La pena impuesta fue de prisión efectiva, por tratarse de una persona con antecedentes penales. La estafa fue realizada con cheques adulterados y sin fondos por casi 4 millones de pesos.

General Pico (Agencia) - El juez de Control de General Pico, Diego Ambrogetti, condenó esta semana a un hombre de 46 años por estafar a una empresa del medio, en una suma millonaria. El acusado adquirió una serie de lubricantes y combustibles con cheques que fueron rechazados.

Claudio Alejandro Rodríguez Leal fue considerado autor material y penalmente responsable del delito de “estafa”, por lo que se le impuso una pena de un año de prisión de efectivo cumplimiento y se le mantuvo la declaración de reincidente.

El fallo fue dictado en el marco de un acuerdo de juicio abreviado, solicitado por el fiscal general Armando Agüero, el defensor oficial Alejandro Caram y el imputado. El representante de la firma damnificada y denunciante, al ser informado sobre el acuerdo arribado por las partes, prestó su conformidad.

Rodríguez Leal compró lubricantes y combustibles por un valor total de 3.772.500 pesos, entre el 28 de febrero y el 23 de julio de 2020. Y abonó dichas operaciones con una serie de cheques de pago diferido de cuentas de terceros, que al momento de su vencimiento, no fueron pagados en el sistema bancario a la empresa vendedora, por estar algunos adulterados y otros por ausencia de fondos suficientes en cuenta.

El magistrado consideró que de esta forma Rodríguez indujo a error al representante de la empresa “sobre la normalidad y licitud de las operaciones de compraventa que realizaba, y simuló crédito como para poder afrontar el pago de los bienes que adquiría, por lo que, en confianza, el damnificado le entregó todos esos elementos, con los cuales obviamente el imputado se benefició”.

Agregó que Rodriguez “nunca pensó en abonarlos porque siempre supo que la víctima no iba a poder cobrar esos cheques que él le entregaba, por las irregularidades consignadas anteriormente (causales legales de no pago de cheques), como a la postre acaeció, de modo que perjudicó en la faz patrimonial a esta empresa al quedarse con sus bienes y no pagarle ninguna suma”.