La iniciativa impulsada por el pampeano Daniel Lovera ya tuvo dictamen de comisión en el Senado a mediados de junio y está lista para debatirse en el recinto. La UIA planteó fuertes cuestionamientos y reclamó cambios.

Un nuevo proyecto de ley, impulsado entre otros por el pampeano Daniel Lovera y que busca ampliar los derechos de los trabajadores en materia de licencias, puso en "alerta" a las patronales, dispuestas a resistir esa avanzada.

El proyecto ya tiene dictamen de mayoría favorable de la Comisión de Legislación del Trabajo del Senado. La preocupación del sector empresario se renovó en las últimos días, bajo el argumento de que existe un contexto económico todavía adverso por la pandemia.

Las cámaras que agrupan a patrones y propietarios dicen que hay medidas vigentes -como la prohibición de despedir y la doble indemnización- que "desalientan la contratación de empleo formal".

La iniciativa que obtuvo dictamen es un compendio de 26 proyectos de distintas fuerzas políticas que circulaban por el Congreso en los últimos años y tenían el mismo objetivo: ampliar las licencias laborales previstas en la Ley de Contrato del Trabajo.

Con el impulso de Lovera como presidente de la comisión de Trabajo, los asesores avanzaron en un texto que fue el que logró el despacho favorable el 17 de junio. El sector empresario protesta porque -aduce- no participó del debate. Hay reiterados reclamos de la Unión Industrial Argentina (UIA).

Resistencia industrial

La entidad que dirige Daniel Funes de Rioja insistió y reiteró su queja con una carta enviada a los legisladores de la comisión en la que además de manifestarle la preocupación de los industriales frente a la iniciativa, sugiere modificaciones en los artículos más ríspidos. La entidad no recibió aún respuesta y tampoco hay una fecha cierta de tratamiento en el recinto.

La UIA cuestiona: la ampliación de las licencias laborales por cuidado -donde excepto la de maternidad y paternidad, el resto estarían a cargo del empleador-; la obligación para las pymes de más de 50 trabajadores a contar con guardería para el cuidado de los niños o a pagar un monto al empleado por este concepto; la restricción a la reincorporación a la jornada completa para las madres; y la imposibilidad de que la empresa pueda disponer de un cambio en el puesto laboral de esa persona que se reintegra.

La patronal hizo escuchar sus protestas sobre todo en los medios dominantes porteños que le responden. Señala que el sector empleador "destina un importante aporte contribuyendo sólo al sistema de asignaciones familiares un importe que representa entre el 4,7% y el 5,4% de la masa salarial".

La entidad planteó que ve con preocupación que el proyecto cuya votación se propone para modificar las licencias ordinarias y extraordinarias previstas en la Ley de Contrato de Trabajo “no toma en consideración las dificultades que enfrenta el sector productivo y el riesgo que podría implicar adoptar estas medidas en forma abrupta, especialmente para las pymes que encuentran mayores dificultades organizativas, logísticas y económicas para hacer frente a transformaciones y obligaciones impuestas para las empresas que dan trabajo en el mercado formal”.

Licencias y postura

En cuanto a la ampliación de las licencias, el proyecto modifica el artículo 158 de la Ley de Contrato de Trabajo y aumenta la cantidad de días en algunos casos (como ante la eventualidad de fallecimiento de un hijo/a) y suma nuevas: ante un interés en la adopción de un niño, el proyecto concede de 2 a 12 días por año para que el o la adoptante inicie sus visitas previas a la tenencia en guarda con fines de adopción; o de 2 a 10 días por año para el cuidado de una persona a cargo, cónyuge, conviviente enfermo o sometido a técnicas de reproducción asistidas. Otra licencia que se suma es la del cuidado de un hijo/a en caso de enfermedad, en este caso, de 3 días por mes con un máximo de 15 en el año.

La entidad mide todos esos derechos en puro "costo laboral". Y sugiere, para mitigar este "impacto", limitar el número de días por mes y precisar la redacción del artículo para aclarar el número de días corridos máximos por mes y por año en todos los incisos. Una alternativa más "equitativa", según la UIA, sería asegurar la cobertura de estas prestaciones a través de la seguridad social, como sucede con otras licencias, limitar las licencias por cuidado con parámetros objetivos como los niños de hasta 12 años (en lugar de 18), cuando se acredite que se trata del adulto a cargo, o bien para los casos de enfermedad grave o internación acreditada de las personas a cargo.

En cuanto a la obligatoriedad de que las pymes cuenten con guardería o paguen al empleado un monto para cubrir este concepto, el límite de 50 trabajadores, en el caso del sector industrial, incluye a empresas medianas y pequeñas que enfrentarían “grandes desafíos en términos de dificultades técnicas, disponibilidad edilicia y personal capacitado". Para eso, los industriales piden un Estado presente: proponen que sea el Estado el que cubra esta necesidad; o alternativamente, que se contemple un plazo de adaptación.

La modificación del artículo 184 de la LCT apunta a que la mujer, tras haber sido madre, pueda elegir entre la reincorporación a jornada completa y el período de excedencia, una vuelta al trabajo con una jornada reducida escalonada de 4, 5 y 6 horas diarias, en tres meses, o una jornada reducida al 50%, con equivalente reducción del salario percibido por el plazo máximo de seis meses y sin descansos diarios por lactancia. La UIA se queja de "la rigidez de esta norma".

La vicepresidenta de la comisión de Legislación del Trabajo de la cámara Alta, María Belén Tapia, afirmó que como oposición - integra el bloque de la UCR- están de acuerdo en ampliar los derechos de los trabajadores y equilibrar las cargas en cuanto a las tareas de cuidado, aunque remarcó que de acuerdo con el dictamen, aún siguen siendo más los días que se le dan a la mujer que al hombre.