La Pampa

El gobierno provincial admite "preocupación y dolor" por los índices de pobreza e indigencia

Los índices de pobreza e indigencia del conglomerado Santa Rosa-Toay están por encima del promedio nacional.  "Tenemos un problema de ingresos, porque al asalariado no le alcanza para vivir. Hay trabajo, pero con ingresos que van por debajo de la inflación", dijo el ministro de Desarrollo Social, Diego Álvarez.

El ministro de Desarrollo Social, Diego Álvarez, reconoció este jueves que son "dolorosos y preocupantes" los datos de la indigencia y la pobreza en la provincia que se difundieron el último martes y aseguró que desde el estado provincial "seguimos trabajando para acompañar a los sectores vulnerables".

El funcionario provincial encabezó la apertura de un precongreso patagónico de la niñez que se desarrolla en el Medasur. Allí fue abordado por la prensa luego de que se conocieran los índices de pobreza e indigencia en la provincia que confecciona el Indec.

Álvarez dijo que se reforzará el acompañamiento a sectores vulnerables. Fue tras conocerse los datos de pobreza e indigencia del conglomerado de Santa Rosa – Toay. El INDEC determinó que 46.707 personas viven en la pobreza en 12.600 hogares en el conglomerado capitalino pampeano. Y unas 17.168 personas (13.2%) son indigentes en 4.467 hogares (9,1%), por arriba de los índices nacionales promedio.

A nivel país la pobreza alcanza al 36,5% de las personas y el 27,7% de los hogares. La indigencia del conglomerado Santa Rosa-Toay (13,2%) es la segunda más alta de los 31 conglomerados relevados por el INDEC, detrás del 15% de Resistencia, la capital chaqueña. Por debajo de la capital pampeana está Bahía Blanca-Cerri con 12,7% y el Gran La Plata con 12,4% .

"Estamos preocupados. Se mantienen los datos del semestre anterior, que son dolorosos y preocupantes por un nivel de pobreza alta y uno de indigencia que se mantiene", dijo Álvarez este jueves.  "Hay una batería de políticas nacionales y provinciales que acompañan a los sectores más vulnerables. Hoy tenemos un problema de ingresos, porque al asalariado no le alcanza para vivir. Hay trabajo, pero con ingresos que van por debajo de la inflación", consignó.

El funcionario provincial recordó que en la provincia se implementó un refuerzo alimentario y un acompañamiento a municipios con más fondos. Anticipó que reforzarán ese auxilio porque ahora entra en vigencia un aumento de la tarifa de los servicios. También mencionó el reciente anuncio del Programa Puente para apostar a generar más empleo.

Sin embargo, reconoció que el problema de la inflación "es muy complejo" ya que admitió "un espiral inflacionaria que no se ha podido frenar". "Hay intereses especulativos, hay cosas que no tienen lógica porque aumentan un 150 % cuando la inflación es del 90 %, hay una cultura inflacionaria que hace que algunos aumenten los precios por las dudas", lamentó.

"Desde la Provincia siempre se hacen refuerzos, acompañamientos, y hoy seguimos trabajando para acompañar a los sectores vulnerables. Ingresos hay, tenemos algunas cuestiones para mirar como algo positivo en el corto o mediano plazo, en relación al crecimiento del empleo y la actividad económica, pero en muchos sectores no han aumentado los salarios", describió.

"En la Provincia el estado decidió acompañar la inflación con una pauta salarial que mantiene el ingreso del sector público, pero muchos sectores están por debajo de la inflación. La pobreza e indigencia se miden con los ingresos", puntualizó.

"No soy un especialista, los economistas tienen diferentes posiciones sobre cómo se generan los procesos inflacionarios. Están los generadores de precios, hay una especulación inflacionaria que hace que se aumente por las dudas. Esperemos que las políticas nacionales permitan que la inflación tienda a ir a la baja y que los salarios recuperen el poder adquisitivo", completó.

También te puede interesar...