La tapa de EL DIARIO de hoy

  • Farmacias de turno del día 3 de julio de 2022

    Los turnos son desde las 8:30 A.M. de la fecha indicada, hasta las 8:30 A.M. del día siguiente.

    SANTA ROSA

    AMERICA – Autonomista 1339 – Tel 415060
    CHANGOMAS – Av. Circ. Santiago Marzo 1550- Tel 4-23339
    DEL MUSEO - Pellegrini Nº 174 - Te: 4-13785
    LEAL – Rivadavia 101 – Te .4-20320
    PASCO - Yrigoyen Nº 123 - Te: 4-12910 // 4-22910

    GENERAL PICO

    CENTRO - Calle 12 N° 355 - Tel: 327992
    COLONIAL - Calle 111 Norte N° 448 (esq 10) - Tel: 434551
    URBEM PHARMA - Calle 11 N° 1616 - Tel: 333834
    VIDAL - Calle 33 N° 818 - Tel: 424946

    TOAY

    SANTA LUCIA - Av. 9 de Julio & Independencia

 Es la trampa de los afiladores de cuchillos que le dicen al cliente que entendió mal el precio del servicio. Una víctima advirtió a los vecinos y vecinas.

El jueves pasado dos personas intentaron hacer caer en un viejo cuento del tío a un santarroseño que solo quería afilar un par de cuchillos de su cocina. Dos individuos se le presentaron como afiladores de cuchillos en el centro de Santa Rosa y le ofrecieron sus servicios, pero, a la hora de abonar el servicio, le aseguraron que había escuchado mal y el valor que le reclamaron triplicaba el que le habían dicho en un primer momento.

La víctima del ardid intenta alertar a otras personas para que no queden atrapadas por el mismo engaño o tomen sus recaudos si se presenta la ocasión. El cuento del tío de los afiladores de cuchillos no es la primera vez que se utiliza. Y cada tanto es noticia en distintos puntos del país, desde hace mucho tiempo.

La treta no solo afecta a sus presas, además perjudican a los afiladores locales que se dedican a la tarea. "Yo quiero lanzar el alerta para que no paguen justos por pescadores de incautos", le dijo a El Diario el joven que pasó un mal rato el jueves pasado.

Cuchillos, tijeras y hasta cuchillas de cortadoras de pasto requieren cada tanto de una afilada para no perder su principal propiedad y, un poco por solidaridad con el trabajador callejero, y otro por la comodidad que supone el servicio domiciliario, la opción del afilador en bicicleta suele tener buena acogida.

En el clásico cuento del tío el estafador camuflado de afilador lanza una ráfaga de palabras preparada para confundir y lanza al pasar una cifra. Sin embargo, una vez realizado el trabajo, sostiene que es otra mayor, y por eso suelen hacerlo de a dos, para tener un testigo que contradice al cliente.

Entonces llega la fase final del “apriete”. La negociación es en absoluta desventaja. El cliente, entonces, generalmente teme por su salud y por generarse un "enemigo" que tiene identificado donde vive.