Romina Regis contará por 90 días con protección policial. Agradeció la medida pero indicó que la localidad estaría segura si el vigilado fuera el agresor.

La docente de Caleufú Romina Regis manifestó su agradecimiento por las medidas judiciales que se tomaron para protegerla pero dijo que tiene miedo por su familia, ya que nadie le asegura que su victimario no ataque a algún familiar de ella.

El sábado se organizó una importante manifestación en Caleufú para manifestar el apoyo de la localidad a Romina Regis, docente amenazada de muerte por su expareja.

La marcha se llevó adelante en la plaza de la localidad y contó con el apoyo de muchos vecinos: "Se me juntaron un montón de sensaciones, de ahogo, de emoción de ver a mi familia y un montón de mujeres de todas las edades. El acompañamiento la verdad fue muy grande", contó Romina.

"Lamentablemente uno se tuvo que exponer de esa manera para que la Justicia me escuche, y estar expuesta implica un montón de cosas porque no estoy sola, sino también mi familia que hoy también está en peligro", dijo.

Relató que el viernes se reunió con personal de la Subsecretaría de la Mujer, que "fueron las que me informaron las medidas que me daban por mi seguridad".

Medidas

Ese día también fue a General Pico "para una entrevista con la fiscal, yo hice una denuncia el 4 de enero por amenazas desde dentro de la cárcel, la cual como me explicaron se perdió. Y se enteraron desde la Justicia porque salí en los medios a decirlo. Recién el jueves la fiscal tenía en mano la denuncia y por eso me llaman para declarar y lo dejan detenido hasta el 1 de marzo porque tienen toda esta semana para investigar", expresó.

Romina indicó que su expareja estará detenida hasta el 1 de marzo "mientras se investigue esta nueva denuncia".

"Puede pasar que lo liberen o le abran una nueva causa y quede detenido, no lo sé, porque no se comunicó nadie de la Justicia conmigo. Me entero por los medios y porque hablo con el comisario de Caleufú donde me dice que el policía lo voy a tener desde el 1 de marzo", resaltó.

La mujer contó que "lo hablé con el comisario y le estoy superagradecida. Desde el momento que hice la primera denuncia siempre estuvo a disposición, con el patrullero, con su celular. Me tomó todas y cada una de las denuncias con profesionalidad".

"También sé que se armó una red de contención con las distintas instituciones. Yo tengo dos hijas, una va a otra institución y necesito que la protejan a ella. Voy a estar protegida con el policía y el botón antipánico, pero el resto de mi familia queda expuesta, es una persona capaz de todo, que sale con tanto odio y bronca", indicó.

"A mí nadie me acredita que a mi papá no le van a hacer nada en el taller o que mis sobrinos van a estar bien. Tengo una hija que juega al básquetbol, que voy a decirle que no salga más. Tengo miedo", agregó.

Para el agresor

Romina Regis aclaró que "yo agradezco todas las medidas que pusieron, pero me hubiese gustado que el policía lo tenga él, porque yo no soy delincuente, yo no salgo a matar gente y amenazar, así mi familia y todo un pueblo queda resguardado", pidió.

Consultada sobre la condena social que puede tener su ex, dijo que "no le importa. Es una persona que no tiene vergüenza, se lleva el mundo por adelante. Es más, ya tiene su casa en condiciones, ayer se la estaban limpiando".

José Luis Soto cumplió el total de la condena y podía salir en libertad hoy, pero le extendieron por siete días la prisión preventiva para investigar la denuncia por amenazas.