Terminó la autopsia del cadáver encontrado en Macachín. Calculan que el deceso pudo estar vinculado con las bajas temperaturas que hubo en los días siguientes a su desaparición. La recompensa se reparte en tres partes iguales.

El cuerpo de Ismael Gómez que fue encontrado en Macachín no tenía signos de violencia, según ratificó la autopsia que hizo el médico Juan Carlos Toulouse.

De acuerdo a lo que se pudo establecer, el profesional terminó de confirmar que no había huesos rotos ni otros signos de alguna pelea o agresión. Las mismas conclusiones se establecieron para el caso de las ropas que llevaba puestas.

Los profesionales estiman que una de las posibles causas del deceso debe buscarse en las bajísimas temperaturas, de hasta -5ºC que hubo en los días posteriores a su desaparición.

El fiscal del caso, Oscar Cazenave, comunicó de modo formal a la familia los resultados de esa autopsia. Dio una conferencia de prensa este viernes junto a otras autoridades.

Ante la aseveración de que la muerte se produjo por hipotermia, el abogado que representa a la familia -Guijarro Arzuaga- anunció que estaba conforme con la seriedad y el profesionalismo de la investigación, aunque no descartó profundizar la investigación de manera privada.

El comisario de la localidad se dijo aliviado por las conclusiones a las que se arribó.

El Diario ya había adelantado que las piezas dentarias del cuerpo hallado en un campo ubicado al oeste de la localidad de Macachín fueron claves para identificar que los restos pertenecen a Gómez, que había desaparecido el 11 de julio.

En tanto, la Fiscalía que investigó el hecho, a cargo de Oscar Cazenave, confirmó que la recompensa que otorgó el gobierno provincial por datos de Gómez será repartida en tres partes iguales a las familias de los chicos que concretaron el hallazgo.

Los restos fueron encontrados entre unos médanos rodeados de árboles por tres chicos de 15, 13 y 12 años de edad. Esa zona del campo lindero a Macachín, de unas 200 hectáreas en total, es una especie de “cementerio de animales” repleto de huesos.

Cazenave definió distribuir esos 500.000 pesos en partes iguales. El gobernador Sergio Ziliotto, a través de un decreto 2137/2020, había fijado una recompensa para quien “pueda aportar datos veraces” que permitieran ubicar al vecino Ismael Gómez.