Ciencia

El telescopio James Webb fotografió su primer exoplaneta

Nueva imagen del telescopio Webb, esta vez centrada, es un objeto celestial que era invisible hasta hace pocos años: un exoplaneta.

Seguramente nos habremos dado cuenta de que la mayor parte de los objetos que captan los telescopios son estrellas, galaxias, y otros cuerpos celestes que, básicamente, brillan. O que están tan cerca como para reflejar la luz del Sol o verlos directamente, como ocurre con los meteoritos, los cometas, o los planetas del Sistema Solar.

Hasta hace apenas 30 años, nadie había visto nunca un exoplaneta. Se llama así a un planeta que está fuera de nuestro Sistema Solar. Los planetas no emiten luz ni otros tipos de radiación que suelen detectar los telescopios, por eso son muy difíciles de ver.

Hasta 1992 no se había descubierto ninguno, aunque se intuía su existencia. Hoy conocemos más de 4000. Incluso dos exoplanetas que orbitan una misma estrella. Esto ha sido posible gracias a nuevos telescopios y nuevos sistemas de detección, que permiten cosas como detectar las variaciones de luz cuando un planeta pasa frente a su estrella.

En la actualidad se han podido fotografiar directamente más de una docena de exoplanetas. Los más de 4000 que se conocen han sido detectados de forma indirecta.

Estos días el telescopio James Webb ha revelado su primera captura de un exoplaneta. Se trata de un planeta siete veces más pesado que Júpiter. Está situado a 350 años luz de distancia.

Se llama HIP 65426 b, y está orbitando la estrella HIP 65426. Puedes verlo en esta imagen (abajo) que muestra el exoplaneta fotografiado por las diferentes cámaras del James Webb. Se ven tan diferentes porque no todas las cámaras fotografían imágenes, la mayoría captan radiaciones, infrarrojos, y otros datos:

No ha sido un descubrimiento al azar. Los astrónomos ya sabían que ahí había un exoplaneta, e incluso ya lo habían capturado antes. Pero ahora con el James Webb pueden obtener nuevos datos.

Sabemos, por ejemplo, que es un poco más grande que Júpiter, y que su órbita es 100 veces más grande que la de la Tierra. Tarda 630 años solares en completar una órbita.

Además, es muy joven: "solo" tiene entre 15 y 20 millones de años. La Tierra, por ejemplo, tiene 4.500 millones de años. Su elevada temperatura, 900 grados centígrados, lo hace inhabitable para el ser humano.

La exploración de los exoplanetas es vital para la NASA, porque de encontrar vida, será allí donde ocurre, y no en una estrella. La búsqueda ahora se centra en encontrar exoplanetas de clase M, es decir, compatibles con la vida humana.

También te puede interesar...