El empresario catrilense aún no realizó la denuncia por apremios ilegales, y hay sospechas de una “escena armada” sobre su detención.

La justicia pampeana avanza en la investigación por los incidentes ocurridos en el acceso a la localidad de Catriló, que derivaron en la detención del empresario Luis María Bompadre.

La causa inicial, por amenazas y resistencia a la autoridad, tuvo el respaldo de dos agentes municipales que confirmaron la versión policial del hecho.

La otra causa, impulsada de oficio, es contra los policías que intervinieron en el hecho y ahora se suma la sospecha sobre el “armado” de la escena en la oficina del empresario, donde se produjo la detención.

Mientras tanto, Bompadre aún analiza si realizará una presentación judicial por apremios ilegales contra los efectivos que lo detuvieron.

Tal como informó El Diario, la versión policial de los dos incidentes que protagonizó Luis María Bompadre, reconocido empresario catrilense, en el acceso a la localidad por la ruta 5 sigue su curso en la justicia.

La fiscala Cecilia Martini recogió ayer el testimonio de dos empleados municipales que estuvieron en el incidente con un efectivo policial que impidió el paso de Bompadre con su esposa, por las disposiciones de la Fase 1 de la cuarentena.

En ese momento, Bompadre hizo una brusca maniobra con su vehículo y golpeó con el espejo al efectivo policial, que posteriormente hizo la denuncia. Más tarde, el empresario regresó e insultó no sólo a los policías sino también a los agentes municipales que participaban del control. Esa es la causa por amenazas y los testigos corroboraron la versión policial ante la fiscal.

La otra parte del hecho se produjo cuando los policías fueron a notificar de ese delito a Bompadre a las oficinas de su empresa, sobre la ruta 5. Allí, el empresario se resistió a la notificación y debió ser reducido por el personal policial, según indicó el jefe policial, Héctor Lara, en diálogo con El Diario el pasado miércoles.

 Policías

Bompadre denunció públicamente lo sucedido, quejándose del accionar policial. “Me trataron como a un terrorista”, dijo a este medio y deslizó que el origen de los incidentes sería una “bronca” que tiene con el jefe del Puesto Caminero de Catriló, Ignacio Bader Carrizo, también por diferencias en el paso por el lugar.

El empresario pidió al Ministerio de Seguridad que le permitieran el paso y como lo logró, ese gesto no habría caído bien en Bader Carrizo, siempre según los dichos de Bompadre.

Cuando los hechos se hicieron públicos, el fiscal general Máximo Paulucci inició una investigación de oficio sobre el accionar policial. Al mismo tiempo, el gobierno provincial inició un sumario para determinar si fue correcto el accionar de los efectivos policiales.

Ahora se sumó una sospecha sobre las imágenes, difundidas por el propio Bompadre, del desorden en el que quedó su oficina cuando los policías lo fueron a notificar y posteriormente lo detuvieron: el estado en el que se presentó el lugar habría sido preparado para apoyar la versión de Bompadre.

El hecho se produjo el pasado miércoles por la tarde y hasta ayer, Bompadre no había hecho ninguna denuncia por apremios ilegales. Según pudo saber El Diario, el empresario analizaría realizar la presentación judicial el próximo lunes junto a su abogado.