La tapa de EL DIARIO de hoy

  • Farmacias de turno del día 3 de julio de 2022

    Los turnos son desde las 8:30 A.M. de la fecha indicada, hasta las 8:30 A.M. del día siguiente.

    SANTA ROSA

    AMERICA – Autonomista 1339 – Tel 415060
    CHANGOMAS – Av. Circ. Santiago Marzo 1550- Tel 4-23339
    DEL MUSEO - Pellegrini Nº 174 - Te: 4-13785
    LEAL – Rivadavia 101 – Te .4-20320
    PASCO - Yrigoyen Nº 123 - Te: 4-12910 // 4-22910

    GENERAL PICO

    CENTRO - Calle 12 N° 355 - Tel: 327992
    COLONIAL - Calle 111 Norte N° 448 (esq 10) - Tel: 434551
    URBEM PHARMA - Calle 11 N° 1616 - Tel: 333834
    VIDAL - Calle 33 N° 818 - Tel: 424946

    TOAY

    SANTA LUCIA - Av. 9 de Julio & Independencia

La historia detrás de la milagrosa recuperación de Pedrito Heguy. “Abuelo, amansá tus fucking caballos", dijo entre risas que será uno de los pedidos para este año 2022.

"Estoy ansioso por volver a subirme a un caballo". El que habla es Pedrito Heguy, el nene que el año pasado sufrió un brutal accidente durante un partido de polo en la localidad de intendente Alvear que casi la cuesta la vida.

“Pensábamos que lo perdíamos”, llegó a confesar Eduardo, su padre. Todo ocurrió el pasado 5 de febrero mientras jugaba un partido familiar en el Club Chapaleufú.

Pedrito sufrió una caída del caballo y a partir de ahí, todo el drama. Internaciones varias en distintos hospitales pampeanos (Reumann Enz, en Intendente Alvear, y Lucio Molas, de Santa Rosa) hasta estabilizarle la presión cerebral, operación para descomprimir hematomas (tuvo una doble fractura en la base del cráneo), traslado en avión sanitario al hospital Austral de Pilar, días y noches de angustia, cadenas de oración que se propagaban con una energía movilizadora, evolución lenta, otro traslado a la clínica de rehabilitación Fleni Escobar, videos conmovedores y fotos aún más sensibilizadoras subidas a las redes o distribuidas por Whats App por papá Eduardo con el día a día.

El hijo del Ruso, el nieto de la leyenda Alberto Pedro Heguy, jugaba “el partido de su vida”. Nada menos. Hasta que las buenas noticias fueron encadenándose, siempre con un “largo plazo” en la mente de todos. Y el 1° mayo volvió a casa, 85 días después del accidente.

Hoy, ya con 12, cumplidos el 28 de octubre, Pedrito habló con el diario porteño La Nación en plenas vacaciones en Córdoba.

"Acaba de acompañar al padre en una caminata de 9 hoyos de golf de la que también participó el abuelo Feliciano", dice el cronista que escribió la nota.

"Capta las chicanas y se prende a la hora de las bromas: “¿Cuántas pelotas estuvo a punto de mandar a la calle papá?”, se le pregunta. “Varias. Anduvo cerquita, je”, responde. Disfruta de los tiempos de esparcimiento, del encuentro con sus abuelos maternos, de sus hermanos (Cruz, Pampa y Luján). Pero se lo nota algo inquieto…", añade.

-En unos días se van para el campo, para Intendente Alvear, allá en La Pampa. ¿Estás ansioso?, pregunta.

-Un poco, sí. Pero más que por volver a La Pampa, estoy ansioso por volver a subirme a un caballo.

-¿No tenés miedo, Pedro?

-No.

-¿Ya te tiene listos los caballos el abuelo Alberto Pedro?

-No, los del abuelo no, esos son potros.

-Esos son los “fucking caballos del abuelo”, como decías en el video que grabaste cuando estabas internado.

-Sí. Le voy a pedir “abuelo, amansa tus fucking caballos, jaja”.

-¿Y apenas llegues a La Pampa vas a montar o vas a esperar un tiempo?

-No sé, capaz que espero una semana o dos para empezar a montar. Y arranco tranqui, al galopito. Suave. Y después taquear un poco. El médico me dijo que vaya tranquilo, al galopito.

“Es un animal”

"Se lo nota suelto a Pedro. Natural. Con esa misma simplicidad con la que unas semanas atrás posó para LA NACION en la cancha 1 de Palermo luego de una jornada del Campeonato Argentino Abierto. Un torneo muy especial por todo lo que brindó, por la conquista de La Natividad y por la corriente de afecto que nunca se detuvo. Quizás hasta se haya sentido abrumado por cada saludo, por cada beso y abrazo, por sentir que hubo mucha gente que rezó por él durante los peores momentos", agrega el mismo artículo periodístico.

Durante el Abierto de Palermo, Pedrito seguía los partidos del Abierto en la platea con sus amigos. Y después, al igual que su padre, sus tíos y cada descendiente de polista, hizo la suya: corrió por las canchas como si fuese su jardín, jugó con el taquito y la bocha y visitó a los jugadores en los palenques. Su padre, de hecho, fue coach de RS Murus Sanctus, uno de los participantes del certamen.

En la última Copa Los Potrillos, junto a su jugador preferido, Jeta Castagnola: “Es un animal”, dice

-¿Disfrutaste el Abierto de Palermo, Pedrito? ¿Qué fue lo que más te gustó?

-Me gustó como jugaron muchos equipos. Pero el que más me gustó fue el Jeta Castagnola. Tiene un taqueo impresionante. Mete goles de todos lados. Una vez jugué con él un torneo en La Pampa y lo ganamos. Habremos metido en el torneo, por ejemplo, 50 goles, y 49 habrán sido de él. ¡Es un animal!

-¿Y cuando Jeta jugó en la semifinal contra Murus Sanctus, que era el equipo de tu papá, por quién hinchaste?

-Hinchaba por Murus, obvio. Me gustó Juan Martín Nero, también Pablo Mac Donough. Lástima que Facu Sola tenía una lesión en un codo.

-En la final de La Natividad, con el Jeta, contra La Dolfina ni te pregunto…

-Obvioooo, hinchaba por La Natividad. Aparte, mi tío Pepe es el coach de ese equipo. Salió campeón.

-¿Qué esperás del año que viene? ¿Qué te dijo el médico?

-Que el año que viene voy a poder jugar torneos. Y eso me pone muy contento.

Un padre feliz

pedritonochebuena

Desde que Pedro volvió a su casa fue cumpliendo con el tratamiento progresivo que le indicaron los médicos, encabezado por el neurocirujano Roberto De Rosa, del Hospital Austral.

El contacto familiar, el reencuentro con su habitación, sus cosas, la mascota Loli, los ejercicios diarios y recreativos. Todo sirvió para que se fuera sintiendo más cómodo. Hubo una nueva operación, en julio, para colocarle una prótesis de plástico rugoso, sobre la cual irán creciendo los huesos de la zona.

Después, kinesiología, actividad física, algo de tenis para ayudar en la parte motriz y reducir el incremento de peso que tuvo en todo este proceso, de aproximadamente 15 kilos. El regreso a clases y la emotiva recepción de sus compañeros del colegio Los Robles, allá por agosto. Sentir que todo se iba reacomodando en su vida. No sólo él: también su familia.

De los medicamentos que ingería en un principio, sólo le queda uno permanente, para las convulsiones, cuyo tratamiento deberá seguir por un par de años. En las vacaciones retomará sus clases de matemáticas para estar “afilado” en el comienzo de las clases 2022. Y también las actividades físicas, ahora con impacto, ya que hasta hace una semana todavía no podía trotar. Neurológicamente está muy bien.

“Quizás a veces es más calentón, tiene menos filtro, te dice las cosas como las siente y le salen. A veces es más cariñoso, a veces más agresivo. Pero nada especial”, cuenta el Eduardo "Ruso" Heguy.

Ademas, se detiene especialmente en lo que fue el brindis navideño. “Fue especial, claro. Pasamos una experiencia muy dura, brava, pero con muchas enseñanzas y mucho para agradecer. Para realmente considerar las cosas que son importantes en la vida. Agradecer todo el apoyo de la gente, personal de salud, médicos, enfermeros, amigos, la familia. A la gente que nos sigue parando y dicéndole la alegría de verlo, que rezaron mucho por él. Pedro se sigue sorprendiendo. Él no vivió todo eso, nosotros sí. Estamos eternamente agradecidos por el apoyo y la buena energía que recibimos. Estas épocas de brindis y balances es de mucho agradecimiento”, expresó.

Es el mismo Ruso que para la final de Palermo invitó a médicos, enfermeros, kinesiólogos del Austral y del Fleni a ver La Natividad y La Dolfina junto con Pedrito. Y que sigue al pie de la letra con los consejos médicos.

“Con precaución y con casco si anda a caballo, en bici o con esas rueditas eléctricas que están tan de moda ahora. Lo más importante para él es que se ponga bien físicamente y no apurarse. Hay que estirar los tiempos, dominar las ansiedades. Que cuando llegue a su objetivo, que es como su zanahoria (volver a jugar), el cual no le queremos frustrar, esté en las mejores condiciones posibles”, señaló en otro tramo de la entrevista con La Nación.

-Ruso, vos fuiste, sos polista, ganaste cuatro veces el Abierto de Palermo. Te pegaste golpes duros y volvías a jugar. Pero pienso en Paz. ¿Qué dice la madre sobre esto de que Pedrito vuelva a subirse a un caballo?

-¡No lo quiere ni ver! No quiere estar en ese momento. Sabe que yo lo voy a acompañar. Lo vamos a hacer con mucha conciencia. Pero Paz no quiere volver a vivirlo…

El Ruso, sin quererlo, vuelve solo a aquel 5 de febrero. “Viste que Paz es fotógrafa. Estaba en la cancha ese día. Lo estaba enfocando. Tiene las fotos de su caída. Lo vio perfectamente, todo. Le pasó las fotos a una sobrina por si alguna vez Pedro las quería ver y las borró de su cámara. Pedro hace 15, 20 días las venía pidiendo. Me senté con él y le mostré como había sido su caída. Vio las fotos y no las volvió a pedir”, señaló.

-¿Y a vos qué te pasó cuando las veías con él?

-A mí no me influyó tanto. Yo estaba jugando con él, le pasé la bocha, lo vi caerse, lo viví todo. Lo tengo grabado en la cabeza. Pedro vio las fotos y no dijo nada, sólo un “ah, mirá vos”. Le sirvieron para entender la historia. Muchas cosas que te cuenta hoy de su accidente es porque yo fui grabando todo, saqué fotos, y él revivió todo en el Ipad. Lo de “los fucking caballos del abuelo” no se acuerda nada. Lo vio en el video.