Los trabajadores quieren que los reciba la intendenta de General Pico Fernanda Alonso en el Palacio Municipal. Son doce profesionales los que reclaman, asistentes sociales y psicólogos en su mayoría. Están preocupados por los contratos que regulan sus tareas.

General Pico (Agencia) - Profesionales que integran los equipos de la Unidad Local de Niñez y Adolescencia, acompañados por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), reclamaron que se considere su situación contractual con el Estado y pidieron una reunión con la intendenta Fernanda Alonso. Facturan como monotributistas importes que están por debajo de la canasta básica.

La Unidad Local de Niñez y Adolescencia depende de la Secretaría de Desarrollo Social de la Municipalidad local, con sede en la calle 28 entre 11 y 13, donde se desempeñan doce profesionales, asistentes sociales y psicólogos en su mayoría. El grupo envió una nota a la jefa comunal en la que manifestó su “profunda preocupación en razón del marco contractual que configura nuestro desempeño laboral”.

Recordaron en el escrito que dicha Unidad “tiene como misión la protección integral, defensa y restitución de derechos de niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad social o en cualquier situación de vulneración o amenaza de sus derechos”.

Y explicaron que “el contexto laboral e institucional preocupa sobre manera, ya que el trabajo profesional realizado se enmarca bajo la forma de ‘Prestación de Servicios’, como trabajadores y trabajadoras independientes, es decir, monotributistas”.

Observaron en tal sentido que “de dicha condición se derivan cargas tributarias e impositivas que rondan los 5400 y los 7900 pesos, que recaen sobre las y los trabajadores y reducen, en consecuencia, el ingreso neto mensual”.

Y remarcaron que “esta situación, además, genera incertidumbre e inestabilidad laboral por carecer de un contrato que reconozca todos los derechos y garantías legislados en el art. 14 bis C.N. tales como: ‘(...) condiciones dignas y equitativas de labor, jornada limitada, descanso y vacaciones pagados, retribución justa, protección contra el despido arbitrario, estabilidad del empleado público, organización sindical libre...’”.

Agregaron que, además, “la remuneración mensual percibida se encuentra por debajo del valor de costo asignado a la canasta básica de alimentos, en detrimento de la calidad de vida de las y los profesionales que se desempeñan en la mencionada dependencia de orden municipal”.

Por otra parte, mencionaron que “otro punto clave refiere al servicio de guardia pasiva considerado por fuera de convenio, percibiendo 62 pesos por hora, en una jornada de 24 horas de disponibilidad absoluta, sin discriminar fines de semana, feriados, ni el tinte de la labor profesional que se requiere en dichas situaciones”.

Tras describir la situación, quienes reclaman destacaron “el diálogo como medio de solución de conflicto alguno”. Solicitaron que “se considere la situación contractual de las y los trabajadores” y, para ello, pidieron que “se concrete una reunión a la brevedad” con la intendenta Alonso, “también teniendo en cuenta que somos un servicio esencial que no hemos dejado de trabajar en pandemia y otros temas”.

El documento lleva la firma de las doce personas que reclaman, junto a los dirigentes de la Seccional Pico de ATE.