La Pampa

Vecinos reclaman por los ruidos y desmanes en la zona de los boliches

Los vecinos de la zona céntrica, que viven en las calles 9 de Julio, Pico y Quintana de Santa Rosa, están juntando firmas para reclamar por los ruidos molestos, los daños a las viviendas y los vehículos, y los amontonamientos de personas en las veredas provocados por la actividad de los boliches y confiterías que exceden los decibeles autorizados para esas actividades.

Después de reclamos ante la línea telefónica de reclamos de la municipalidad y otras presentaciones escritas, ahora los vecinos y las vecinas de la zona realizaron un documento.

"Es un infierno. Los miércoles y el fin de semana. Agotador y altera la vida de todos", dijo Juan Carlos, un jubilado que vive en un primer piso en un complejo de la calle 9 de Julio, a pocos metros de calle Pico. Está a unos sesenta metros de uno de los boliches. El sonido que llega a su departamento es altísimo: "es como si estuviera en el lugar", dice ese vecino.

Los incidentes se agravan a la salida, con peleas, gritos y corridas. La Policía -dicen- interviene en casos graves y cuando ya hay pocas personas. 

La nota expresa: "las y los abajo firmantes, vecinas y vecinos de la zona centro de esta ciudad, nos dirigimos a Ud., con el objeto de plantearle se arbitren los medios necesarios para evitar las consecuencias que estamos padeciendo, originadas por los boliches bailables ubicados en calle Quintana, entre Pico y Villegas y calle 9 de Julio, entre Pico y Villegas".

Explican que "al solo efecto informativo detallamos algunas: 1) Ruidos molestos y rotura de vidrios, por el exceso de volumen reproducidos por los equipos musicales;  2) Daños ocasionados a los frentes de las viviendas; 3) Imposibilidad de ingresar libremente a las propiedades privadas por el amontonamiento de personas que quieren ingresar a los boliches; 4) Imposibilidad de ingresar con los vehículos a los garajes, ya sea por obstrucción con autos o por aglomeración de personas; 5) Ruidos molestos originados por la aglomeración de las personas en los frentes de viviendas privadas; 6) Daños a los vehículos estacionados.- 7) Veredas imposibles de transitar por la suciedad que quedan en las mismas, vasos, botellas, vómitos, deposiciones humanas líquidas y sólidas; 8) Ruidos molestos ocasionados por la habilitación de patios interiores y el mantenimiento de aberturas abiertas".

Los vecinos señalan que "actualmente estos inconvenientes no solamente los padecemos por las noches de los fines de semana, sino también los días de semana laborales. Por todo lo expuesto solicitamos, se arbitren los medios necesarios por su intermedio, y si es necesario a través del Ministerio de Seguridad de la Provincia, para tener una convivencia pacífica, amigable y que proteja a los intereses de todos los vecinos y vecinas de nuestra querida ciudad de Santa Rosa".

También te puede interesar...