La Pampa

Caso Bongianino: acusan al STJ de que “fortalece la cultura sexista”

La defensora Ana Carolina Díaz expuso en el recurso de reconsideración los riesgos que implica el posicionamiento que tuvo la mayoría del máximo organismo judicial: “revictimiza, desalienta, no previene”.

La defensora civil Ana Carolina Díaz acusó al Superior Tribunal de Justicia -y puntualmente a tres de sus ministros- de “fortalecer la cultura sexista” al salvar al procurador Mario Bongianino en el marco de la denuncia contra ese funcionario por maltrato laboral y violencia de género.

“Las acciones dispuestas por este Máximo Tribunal (por su mayoría) fortalecen la cultura sexista en la que nace la violencia de género”, aseveró la profesional, en el recurso de reconsideración que formalizó después de que Bongianino fuera beneficiado por el posicionamiento de Victoria Fresco, Eduardo Fernández Mendía y Fabricio Losi, y pese a las consideraciones en contrario de José Sappa y Hugo Díaz.

Díaz alertó sobre las consecuencias que puede tener a futuro el posicionamiento mayoritario del STJ: “Me quedo con la sensación que el mensaje que debo transmitir a las mujeres que integramos el Poder Judicial es: ‘No denuncien la violencia laboral y de género que sufran’, porque la respuesta será: si sos funcionaria, seguramente publicarán tu informe técnico de carácter absolutamente privado en todos los medios de comunicación, te denigrarán en presencia del resto del personal y además lo harán públicamente con la intención de dejarte en el lugar de ‘equivocada’, ‘grosera’, ‘irrespetuosa’, ‘agresiva’, ‘que no estás en tus cabales’, minimizando y desoyendo tu denuncia. No te creerán. Además tendrás que esperar cinco meses para obtener una respuesta que vulnera aún más tus derechos, tu género y tu trabajo”.

“El protocolo no sirve”

“Claramente, el protocolo vigente no sirve”, asegura en el texto que presentó a modo de recurso de reconsideración. “No se puede denunciar violencia si no se tienen previstas sanciones y menos aún si el cuerpo de personas que deben resolver son pasibles de ser denunciadas en los mismos términos que cualquier otro/a empleado/a y/o funcionario/a”, indica.

“Si con el informe técnico no les fue suficiente para disponer medidas -insiste- entonces deberían ordenar sin más trámite un sumario administrativo en donde se investiga y pida explicaciones al Dr. Bongianino de las conductas desplegadas y susceptibles de reproche, tal como lo consideraron el Dr. Díaz y el Dr. Sappa”.

bongianino 7

La profesional alude también al comunicado que Bongianino difundió en los medios poco después del episodio que fue disparador de la denuncia. “El Dr. Bongianino -advierte- debería haber guardado silencio y, en su caso, haber hecho un descargo ante el organismo competente al efecto; cosa que nunca hizo, simplemente minimizó la situación dejándome en un lugar de reclamo infundado, irrespetuoso, como una práctica habitual de mi proceder”.

Remarca: “el STJ debe expedirse al respecto. Tiene el deber de resolver porque la denuncia es concreta y no pueden guardar silencio. Mi persona, mi trabajo, la función que desempeño, mi buen nombre y honor, y mi género así lo exigen”.

“Revictimizan y no previenen”

“Los estereotipos de género que ostentan funcionarios/as influyen en el trato a la víctima y en la interpretación de las normas jurídicas. El acceso a la justicia debe regir en el caso de autos, por más que estemos incursos en un proceso ‘sui géneris’, por llamarlo de alguna manera, que no tenga prevista sanción alguna que repare la situación de la víctima”, agrega el escrito de Díaz.

Un proceso de violencia laboral y de género no puede demorarse cinco meses, porque eso es denegar justicia. La demora revictimiza, desalienta, no previene, no empodera a la mujer trabajadora y me discrimina frente a otra causas de violencia en las que este Máximo Tribunal se ha expedido, en cuanto a la calidad, eficacia y rapidez de las respuestas conforme estándares jurídicos internacionales”, enumera.

Las acciones dispuestas por este Máximo Tribunal (por su mayoría) fortalecen la cultura sexista en la que nace la violencia de género”, redondea.

“Lo cierto es que los Minisitros cuyos votos resultaron mayoría omitieron al pronunciarse tener en cuenta los derechos a la igualdad, a la no discriminación y a la tutela judicial efectiva, desacreditando el testimonio de la víctima mediante estereotipos de género y criterios de valoración opuestos a los estándares internacionales en la materia, además que sientan precedentes para que jueces de mejor jerarquía comiencen a rechazar medidas por violencia fundados en idénticos criterios”, evalúa Díaz.

También te puede interesar...