El Gallito Canta  Tapas de la edición de papel  ico_radio.png

Tapa de la Edición Impresa

El Poder Judicial dictó dos órdenes de restricción de acercamiento y contacto para una mujer y su hijo a partir de denuncias cruzadas por violencia familiar, por un lado; y daños y violación de órdenes judiciales, por otro. 

El caso trascendió en los medios cuando María de los Ángeles Muñoz denunció a sus dos hijos, César León Esteban Castillo (26) y otro menor de 15 años, por haberle provocado daños en un vehículo, hostigamientos varios y amenazas de muerte.

Por esos hechos, el fiscal Oscar Cazenave pidió el arresto de Castillo y una medida de restricción de acercamiento hacia la madre. El juez Carlos Chapalcaz dictó una preventiva domiciliaria de 7 días y una restricción por 90 días. El menor de 15 años es en este caso inimputable y está interviniendo la Dirección de Niñez y Adolescencia. 

En el medio se conoció que una hermana de Muñoz, tía de Castillo y el menor, había denunciado que los hermanos fueron víctimas de violencia intrafamiliar. "La denuncia dice que cuando eran chicos la madre los violentaba, los encerraba", confió una fuente judicial que habló con El Diario. Esa denuncia la investiga el fiscal Cristian Casais.

A partir de esa denuncia y los hechos ocurridos, el juez Chapalcaz dictó una orden de restricción de acercamiento por cualquier medio de María Muñoz hacia sus hijos. "Los hijos manifiestan que la madre los hostiga por las redes sociales y por los medios", explicó la fuente judicial. Ahora, Muñoz no podrá mantener contacto ni personal ni por ningún medio con sus dos hijos. 

La mujer argumentó públicamente que los hijos se quieren quedar con la casa donde vive en el barrio Néstor Kirchner y por eso le provocaron daños a un vehículo y la amenazan y hostigan.

Denunció que sus hijos rompieron la camioneta de su pareja y el martes por la noche ingresaron a su casa y le destrozaron el automóvil que se encontraba estacionado en el garage.