; y para las mesas ubicadas al aire libre un máximo de 10 personas por mesa y el límite de 100  por turno.

El gobernador Sergio Ziliotto sostuvo ayer que “no importa cortar una calle para propiciar un espacio abierto para actividades. Estamos viendo de qué manera vamos encontrando herramientas para favorecer las actividades económicas haciéndolas más seguras y con menos posibilidad de contagiarnos”.

El decreto, publicado en el Boletín Oficial, determina la inhabilitación del servicio de atención y consumo en barras, así como “prohibida la realización de shows en vivo (bandas, solistas, karaoke y otros) y la reproducción  de música que exceda el límite máximo de 80 decibeles de sonoridad”.

El gobierno resaltó que “la comunidad científica ha determinado que el virus COVID-18 se transmite, principalmente, mediante las gotitas respiratorias, por lo que la transmisión se produce cuando las personas entran en contacto cercano.   La diseminación de las goticulas se multiplica por tres cuando se canta, se grita o se eleva la voz”.

Facultados

Los intendentes de 25 de Mayo y La Adela, dos localidades caracterizadas por su proximidad con localidades de Rio Negro, quedan autorizados a adecuar las medidas dispuestas en función de las evaluaciones epidemiológicas que realicen.