La Pampa

Una mujer con discapacidad, separada de su hijo hace más de 2 meses: lo alojaron en un hotel

''

La "medida excepcional" la tomó la Dirección General de Niñez, Adolescencia y Familia a cargo de Rodrigo Lofvall. La mujer tiene una discapacidad auditiva. No se ve ni se comunica con su hijo, pese a que no está acusada de violencia.

Un niño de 6 años fue separado de su madre con discapacidad auditiva, como consecuencia de una "medida excepcional" que tomó la Dirección General de Niñez, Adolescencia y Familia a cargo de Rodrigo Lofvall, con control judicial.

El nene está alojado en un hotel de la ciudad de Santa Rosa, con control de asistentes sociales, pero no tiene contacto con su mamá desde el 2 de febrero en que se hizo práctica la medida. Llevan ya más de dos meses sin verse ni comunicarse, pese a que los propios organismos oficiales ya descartaron algún tipo de violencia sobre el niño por parte de la madre.

No hay explicación respecto de si un hotel es parte de los dispositivos de Familias de Contención con los que cuenta la Dirección General de Niñez, Adolescencia y Familia de la Provincia para alojar a un menor de 6 años.

La situación es compleja y requiere no vulnerar los derechos del niño y de la madre. La mujer necesita de apoyos y ajustes razonables para garantizar su derecho a maternar y de acceso a la justicia. Ella es hipoacúsica y tiene muy serias dificultades en el habla y además tiene otras patologías: es diabética y celíaca. Vive en una humilde casa de Zona Norte y quienes conocen de cerca el vícnulo con su hijo la definen como "una madraza".

La propia causa judicial señala a la madre del chico como una posible víctima de violencia, pero sin embargo es a ella a quien separaron de su hijo.

El episodio pone en el centro del debate al menos dos cuestiones: el funcionamiento del área de Niñez (ya bajo la lupa tras el caso de Lucio Dupuy) y el problemático acceso de las personas con discapacidad al servicio de justicia.

Están al tanto de la situación las autoridades nacionales de ADAJUS, el Programa Nacional de Asistencia para las Personas con Discapacidad en sus Relaciones con la Administración de Justicia.

“Crueldad” y revinculación

El episodio movilizó a organismos que trabajan en el área de Discapacidad que hasta el momento de la separación brindaba los apoyos domiciliarios. Actualmente no se ha podido revincular al hijo con la madre, con los recaudos que la situación pueda demandar.

En el proceso, las autoridades tuvieron dificultades para entender los planteos de la mamá, que en las redes sociales reclamó por lo que considera una injusticia.

Fuentes cercanas a la mujer describieron que el sistema la trató por momentos “con crueldad”. Hasta le sacaron a la asistente terapéutica que facilitaba la comunicación, confirmaron fuentes del gobierno provincial.

La intervención inicial

La intervención estatal inicial se produjo ante una referencia que se hizo desde un establecimiento educativo. Hubo una interpretación de que el niño tendría algunos de sus derechos vulnerados.

La situación comenzó ante una alusión a presuntas negligencias en el cuidado del niño y a un episodio de supuesta violencia por parte de la pareja de la mamá.

Después, cuando logró intervenir, la madre explicó que fue un hecho confuso, lúdico, y reconoció el error. Dijo que su pareja ayuda en la atención cotidiana del niño.

No obstante ser una figura central en la situación que se ha suscitado, el hombre recién fue citado por el Programa Familias de Contención perteneciente a la Dirección General de Niñez, Adolescencia y Familia del Ministerio de Desarrollo Social para dar su testimonio a mediados de abril.

Sin voces oficiales

Ningún organismo brindó información oficial, en principio con la idea de resguardar las identidades, algo que también se pretende en este artículo.

Según se conoció intervino en el caso el área de Discapacidad. Finalmente la mamá logró hacer su planteo a partir de la intervención de una asistente.

Operadores judiciales señalan que también es notable cierto cambio de actitud en este tipo de episodios después de la situación que derivó en la muerte de Lucio Dupuy: ante ciertas negligencias estatales que ese episodio sacó a la luz, ahora algunos organismos optan por la tendencia contraria a la hora de las decisiones y los controles.

En este caso puntual intervinieron en distintas instancias el Juzgado de Familia número 2 de Santa Rosa a cargo de Andrés Zulaica, la Dirección General de Niñez, Adolescencia y Familia (a cargo de Rodrigo Lofvall), la Dirección de Discapacidad (a cargo de Iván Poggio) y la Dirección de Prevención y Asistencia de la Violencia Familiar (a cargo de Claudia Santiago).

La Secretaría de la Mujer que debiera haber intervenido para brindar contención y apoyo a la madre por la supuesta violencia hacia la progenitora y su hijo, no contaba con la comunicación por parte de los organismos intervinientes en el primer momento. Incluso el expediente refería a que la pareja de la mujer también ejercía violencia sobre ella, y sin embargo el área a cargo de Liliana Robledo tomó conocimiento de la situación por el planteo de una particular.

Ese organismo oficial tendrá contacto formal con la mujer en las próximas horas.

La Defensoría de Niñez y Adolescencia intervino recientemente y, hasta el momento, de manera parcial. De acuerdo a lo que se pudo conocer está profundizando en el estudio de la situación. El defensor Juan Pablo Meaca escuchó a la abogada de la mamá, que pidió formal participación en el expediente.

También te puede interesar...