Se trata de Alfredo Ezequiel Álvarez. Tenía dictada una condena unificada a tres años de prisión de cumplimiento efectivo. Su cómplice no aparece.

La jueza de control santarroseña, María Florencia Maza, formalizó este jueves a Alfredo Ezequiel Álvarez por el delito de robo calificado por el uso de arma blanca (cuchillo) y le dictó la prisión preventiva por el término de 90 días, ya que está sospechado de haber participado el martes del asalto al local comercial de la empresa Tecnohouse.

Álvarez tenía dictada una condena unificada a tres años de prisión de cumplimiento efectivo. Por ahora, su cómplice no aparece y el dinero robado tampoco.

La resolución de Maza se produjo durante la audiencia de formalización requerida por la fiscala Leticia Andrea Pordomingo, luego de que el imputado fuera detenido el miércoles al mediodía.

Tanto la defensora oficial, Mariel Annecchini, como el propio Álvarez, se dieron por notificados de la novedad.

La audiencia se realizó por Zoom y fue organizada por personal de la Oficina Judicial de Santa Rosa.

El hecho que Pordomingo le imputó, a priori, a Álvarez fue haber ingresado junto con otro hombre al local ubicado en Alvear y Tomas Mason y robar 500.000 pesos, 300 dólares, tres cheques de distintos montos, una notebook y un celular.

En ese contexto, le colocaron un cuchillo Tramontina en la espalda a una mujer y le dijeron “dame todo”. Paralelamente revisaron una oficina y sustrajeron lo antes descripto.

Pordomingo pidió a Maza la realización de una rueda de reconocimiento de personas, la apertura de los celulares secuestrados en distintos allanamientos efectuados por la policía y la prisión preventiva por 90 días para el imputado, por considerar que puede obstaculizar la tarea investigativa y darse a la fuga.

Annecchini, por su parte, dijo que el sospechoso no declararía, se opuso a la rueda de reconocimiento y solicitó que se sustituya la preventiva por una medida menos restrictiva; es decir un impedimento de acercamiento y contacto con la damnificada y con otra persona que debe prestar una declaración testimonial. Subsidiariamente requirió, en caso de negarse esa última petición, que quede bajo arresto domiciliario con la vigilancia de un dispositivo electrónico.

Finalmente, Maza, además de formalizarlo por el robo calificado, hizo lugar a la rueda de reconocimiento a través de una videoconferencia, a la apertura de los teléfonos y a la prisión preventiva hasta el 10 de septiembre.