Tapa de la Edición Impresa

  • Farmacias de turno del día 18 de Octubre de 2021

    SANTA ROSA
    BUTALÓ - Unanue 366/372 - Tel. 410555
    INTEGRAL - Juan Schmidt 1058 - Tel. 410809
    PAMPA S.R.L. - España 490 - Tel./Fax 430862/411000 - Cel. 2954-592296
    POLYFARMA NORTE - 1º de Mayo y R.B. Díaz - Tel. 417400
    QUINTANA - Gral. Pico 258 - Tel. 413757
    GENERAL PICO
    CENTENARIO - Calle 24 Nº 1504 - Tel. 426998
    MARÍA AUXILIADORA - Calle 1 e/106 y 108 - Tel. 430150
    PAMPA - Calle 10 Nº 436 - Tel. 425583
    SANCHEZ - Calle 20 Nº 843 - Tel. 331787/323443
    GENERAL ACHA
    ESCALA - España 1263 - Tel. 436923
    EDUARDO CASTEX
    COMETTO - Av. Del Trabajo 986 .- Tel. 442314

Familiares de una chica de 15 años de Santa Rosa aseguraron que fue víctima de un ataque en la localidad de Las Heras.

La hermana de una adolescente de Santa Rosa denunció en redes sociales que la chica de 15 años fue víctima de un abuso sexual durante una visita en la localidad de Las Heras, en la provincia de Santa Cruz.

La víctima había llegado bajo la promesa de que sus padrinos le darían en ese lugar “comodidades” que la madre podía. Un día se despertó sin ropa y con el tío tocándola, de acuerdo a la denuncia.

“Pedófilo y abusador de menores”, escribió la hermana de la víctima junto a la fotografía de un hombre al que acusan, que adjuntó en la publicación, y junto a la mujer, pareja del acusado, que dice que “lo encubre”. La familia y la sobreviviente viven en Santa Rosa y buscan la manera de realizar la denuncia en la ciudad santacruceña, según informó el diario La Opinión Austral.

Según la explicación de Luciana, su hermana adolescente había viajado al sur del país y estaba hospedada con su padrino y madrina (los acusados), debido a que ellos “habían prometido estudio y comodidades que nosotras, o mejor dicho mi mamá, no podía darle. Al principio fue todo lindo, pero después empezó lo feo”, agregó y dejó en claro que es un caso “trágico” de un “hdp que le gusta tocar sin consentimiento a menores”.

Según el posteo, la adolescente de 15 años pasó momentos muy feos junto a estas personas: “La usaban para trabajar, limpiar y pagar gastos que les pertenecían a ellos (ella trabajaba para ellos y ellos tienen trabajos, pero era su plata, no la de mi hermana). Si mi hermana comía, tenía que reponer. Solamente la hacían estudiar todo el día y si salía con una amiga, le hacían comentarios ofensivos, del tipo esa es re p..., vas a venir preñada. Cuando la llamábamos, ellos estaban escuchando qué le decíamos y qué decía ella”.

El medio agrega que según explicó Luciana, la adolescente sentía todo el tiempo que era observada, cuando se bañaba, se cambiaba, caminaba y hasta dormía. Cuando llegó a ese domicilio, le designaron una habitación y le dieron su propia llave. La joven siempre la usaba, dejaba la puerta cerrada, pero de un día para el otro desapareció y la mujer dio la excusa de que “su marido quería para algo la llave”.

El día del abuso sexual llegó un día que la muchacha y el dueño de casa se quedaron solos. “Mi hermana estaba durmiendo y pensó que uno de los perros de la casa se había subido a la cama, porque ella dormía con los perros de ahí, después sintió que la tocaban y se despertó. Al despertarse, vio que no tenía puesto el pantalón corto (ella duerme con ropa), miró a su costado y lo vio al tipo exaltado”. 

“Él comenzó a disculparse y poner mil excusas o sobornos, a lo que mi hermana agarró todas sus cosas para irse, mientras mi mamá y yo hablábamos con ella por teléfono y le decíamos que no cortara para escuchar que estuviera bien”, agregó en el escrito la joven.

“Escuchamos cómo le decía que hablara, que no pasaba nada, que se había confundido, que no lo iba a repetir”, comentó y dijo que “luego la agarró de los brazos con fuerza y la quiso tocar nuevamente, tratando de evitar que ella saliera”.

Mientras tanto, desde Santa Rosa, Luciana y su mamá llamaban a la abuela de la adolescente para pedirle que la ayudara. “Mi abuela se metió a la casa y ahí la soltó. Después volvieron a la casa de mi abuela para buscar un teléfono que ellos le habían comprado a mi hermana, el cual en una ocasión se rompió y ella tuvo que pagar los gastos. Ya está con su familia y, créanme, la van a pagar, no sólo denuncia van a obtener, también escrache social”, completó.