La tapa de EL DIARIO de hoy

  • Farmacias de turno del día 4 de julio de 2022

    Los turnos son desde las 8:30 A.M. de la fecha indicada, hasta las 8:30 A.M. del día siguiente.

    SANTA ROSA

    BAGLIANI - Av. Mitre Nº 134 - Te:-4-17500 // 4-25820 2954 599667
    DEL SOL. - Av. San Martín esq. Urquiza Te: 4-18006
    PONCE - Av. Edison Nº 1248 - Te: 3-87778
    SADOWSKI – Av. Uruguay 681-Te: 4-18155

    GENERAL PICO

    SALUD VITAL - Calle 24 e/105 y 107 - Tel: 331398 Whatsapp: 2302-441000
    SÁNCHEZ Calle 20 N° 843 Tel/Fax: 331787/323443 Whatsapp: 2302-537823
    SAN JOSÉ Calle 116 bis esq. 5 - Tel: 423927
    SAN JUAN S.R.L. - Calle 10 N° 1143 - Tel: 333237

    TOAY

    SANTA LUCIA - Av. 9 de Julio & Independencia

El Movimiento Popular Pampeano por los Derechos Humanos evaluó lo actuado esta semana en las audiencias por los delitos de lesa humanidad. Advierten la actitud "evasiva y cobarde" de Baraldini frente al test psicofísico.

El Movimiento Popular Pampeano por los Derechos Humanos lamentó las "dilaciones" que sigue sufriendo el tercer juicio por los delitos de lesa humanidad cometidos en nuestra provincia durante la dictadura. Esta semana hubo una sola audiencia y además se retardó otra vez el trámite para el test psicofísico de quien era el jefe de la Policía en esa época, el acusado Luis Baraldini.

Ese estudio se tiene que realizarse para determinar si Baraldini está en condiciones de seguir sometido a juicio: la defensa intenta con ese argumento sacarlo del banquillo de los acusados, aunque hasta el momento los estudios médicos demuestran que no hay motivos para que zafe de esa instancia.

Frente a la necesidad del trámite médico, ya es la tercera vez que se frustra en el caso de Baraldini. Fuentes judiciales confirmaron a El Diario que la defensa del represor presentó un certificado de un médico del Departamento Legal de la Policía de Buenos Aires, que debía trasladarlo, en el que refiere que el imputado dijo que tenía tos, fiebre y dolor corporal, razón por la cual se ordenó un hisopado para descartar un contagio de covid y se lo aisló preventivamente. Con ese certificado justificó el faltazo del miércoles. Cabe recordar que Baraldini había superado un contagio de coronavirus el año pasado.

El MPPDDHH aludió a esa "actitud": "es la tercera vez que falta a esa cita, y tampoco estuvo presente en la audiencia (el martes)". Las víctimas representadas por esa querella aseguraron: “queda en evidencia que este personaje que fue el Jefe de la Patota de la Subzona 14, y que fue tan valiente para secuestrar y torturar personas, ahora tiene esta actitud evasiva y cobarde que no enfrenta su responsabilidad ante la Justicia a pesar de tener todas las garantías constitucionales”.

La agrupación también lamentó que se postergaran otras audiencias previstas originalmente para esta semana "lo que provoca que se siga dilatando el juicio", que se retomaría el 17 de agosto.

Un documento del Movimiento tras la audiencia de esta semana insistió en que haya "cárcel Común" para los genocidas e hizo en un documento su evaluación de lo ocurrido en la audiencia.

"Las víctimas dejaron en claro la responsabilidad de Carlos Aragonés", dijo el organismo en alusión a las declaraciones testimoniales.

Declararon Graciela Espósito y Rosalinda Noemí Gancedo, alumnas que en ese entonces cursaban la carrera de Construcciones en la UTN de General Pico, y Guillermo Covella, hijo de Santiago Covella, quien fuera también alumno de la UTN, y luego ministro de Obras Públicas de la Provincia. También declaró el periodista Hugo Ferrari quien estaba a cargo del programa de Extensión Universitaria.

"Los testimonios fueron potentes por lo que quedó en claro cómo se ejecutó la persecución a este colectivo y se resaltó la responsabilidad de Carlos Osvaldo Aragonés, quien fuera por entonces Diputado Nacional y compañero de Rodolfo Ponce, jefe de la patota de la Triple A en Bahía Blanca", remarcó el MMPPDDHH.

Aragones pertenecía a las 62 Organizaciones Peronistas de la CGT, y luego fue Presidente del Partido Justicialista de La Pampa. Las víctimas recalcaron que: “Hasta el momento no hemos podido lograr que se lo lleve a indagatoria a pesar que se inició la Causa Judicial 246/06, pero está clara su responsabilidad en las palabras de Rosalinda Gancedo que cuenta como él personalmente estaba en un patrullero cuando a ella la detuvieron en la calle por repartir volantes informativos sobre lo que estaba ocurriendo en la Universidad”.